viernes, 24 de marzo de 2017

El taller de microcuentos

Ayer se lanzó el concurso literario en mi ciudad donde se invita a enviar cuentos de menos de 100 palabras. El primer premio está bueno (dinero) y hay otros 3 de menciones honrosas con montos de platita también.
Participé el año pasado con un cuento. Se recibieron 2 mil y si bien no gané al menos el mío fue seleccionado dentro de los 100 mejores y se publicó en un librito al finalizar.
Obviamente este año volveré a participar. Me interesaba asistir a la ceremonia de lanzamiento ayer porque venía invitado desde Santiago el escritor Jorge Baradit, autor de los best sellers "La Historia Secreta de Chile" (en la que narra detalles sabrosos que aquí no nos enseñan en las escuelas, como lo que hacían nuestros héroes o próceres en sus ratos libres, sus líos amorosos o sus intereses en lo oculto...)

El tipo es un buen relator y sabe contar historias. No decepcionó, en la charla compartió algunos consejos para no dejar todo en manos de la inspiración, en onda de sentarse y decir, ok, a escribir mi cuento -de la nada. Con sus "tips" se puede trabajar una cierta disciplina siguiendo ciertos pasos y que funcionan, de hecho mientras escuchaba la charla se me vinieron dos ideas para cuentos de inmediato que garabatié en mi cuaderno para no olvidarlas.

En lo demás, mi vida anda tranquila por estos días, trabajando en algunas mañanas temprano y otras noches también.
Hoy tras mi clase pasé a un barcito a mirar el partido de Argentina con Chile, mal, pero bueno así es el fútbol.

El viernes se viene relajado y hasta el momento sin planes para el finde porque se me ha desatado una gripe hoy. Mi único plan seguro es comprar pañuelos desechables!


miércoles, 22 de marzo de 2017

Sucede que a veces me olvido que tengo amigos...

Y claro la cuando la vida te golpea tiendes a sentirte solo,
o mejor dicho tiendes a verte solo, a percibirte solo.

Y luego es grato que aparezcan esas personas que sólo aparecen en tiempos de dificultad, 
quienes deben estar y están,
que brillan cuando percibes obscuridad.

Y vuelves a apreciar el sol.


jueves, 16 de marzo de 2017

Me estoy sintiendo bien de cuerpo y alma* (lé post subjetivo)

*El título cita la canción "Dicha Feliz"(1985) de la banda argentina Virus...


Sucede que a veces también me gusta poner ciertas canciones postivas y ahí bueno, me pongo a cocinar, a preparar mis cosas para el trabajo o lo que se requiera...

A pesar de que me gusta el metal, también me disfruto otras cosas -muy extrañas!- y me carga encasillarme (o encasillar a otros!!) por eso también puedo saborear boleros, bossa nova, rock argentino, folklore chileno, algún vals peruano, country gringo, algo indie de Austria, Depeche Mode, Sepultura o Slayer- la lista es tan variada como casi infinita...

Por eso que no sorprenda que las siguientes canciones suelen inspirarme (sin un orden en particular...)



(no es tanto los gringos bailando en "Happy" sino la melodía y letra, algo tiene, ¿no?)

La siguiente me cae bien porque además de ser pegajosa se ve que en el video la pasan bien:


(y por ahí confieso que cuando escucho esta de Bruno de Mars bailo...)

----
En esta otra no me interesa mucho la letra o el vídeo, es la música que me dan ganas también de cantar y sentirme "alright":



-----
La próxima a mi gusto va a un tempo algo más lento, pero igual tiene el efecto inspirador para cantar y bailar mientras digamos, lavas tu loza...



Aquí va otra bastante power:





Y bueno, una cosita más retro también:





-----
Pasamos al español:

¿Quién no se anima con Wadu Wadu de los argentinos Virus?
Aquí a parte de calidad musical sumamos una presentación en vivo im-pe-ca-ble!



---
Y cerramos de local con Joe Vasconcellos y su "Mágico"- en este punto confieso que me siento, la disfruto y no hay más.





