jueves, 5 de abril de 2018

Truenos y relámpagos

Tuvimos lluvia todo el día y como esta región al sur de la Patagonia no se caracteriza por las lluvias sino por el viento, la ciudad no está tan preparada para aluviones (por cierto en el lado Argentino, la ciudad de Rio Gallegos se la está viendo peor que nosotros también con los anegamientos.)

Anoche fui con mi amigo a ver el partido de la Universidad de Chile contra Racing de Avellaneda por la Copa Libertadores, se empató en Santiago 1-1, mal. 😞

Después seguimos tomando unas cervezas.
Primera clase, 9:40 sólo 4 alumnos. Bajísima asistencia, la hago todas maneras.

Hubo truenos y relámpagos, cosa a la que no estoy acostumbrado. De hecho, sólo una vez los había visto y escuchado al mismo tiempo en mi vida: cuando estuve en Mendoza algún verano.
El ruido asusta.

Camino a casa pasé al supermercado para buscar cosas para el almuerzo. Sin embargo estaba cerrado, afuera algunas personas escuchaban la explicación de un funcionario: la lluvia había provocado goteras y problemas con una sección del techo.
Adentro se veía a los trabajadores despejando sendas posas de agua en los pasillos.

Alrededor  de las 14 hrs. se decretó suspensión de clases en todos los establecimientos educaciones (incluidos mis 3) de la zona por la emergencia.

Dormí un poco. A las 21 hrs ya estaba abierto de nuevo y operativo el supermercado que está a una cuadra de mi casa.
Mientras esperaba en la laaarga fila (porque había pocas cajas operando) se sentía un aura especial. Como si todos estuviéramos en zona de catástrofe. No había el típico estrés de estar en filas, los que se enojan con las cajeras culpándolas por la demora, la electricidad esa, no estaba. De hecho había una especie de hermanamiento en la adversidad. La gente dejaba pasar los carros entre las filas, se daban el paso con una sonrisa, en mi caso no llevé el celu porque quedó cargando. Fue así como pude observar y sentir a la gente.


Mientras escribo ya no llueve y para hoy el clima se anuncia mejor.



8 comentarios:

  1. Buenísima, gracias por recordarnos que la vida es como es y uno elige cómo percibirla.
    Puse tu comentario como título de mi texto
    No sabia que eras argentino Que maravilla. Me gusta lo que contas es directo simple claro será porque yo escribo asi tambien...... Sos maestro yo lo fui tambien
    Ahora doy clases a ejecutivos jajaja
    no tengo mas problemas de conducta...
    Gracias por tus pensamientos y tu forma simple y bella de ser

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti!
      Y soy de Chile, je pero la Patagonia es una sola, aquí no tenemos cordilleras que nos dividen así que más que chileno soy patagónico jé.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. sos chileno..maravilloso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros deberíamos ser ministros de relaciones exteriores jé,
      un abrazo!

      Eliminar
  3. Las personas nos unimos cuando hay una dificultad grande...

    Yo creo que no podría vivir con el viento, sin embargo, si he tenido que escuchar muchas veces truenos y relámpagos, que la verdad a veces, si están demasiado cerca me dan un poco de miedo.

    Yo viví una inundación hace tiempo, sin teléfonos, sin luz... las tiendas inundadas... Los coche boca arriba se iban con la riada...

    Espero que en tu ciudad no sea para tanto y que estés muy bien.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Salvo un par de goteras en mi casa estuvo todo bien.
      En dónde te tocó vivir inundación? esas igual son jodidas.
      Un gran abrazo!

      Eliminar
  4. A veces, esas situaciones anómalas,sacan lo mejor de los seres humanos! Qué vivencia tan sencilla narrada con habilidad.Un abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!