sábado, 24 de marzo de 2018

Concierto de Depeche Mode en Santiago

Fui unos días a Santiago de Chile para ver a la banda Depeche Mode, que sigo desde hace mucho.
Estuvo muy bueno!

Pude además disfrutar los gratos 30° que por estos días aún se sienten en Santiago. Aquí en cambio ha estado helado, parece invierno.

El concierto era en el estado Nacional, yo con entrada en cancha, ni tan lejos, pero no llegamos a las 17 hrs tampoco.
Llegamos una media hora antes y partieron puntuales a las 21:00.

Poco más de 40 mil almas.



Antes que empezara el concierto mientras esperábamos noté la luna entre los artefactos y estructuras, guapa luna.






















El momento del "Where's the revolution?"



Los obscuros temas de Depeche Mode...



Y terminamos con mis amigos chileno y peruana disfrutando unas cervezas y pizzas en un pub cercano al departamento. Ese brazo es el mío. já.


Viajé un miércoles a las 2am (son 3horas 25m a Santiago desde donde vivo, en avión!) llegué a las 5:30.
Aquí confieso me ayudó mucho mi aguante horario nocturno, para mí aún no era hora de acostarse, já, sí dormí al llegar a mi habitación, cerca de las 7am.

Valió absolutamente la pena, conocía todos los temas que tocaron.




miércoles, 14 de marzo de 2018

Con Ella...

Llegué al bosque
frente a mí había un cordón de árboles,
obscuros,

me adentré en el bosque y luego había un río

Lo crucé y encontré una montaña
la escalé
y desde arriba vi a ambos el bosque y el río
pero sobre mí había una cordillera de estrellas brillando en el cielo.





domingo, 11 de marzo de 2018

Viernes de encuentros, sábado de gatita Canela

Me he sentado al compu, he abierto Blogger. He aprobado los comentarios y me han gustado por lo demás.
Más, no he podido concebir nada que escribir: o es que mi vida últimamente o ha sido demasiado profunda o bien no confío en mis ideas... y bien ambas.



Ayer tuve una reunión laboral a las 3. Definiríamos programa de trabajo en la universidad. Todo bien.
Al desocuparme tenía tarde libre así que pensé en ir a la zona franca por compras pero luego decidí ir primero a casa, avancé quizá 10 metros cuando algo me hizo devolver los pasos (la universidad está al lado del centro comercial y desde dentro hay un buen atajo), tomé el acceso más rápido aunque informal... (algunos alumnos removieron parte de la cerca metálica que separa ambas entidades y ahora se puede acceder más rápido.) Muy simbólico por cierto, que en Chile una universidad estatal quede al lado de un centro comercial zona franca.

Llegué y tenía dos cosas en mente que debía comprar y llevarme en la mochila: pan y cervezas para la noche (viernes...)
Voy a la sección panadería en este supermercado primero pero noto que me equivoqué, que estaba frente a la sección mantequillas, quesos y fiambres así que mientras corregía mi rumbo veo a mi padre. Esos "accidentes" esas pequeñas equivocaciones que tenemos en un día y a las que no siempre prestamos atención y nos llevan a encuentros que terminan haciendo tu corazón llorar de alegría...

Nos saludamos y ya que él también andaba comprando cachivaches acordamos ir a por unas cervezas juntos. Pasamos por caja, mis cervezas, mi pan, su espejo para el vehículo y partimos al centro.
Fueron varias copas y buena conversa.
Con Padre tenemos más en común que en contra y somos un potente espejo juntos. Debo juntarme más con este Nocturno versión 70 inviernos. Sigo pensando esto: uno elige Madre y Padre antes de nacer.

Vinimos a mi casa para continuar la conversa y la última cerveza. De ahí me fue a dejar a la casa de un amigo.
Después me avisó otro que estaba de cumple así que como mi amigo debía hacer a su hijo dormir aproveché de ir en ese instante al otro evento.

¿La coincidencia? Tres piscis.
Unos capos los peces.

_________________________________________


 Actualización sábado:
Un día normal, la gatita Canela tratando de sacarme de la cama varias veces (su patita en mi cara o nuca dependiendo a dónde esté orientado mientras duermo -o lo intento).



