viernes, 18 de diciembre de 2015

La plancha del pobre

Bueno qué puedo escribir hoy...

Que vi en Facebook unos tips para "flojos" o "vagos", y uno me llamó la atención: la manera de planchar sin plancha.

Explicaban que si uno cuelga la prenda arrugada en el baño, ojalá por donde circule el vapor al momento de ducharse se estira mágicamente.

Lo probé hoy con una camisa arrugada y un pantalón aún peor.

----------
Debo aclarar aquí, que planchar es una de las pocas cosas que me disgusta de vivir solo. Todo lo demás lo puedo hacer, pero planchar? Inobjetable. Y ni siquiera sé si esa palabra existe, no me importa, odio planchar como Mafalda odia la sopa.

----------

Saliendo de la ducha caliente pude ver que en efecto la camisa celeste parecía recién planchada y el pantalón hasta brillaba. No, mentira, no era como haberlo planchado pero sí admito que las arrugas menores se fueron, en conclusión con esas dos prendas me fui a trabajar hoy y fue una buena sesión.
El truco funciona, la plancha del pobre más encima energía ahorra!

2 comentarios:

Gracias por leer y comentar!