domingo, 1 de noviembre de 2015

Un caminante urbano

Avanzamos por cada momento de nuestras vidas como si camináramos bajo verdes árboles, en asoleados atardeceres donde todo parece avanzar, un poco más lento...
Pensaba hoy mientras dirigía mis pasos a un destino conocido dejando que a ratos el sol llegara a mi cara, en otros pudiera sentir el aire -o tal como aconseja Jodorowsky, poder acariciar el aire...
A ratos contemplaba los maniquíes que manejan autos. Uso la palabra maniquíes porque naturalmente no puedo oírles y todos van sentados en la misma posición conduciendo sus vehículos, guiando sus vidas.

Otros pocos pasan en motos, otros más van en bicicletas.
Todos ellos llegarán más rápido que yo me pregunto...
Quizá hace casi 38 años pensaba yo lo mismo cuando era un espermio compitiendo por fecundar el místico orbe de mi madre. Y llegué primero.
Y siempre uno llega primero porque es donde llega donde deba estar.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!