Y bueh, hoy tuve un día que inició a las 9am, clases continuadas que terminaron cerca de las 21hrs. 

Todo se dio, 

me gustaron mis alumn@s y me salió perfecto. 

Realmente me gusta ser "profe", me doy por pagado tras un día como este.

Cuando cae la noche y me entrego un poco a disfrutar la sensación de saber que te ganas la vida haciendo algo que te entretiene y llena; 
sólo puedo reconocer que la vida es guapa.

-A modo de bonus track, una tema donde ellos igual se la pasaban bien "cosas buenas me pasan" de la banda indie de Vienna "Dust Covered Carpet" "Pretty Things Happen":



Me encontré en este día diciéndole a una alumna adulta quien me increpó con sincero tono: "profe, yo soy un cero a la izquierda en inglés" que no diga eso ni en broma, porque el subconsciente no tiene sentido del humor y escucha todo lo que uno se dice y lo hace real, digamos que se atrae lo que se piensa así que le propuse repetirse que eso cambiaría desde ahora, que le irá muy bien y que esto será fácil y enriquecedor. 







martes, 14 de marzo de 2017

1996, mi primer año de universidad (el post emotivo)

Tengo la suerte de enseñar en la misma universidad en la que estudié.
Y hoy tuve un "reencuentro" con mi pasado por partida doble: por una parte inicié clases (la verdad la institución empezó la semana pasada pero por mi viaje no pude ir) y visité la casa de mis padres para darle alimento a la gata de mi hermana que viajó a una ciudad cercana por un día. En la que era mi pieza de infancia encontré unas cajas y bolsas con cosas mías. Decidí que debería mirarlas para ver qué sirve y lo que no botarlo porque ocupa espacio en esa casa y ya se podría decir que han pasado a la categoría de "cachureos".
Traje una bolsa al azar llena de papeles.

Mirándola con detención encontré acordes y letras de canciones impresas. Serán unas 100. Y es que claro, en los 90's cuando Internet estaba en pañales no era como ahora que cualquier abre un laptop, busca un tema en Google y se pone a "guitarrearlo". En ese tiempo tener acceso a Internet de partida era un bien preciado. Y además se vendían por ahí "cancioneros". Así que cuando tenía la oportunidad yo imprimía por ahí alguna canción que me gustaba con sus respectivos acordes para poder aprenderla en guitarra.

Además encontré la agenda que la universidad nos regalaba en 1996. Contiene todo lo básico: los números de las oficinas de las carreras, las mallas curriculares de toda la facultad de Humanidades, un calendario académico, espacio para anotar teléfonos (y pensar que hoy en día anotamos todo en el celu), las autoridades de la universidad, un saludo protocolar de algún decano, espacio para poner las notas que llevas en el semestre y por supuesto el reglamento.

Encontré teléfonos de mis compañeros y además anotaciones de tipo "Ana: donará chorizos, Pamela: servilletas, Andrés pondrá 500 pesos..." parece ser que fui algo así como tesorero o parte de una directiva. No recordaba eso, pero bien, me hace sentido. Já.

Soy bueno administrando dineros ajenos pero no los míos... de hecho en la básica también recuerdo haber sido elegido tesorero.

El primer año lo recuerdo con cariño. Por supuesto pasé también por el ritual de "bienvenida" en las universidades chilenas conocido como "mechoneo" donde los de segundo año "capturan" a los de primero, les quitan un zapato (o zapatilla) y los llevan cual rehenes a la plaza de la ciudad. Para recuperar el zapato debes cumplir ciertas pruebas de iniciación (o bien cancelar una alta suma de dinero). Además te echan cosas pestilentes en el cabello y en la ropa y por lo general debes raparte al cero la cabeza (porque a los hombres nos cortan mechones antojadizamente y a las mujeres les echan químicos decolorantes para teñido). Denigrante sí, por eso hoy en día hay campañas para hacer "mechoneos" más humanitarios, como ir a algún hogar a ayudar a los ancianos, a los sin casa, etc.

