miércoles, 5 de octubre de 2016

Las cosas se van poniendo interesantes...

Tengo en mi casa dos sillas hechas de mimbre.
A cada una le he puesto un cojín con motivo de tablero de ajedrez: café y claro los escaques.

En una me siento siempre yo (ahora mismo) y es donde mi gata no se mete.
En la otra es donde ella duerme, a mi izquierda. O cuando llegan visitas (o alumnos de alguna clase particular)  pero tengo la precaución de dar vuelta el cojín para que no se sienten sobre todos los pelos que mi gatita desprende.
----------------------

Ella tiene más de una razón 
para pedir perdón, 
a mi corazón. 

Ella usa la culpa a su favor 
mucho mejor que Dios 
cero compasión 
como si nada. 

Me robó la vida 
la dejó escondida 
me quitó el aliento 
aún así no me pidió perdón 

no me pidió perdón. 

En su almohada me encontró el amor 
pero partido en dos 
muera la ilusión, con su mirada. 

Embrujó mis ganas 
más de una mañana 
me quitó el aliento 
y aún así no me pidió perdón. 

Me dices que es muy tarde 
me dices que es mejor 
parece que no sabes 
lo que nos guarda el dolor 
mejor que no me hables 
no me hables de sufrir 
el tiempo es implacable 
si se trata de ti. 

"No me Hables de Sufrir" - Los Bunkers.



1 comentario:

Gracias por leer y comentar!