jueves, 26 de abril de 2018

Rescue me from me...

En mi carrera como profe, he tenido que hacer clases a niños de 4 años (pre-kinder) y a criminales encerrados en una prisión.

Parece que tiendo a irme a los extremos en cuanto a lo que me motiva intelectualmente. Los desafíos en campos que desconozco.

La vida en sí es peligrosa, pero si nos expone a situaciones difíciles es para promovernos y enseñarnos en ese área.

Llueve en este momento en la ciudad, no tan terriblemente como la semana pasada (no están cayendo tormentas eléctricas al menos)
¿Cómo sería bailar bajo la lluvia?
Helada, jaja








martes, 24 de abril de 2018

La muerte



A diario estoy encontrando tijeretas (Forfícula Articularia) en mi casa:




(la foto es googleada, no mía.)


Ese es el insecto principal en esta región inhóspita. Con su exoesqueleto supongo resiste la escarcha y las bajas temperaturas patagónicas.

Son parte de la identidad Magallánica, los bichos esos, pueden aparecer por cualquier parte.
Se puede fumigar fácil o bien de parche, acercarles la muerte con cosas tipo esos Raid.

                                                 




domingo, 22 de abril de 2018

Laboral

Trabajo en 3 lugares.
Así dicho muchas veces me pasa que la gente me dice cosas como "ah, estás cosechando una fortuna" o "pura plata tú".
Lo que no saben es que en una hago sólo 4 horas a la semana, en otro, 9 y en el tercero es donde más tengo, 24 hrs.
En sólo uno de esos lugares tengo un contrato. Los demás me pagan vía boleta de honorarios.

Además una de ellas, la universidad, está a unos 8 o más kilómetros del otro centro laboral, la cárcel.
No tengo auto, y bueno, lidio con las horas "punta" y toda esa mierd*

A veces me gana la hora y debo optar por un taxi porque no alcanzo los casi 45 mins. que toma ir al otro trabajo. El taxi, por cierto, cobra 6 veces más que un pasaje de colectivo regular. y te lleva allá sólo el doble de más rápido.

Está bien, todas estas cosas acepté y me sirve para llevar mi mes a mes.

Sólo que se sepa que al menos en Chile, trabajar en 3 lugares o más, no es sinónimo de ser millonario. Pienso además en los migrantes que han estado llegando también a mis frías e inhóspitas extensas zonas  patagónicas... es un secreto a voces que trabajan por menos que un "chileno" y sin los mismos beneficios con tal de que no les "salten"* problemas por documentación.
*vocablo carcelístico...


Todos los esfuerzos de desplazamiento y no tener cobertura de salud ni jubilación en dos de mis tres trabajos sin embargo se compensa porque en un día tengo más de una experiencia totalmente distinta, con gente heterogénea y en contextos tan diferentes!





sábado, 21 de abril de 2018

Untrust me (tu amor me enseña a sentir...)

Hoy te pienso
hoy te quiero
hoy te extraño, hoy te deseo.

Muy simplemente, sin duda
te acercas para besarme
no podemos

Estamos en un sueño,
tú estás en medio de un océano inmenso mientras yo
yo trato de no tambalear demasiado en esta tierra que elegí.

Tratamos de acercarnos y aún,
sabemos que es imposible más acercamiento,
ya estamos quebrados por dentro
y el pegamento chino no pega como debería.

Me voy a mis juegos y tú a los tuyos,
ya sabremos cuándo reconocernos
o tal vez no

y la lluvia llegará igualmente...





jueves, 19 de abril de 2018

Los libros tienen el poder de llamarle a uno

Por tener bastantes libros en mi casa es común que cada día al menos uno me llame. Obviamente no los he leído todos porque muchos los compré en ofertas o ferias de libro usado.
En Chile hay un incompresible impuesto al libro del 19% del IVA(!) a mi parecer parte de un plan o agenda de crear esclavos de la producción en una economía feroz de mercado como lo es la chilena, se requiere mano de obra dispuesta a trabajar en malas condiciones pero sin quejarse, dócil, sin mucha lectura tal vez?
Así que nosotros cuando vemos una "feria del libro usado" sabemos que podemos encontrar opciones por menos de la mitad del precio de uno nuevo. También existe la opción del a libros pirata, tengo algunos...