Otros tiempos.
Yo era un tipo flaco, más que mal tenía 18 años, que gustaba de Nirvana, el heavy metal y Smashing Pumpkins que en ese año popularizó el disco Mellon Collie... de hecho me trae recuerdos de esa época incluso hoy.
Es un buen ejercicio recordar cómo era para mí la vida universitaria ahora que enseño a jóvenes también...


En la foto soy el flaco chascón que está "macheteando" el pelo a algún novato ("mechón") porque eso era lo bueno, así como te "vejaban" tenías tu revancha en segundo año y así el ciclo se perpetuaba...



Las dos compañeras que me flanquean en mi labor son hoy en día exitosas profes de inglés, compañeras de carrera.

También el '96 tuve una novia, estudiante de Enfermería con quien compartíamos nuestro tiempo libre en algún pasillo o biblioteca. Lamentablemente ella era de otra ciudad así que los fines de semana se iba donde sus padres, pero yo le escribía cartas, de esas de papel cuando los Cardigans también la rompían en las radios...





Lo pasé bien en la universidad, me iba bien y me encanta tener tanto conocimiento a mi disposición.
La Universidad ha cambiado, sin duda, está más grande y más compleja, pero caminar por los pasillos de la facultad donde aprendí a ser profe 21 años atrás es siempre emotivo...





sábado, 11 de marzo de 2017

Se inicia el año escolar

Anoche llegué en un vuelo que aterrizó a las 3:50.
Agradecido estoy que pude compartir con mis padres (mi papá está acompañando a mi madre en la capital desde que el tratamiento partió, casi 3 años ya...)
Además, logré juntarme con dos amistades que aprecio mucho en los momentos en los que mi mamá no estaba disponible.

Siempre es bueno reencontrarse con los padres, en mi caso recargó mis baterías.

Y ahora llego a los 7 grados, habiendo estado a los 30 durante casi una semana.

Vi bien a mí mamá y eso te da la esperanza y además la vitalidad para empezar con todo este año laboral.
El lunes me integro a dos instituciones donde trabajo.


miércoles, 8 de marzo de 2017

Días en Santiago (Parte II)

Más que nada algunas fotos, no hay mucho tiempo para escribir.




En verano los cielos de la capital ofrecen lindos atardeceres, la de arriba fue hoy y la siguiente de ayer:



Pude encontrar un momento para juntarme con un amigo del alma aquí, yo soy el que está con el celu en la cara...



Donde vivo, ni soñar tomarse un trago en polera en alguna terraza, de hecho me contaba mi hermana que hoy ha llovido y está helada mi patagónica ciudad.


A pesar de que la época conocida como La Colonia duró casi 200 años en Chile (1600-1810) se nos enseña en la escuela muy escuetamente el cuento. Obviamente se minimiza el tema de cómo quemaba la iglesia católica a aquellos que consideraba herejes, seguramente yo por saber leer el Tarot me hubiera ido directamente a la hoguera también. 


Calles angostas en algunos barrios de Santiago centro...


La nocturna luna sobre la avenida Bernardo O'Higgins, la principal de esta capital.


lunes, 6 de marzo de 2017

Días en la Santiago, la Capital (mini registro gráfico)

Como contaba en el último post me vine a Santiago de Chile por unos días para acompañar a mis padres. No ahondaré mucho en aquello salvo contar que todo ha sido bueno y mejor a lo esperado.

Hoy salí un rato por la tarde por primera vez a explorar el centro, ya que ellos se están alojando aquí.
Había 33 grados de calor, algo especial para un pinguino proveniente de la Patagonia como yo...




