sábado, 12 de noviembre de 2016

En algún punto someone gave us up...

El miércoles pasado salía pasado las 23 hrs de mi trabajo y subía por la calle que me lleva al paradero bajo una silente noche, pocos autos. La mayoría de los parroquianos en mi ciudad se guardan temprano para levantarse al día siguiente a trabajar en una día de semana -los findes son cuento a parte.

Y había unas obras que llevan mucho tiempo sin finalizar, están -supongo- reparando una calle.  Está parcialmente cortada pero a los peatones no nos afecta, já.

Se me ocurrió que podría escribir un cuento corto sobre un trabajador de esa obra, ¿cómo será la labor? debe iniciarse temprano, ¿será difícil?, debe haber jefes -ingenieros- ¿arrogantes tal vez? se llevarán todos bien? hay que trabajar a la intemperie, bajo lluvia, viento o sol, hay que finalizar la obra a tiempo, hay presiones, cada uno se especializa en un área, están los que son buenos con el concreto, los que son buenos con la madera, los que llegan a encargarse de cavar solamente y los eléctricos. 
¿Cómo será ese mundo de la construcción? se debe sentir bien uno sabiendo que su obra -con tus manos- es visible para la ciudad, tus hijos, nietos y todo el mundo verá que esa calle tú ayudaste ponerla ahí.

Y... Con todo, me gusta ser profe.


4 comentarios:

  1. No es mala idea para un cuento.
    Y es bueno ser lo que gusta.
    Interesante la música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo último de los Smashings a lo que le di oído jeje

      Eliminar
  2. Que bueno que te guste lo que haces, no siempre se puede...

    En mi última entrada hay una pequeña referencia hacia su persona profesor 👍😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Master! devolví la mano con la mención a pasear en moto por Buenos Aires jeje

      Eliminar

Gracias por leer y comentar!