Y bueno el resto del día se resume en que es una regalona.



domingo, 4 de marzo de 2018

El deporte (que no practico)

Soy de los que no hace deporte.
y estoy harto de que me inviten a practicarlo o ir al gimnasio y todo eso, que la gente se preocupe de sus vidas que de mí yo me ocupo.
No lo sé, no siento el llamado y si me llama tengo la música demasiado fuerte como para oírle :)
Así como tampoco destaco en el baile, supongo lo kinético no es lo mío, pero admiro a las personas que tienen esa energía y "comezón" por mover los músculos y que casi no pueden estar quietos, es como si su cuerpo está diseñado para actividad física. No es mi caso.


Admito que fui bueno, en mis años escolares tenía buena complexión y me destacaba en correr (ahora está de moda decir "running"). En el fútbol nunca brillé, supongo no era lo mío, si bien jugaba con los chicos del barrio cada tarde, me parece que en muchos casos es esa una pasión que se adquiere en casa.

 Típico que hay un papá que le "hereda" al hijo (o hija) el gusto por el deporte del balón pie, e incluso en muchos casos también, su equipo favorito.
Mi padre ha sido siempre un destacado deportista pero nunca le atrajo demasiado el fútbol, y si bien veía en casa los partidos de la selección (en los años difíciles para Chile, digamos los 80's y comienzos de los 90's, donde estábamos siempre con la calculadora en mano) no era su deporte preferido. Lo suyo eran los deportes extremos: hacía montañismo, paracaidismo, esquí y maratones. Aún hoy a sus 70 años sube montañas y hace excursiones o caminatas, claramente está en mejor condición que yo!

Tengo un hermano 2 años mayor que sí se motivó desde pequeño en correr, participando en numerosas maratones incluso hasta los días de hoy, él se enamoró de aquello y es de los que corre casi todos los días un par de horas, el "running" es ya parte de su vida.

Yo debo ser la oveja negra porque mi hermana mayor, a pesar de sus 2 operaciones en las caderas hoy siempre gusta de salir en bici.
Como decía, hasta el último año del liceo disfrutaba las clases de "Educación Física". No participaba en deportes extra-curricularmente porque en esos años me metí al mundo de la guitarra, las bandas y el rock, já. Además de escribir, leer y gracias a que desde fines de los 80's llegó a la casa una compu, siempre disfruté mucho los video juegos y la informática en mis ratos libres eso no ha cambiado tanto, y bueno.

Lo lindo es que mis padres nunca fueron de presionarme, me dejaron ser con lo que me hiciera feliz y todo bien.
Ya en la universidad me anoté en créditos deportivos y me destaqué por ahí en el famoso test de Navette (mi profe le decía "test de Naveta"). Pero el '96 jugando un partido de baby fútbol me fracturé. Era un tontera, jugábamos relajadamente porque era la semana de la carrera de Pedagogía así que se hacían partidos contra los de otros años. Aún lo recuerdo, corriendo por la punta derecha para llegar a un pase que iba para gol (a la perspectiva del paso del tiempo todo es mejor, convengamos... ;) más no llegué y mientras resbalaba en el suelo por el pique, mi mano derecha se enganchó en los pies de un caballete y me rompí un hueso (metacarpiano). Lo que más me dolió fue que el yeso me complicó tocar guitarra por unas semanas...

Después de la universidad ya no practiqué deportes, me puse a trabajar en 4 lados (un colegio, una  universidad y 2 institutos de idiomas) así que no tenía el tiempo ni el interés.

Ahora que llegué a los 40 inviernos me siento con más consciencia de que el cuerpo no durará para siempre y que las complicaciones cuestan dinero -que no me sobra, y en Chile la salud es carísima!
Aún, sigo sin mucha motivación para nada excepto caminar.

Quien sabe, quizá un día sorprenda anunciando que estoy en gimnasio siguiendo la moda o que me inscribí en natación, já.



jueves, 1 de marzo de 2018

Mystify me

Se acerca una luna llena, hermosa, que según la astrología transitará entre Leo y Virgo.
Hoy la contemplé tras una clase particular que terminó a las 20 hrs. Salía sobre el estrecho, tomé una foto pero se veía borrosa y nada fiel a la realidad. Me olvidé de la idea.

Tras caminar un poco encontré a una mujer en una calle que fotografiaba a la luna con una cámara mucho más "profesional".

Pensé en Instagram, Facebook, en fin, medios sociales virtuales donde van a parar estas fotos. Me relajé, supuse alguien con un  mejor celular que el mío retrataría también el evento. Y bastó entrar en ese momento a redes sociales para ver que en efecto una amiga que vive en un edificio había capturado una instantánea de la luna cual queso sobre el estrecho de Magallanes.

Ya no se ve luna, ahora hay obscuridad y más rato sale el sol, que dicho sea de paso transita por Piscis.