Ah pero antes de ayer estuvimos en otro lugar, pasa que el hotelcito donde estamos ahora hizo una fumigación rutinaria así que nos trasladamos a otro lugar cercano.
Lo malo es que ese sábado había un matrimonio en el primer piso. Al asomarme por la ventana en la noche capturé lo siguiente en la calle:


La resolución es mala por el alto zoom y mala calidad de mi celu, pero lo que me llamó la atención es el hombre cenando en una silla en la calle, con chaleco reflectante y su fiel perro atrás quizá esperando comer algo también. El tema es que una nueva ley respecto a cobros por estacionamientos en Chile (en este país cada día se privatizan más cosas...) ha permitido que surjan estos sujetos: el negocito funciona así: para que los automovilistas no tengan que pagar en lugares establecidos (altos precios), se quedan en ciertas calles y señores como el de la calle "cobran" por cuidarles el auto (para que no se los roben o se los "rayen" maliciosamente. Obviamente el precio que cobran estos callejeros es mucho menor que el de los estacionamientos privados y es negocio conveniente al final para todos: el automovilista ahorra platita y puede estacionar más cerca y estos "cuidadores" se ganan sus pesos a cambio de quedarse hasta que la fiesta termine. Esta en particular cesó el ruido pasado las 2am, supongo para irse a otro lugar.


Una imagen de la sede de Gobierno de Chile la llamada "Casa de la Moneda"




Interesante observar lo pequeña que se ve con sus dos o tres pisos comparados a los edificios cercanos, como si muchos poderes están en este país por sobre el gobierno... sólo una impresión mía. Ah, la bandera monumental se instaló en 2010 en conmemoración del bicentenario del país.
En los jardines del palacio de la Moneda hay un museo subterraneo que da cuenta de lo que fue la detención y ejecución de miles de chilenos durante la dictadura militar de 1973-1990, el museo de la Memoria.

A continuación la cordillera de los Andes vista desde el avión cuando venía:



Ok, convengamos que la resolución puede no ser óptima pero me gustaron los colores a esa hora y bueno, fue tomada desde la ventanilla de un avión en pleno vuelo...

Durante estos días mi gatita Canela está siendo alimentada y cuidada por buenas manos, pero de todas maneras la extraño...



Y bueno, esta tarde pude disfrutar una helada cervecita para capear el calor imperante, una Kunstmann Gran Torobayo de las que en mi región sólo se encuentran en botella...




viernes, 3 de marzo de 2017

El viaje del héroe

Bueno,
No he tenido mucho trabajo estos recientes días. Por eso el viernes viajé a la cercana ciudad de Puerto Natales.
Entretenidísimo.
Aparte de eso estoy pronto a emprender un viaje y de ahí entro a full pega* (*chilenismo para
"laburo", trabajo, etc.)

Y sobre eso hablaré en este post.
You have been warned...
:)




Digamos que trabajo en 3 instituciones formales enseñando inglés. Como estamos en verano, bueno en realidad terminando el mismo, hay dos de esas instituciones que me permiten vacaciones.
La tercera no porque si salen cursos de verano o alguna persona que se acerque pidiendo clases individuales necesitan ubicar profes y como yo decidí permanecer en la ciudad -por razones estrictamente económicas- acepté gustoso los cursillos o alumnos que han salido. Junto a un pequeño crédito que pedí Gran Banco ScotiaBank (I love Scotibank ja ja) he sobrevivido en los meses en los que no percibo salario en esas dos instituciones -porque no soy a contrata.

El punto es que el viernes pasado viajé a la ciudad patagónica (chilena) de Puerto Natales. Que está a una media hora de turística argentina Calafate, también en la Patagonia que compartimos felices.
Esta ciudad es pequeña, pero muy pintorezca, con identidad y rodeada de cerros, montañas, agua y uno de los parques nacionales más importantes del país, el Torres del Paine. (Pero ese ameritaría su propio post...)

Ese fin de semana había una fiesta de la cerveza en la ciudad así que asistí con un amigo y luego me invitaron a un asado de cordero en la casa otros amigos y al final en la noche éramos como 10 almas. 

Memorables conversaciones y buena salida. Me quedé en una hostal y al día siguiente tomé el bus de regreso. Mi gatita me había extrañado.

Mañana viernes por la noche tomaré un avión a Santiago, la capital.
Mi Madre está en sus últimas quimioterapias y decidí acompañarla.
Regresaré el próximo jueves 9 a la ciudad, pero de seguro podré actualizar mi blog en Santiago, habrá internet en el depto donde está mi mamá y mi papá también acompañándola.

Todo va a estar bien y la Canela a mi lado lo confirma.