Hoy pasando por el living me llamó RAICES. El famoso, a diferencia de otros que he pescado sólo por sentir el "llamado", este me gustó desde la primera página.

Afuera llueve copiosamente. 


lunes, 16 de abril de 2018

Profesores de inglés hablando inglés

Hay profes de inglés que les encanta hablar EN INGLES en la sala de profesores o en cualquier lugar de la escuela o institución donde se encuentren con otro colega de idioma.

Uno de los argumentos a favor tiene mucho sentido: si de verdad te gusta el idioma que enseñas es porque lo practicas cada vez que tienes en frente a alguien con digamos tus mismas competencias, ¿cierto?
Por otra parte, si enseñas inglés es porque lo manejas tan bien que lo usas a diario y no te cohíbe hacerlo frente a otros aunque no entiendan lo que hablas.

Sin embargo en una escuela donde hay muchos más profes de otras áreas y no todos hablan o entienden la lengua de Shakespeare a veces se ve un poco pretencioso ponerse a hablar lengua extranjera delante de ellos, "ok, nos queda claro que hablas inglés, ¿a quién quieres impresionar?", no pocos se sienten intimidados sospechando con justa razón que tal vez se está hablando contra ellos, o bien se están tratando ciertos "secretos" de los que deben quedar excluidos.

Por eso no me gusta, me parece un descortesía largarse a hablar inglés delante de una mayoría que no lo entiende. Está bien practicar y ojalá a diario, pero me parece hay momentos para eso.
Para demostrar nuestro nivel de inglés existen los exámenes internacionales (por ejemplo los de Cambridge o los gringos tipo TOEFL, TOEIC, etc.)

He estado en ambientes laborales donde se daba el caso, igual depende, por ejemplo en un colegio particular pagado, con énfasis en la formación del inglés suele ser aceptado y hasta bien visto. No así en otras instituciones. Supongo todo depende de en dónde uno esté.




miércoles, 11 de abril de 2018

¿POR QUE NO SOY EXIGENTE CON LA PUNTUALIDAD EN MIS CLASES?

Porque prefiero tener estudiantes a no tenerles.

Creo que el récord de alguien tarde ha llegado 10 minutos antes de finalizar la clase,
-risas y bromas aparte del curso y mias-
el tiempo siempre es relativo...

a veces en 10 minutos la vida te enseña mucho más que en 1 hora, ¿no? incluso en menos en algunos casos ;)
¡Y no te cobra un arancel!(!)



QUE LAS REGLAS DICEN QUE IMPUNTUALIDADES de estudiantes NO DEBEN SER TOLERADAS,

Hm... a veces llego 10 minutos tarde.
Y ¿qué tal si quien llega con 22 minutos de atraso es según calificaciones quien mejor va?
pienso ¿cómo sería si yo estuviera en alguna capacitación o taller donde digamos ya sé el 20% de lo que están enseñando?, probablemente optimizaría mi tiempo en lo que prefiero, después de todo
a nadie le gusta perder su tiempo,
y no soy dueño del de los demás tampoco...


Sí me gusta contar con salones o salas de clases repletas,
mucha más gente frente a ti significa más a quienes compartes lo que como maestro sabes.
Si fuera estricto con el reglamento debería dejar fuera a aproximadamente un casi 20% del universo de matriculados.









sábado, 7 de abril de 2018

Es viernes no Santo

¡Oh Sol que acariciáis mis breves mejillas!
que saciáis la necesidad de cierta vitamina,
que alimentas a planta y bestia,

Declaro:

que prefiero la noche.


