domingo, 3 de enero de 2016

El sueño de una noche agitada

Bueno igual ayer caminé bastante.
Dormí como un puto lirón.
Hubo un sueño grandioso sin embargo -irónicamente- porque además bebí más de la cuenta antes de cerrar mis ojos.
Soñé con mis padres, los abrazaba y sentía ganas de llorar. Quizá lloraba, no lo recuerdo.
Luego mirábamos por fuera de la ventana porque se levantaba un ridículamente monumental erupción de volcán.
Chorro vertical de lava que deja pequeño cualquier otra erupción volcánica de los que hemos tenido últimamente en Chile.
Erupción fatal. Luego empezaba a descender ceniza. Todos sabíamos que sería tóxica más nadie tenía mascarillas a mano. Yo me sentía enojado en el sueño por eso sin embargo ya era tarde.
Desperté.
Eran las 17:45 y mi gata seguía durmiendo a mis piernas.
Si fuera cierta esa creencia de que los 12 primeros días de enero representan cómo te irá los doce meses del año entonces mi febrero será interesante.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!