Y la Luna 
(guapísima esta noche por lo demás).



jueves, 5 de abril de 2018

Truenos y relámpagos

Tuvimos lluvia todo el día y como esta región al sur de la Patagonia no se caracteriza por las lluvias sino por el viento, la ciudad no está tan preparada para aluviones (por cierto en el lado Argentino, la ciudad de Rio Gallegos se la está viendo peor que nosotros también con los anegamientos.)

Anoche fui con mi amigo a ver el partido de la Universidad de Chile contra Racing de Avellaneda por la Copa Libertadores, se empató en Santiago 1-1, mal. 😞

Después seguimos tomando unas cervezas.
Primera clase, 9:40 sólo 4 alumnos. Bajísima asistencia, la hago todas maneras.

Hubo truenos y relámpagos, cosa a la que no estoy acostumbrado. De hecho, sólo una vez los había visto y escuchado al mismo tiempo en mi vida: cuando estuve en Mendoza algún verano.
El ruido asusta.

Camino a casa pasé al supermercado para buscar cosas para el almuerzo. Sin embargo estaba cerrado, afuera algunas personas escuchaban la explicación de un funcionario: la lluvia había provocado goteras y problemas con una sección del techo.
Adentro se veía a los trabajadores despejando sendas posas de agua en los pasillos.

Alrededor  de las 14 hrs. se decretó suspensión de clases en todos los establecimientos educaciones (incluidos mis 3) de la zona por la emergencia.

Dormí un poco. A las 21 hrs ya estaba abierto de nuevo y operativo el supermercado que está a una cuadra de mi casa.
Mientras esperaba en la laaarga fila (porque había pocas cajas operando) se sentía un aura especial. Como si todos estuviéramos en zona de catástrofe. No había el típico estrés de estar en filas, los que se enojan con las cajeras culpándolas por la demora, la electricidad esa, no estaba. De hecho había una especie de hermanamiento en la adversidad. La gente dejaba pasar los carros entre las filas, se daban el paso con una sonrisa, en mi caso no llevé el celu porque quedó cargando. Fue así como pude observar y sentir a la gente.


Mientras escribo ya no llueve y para hoy el clima se anuncia mejor.



martes, 3 de abril de 2018

Radiografía de un día lunes laboral para el Nocturno profesor

Qué más puedo decir, no me esperaba esta larga pausa en el blog pero así es la vida, aunque piense en ideas luego frente a la compu no cuajé nada que me gustara.

Pasó el feriado largo y no estuvo mal, no me quejo.


Me gusta trabajar en 3 partes. Cada una es un mundo diferente así que no puedo decir que mi día sea monótono. Y además veo a grupos de personas diferentes cada hora así que aún menores las posibilidades de ver rutina.
Mi día partió por ejemplo en la universidad. Pocos alumnos a la primera clase de la mañana. Avanzaron en su guía, rieron, conversaron y tras esa clase me comí un choripán con café que venden en uno de los quioscos dentro de la facultad (el choripán que refiero es con un batido de chorizo molido + mayonesa, caliente sabe exquisito también con leche con plátano como lo comemos aquí en Magallanes já.)

Segunda clase de la mañana, grupo más numeroso.
Conversan mientras preparo mi escritorio con los materiales que necesitaré y la asistencia que ellos deben firmar.
Apenas explico las instrucciones del trabajo del día comienza un silencio sepulcral que se mantiene inexorable mientras trabajan en su guía. Nadie habla.
Pensé en decirles "pueden conversar, no estamos en un velorio" pero no es aún tanta la confianza, el año escolar recién comienza, ya habrá tiempo para las bromas.
De todos modos mientras yo aprovechaba para corregir unas pruebas dos chicas "rompieron el silencio" pero susurrándose la conversación. Otros sectores repitieron el ritual de hablar bajito para no hacer ruido ni distraer a los que seguían haciendo el ejercicio. Muy aplicados y correctitos en esta carrera.

Tras esa clase el colectivo a casa, un mediodía nublado, con llovizna, algo de brisa helada. Aquí en la Patagonia el otoño pega casi como invierno...

Una hora y media, volver a la universidad para otra clase de inglés -avanzado esta vez.

La anterior hicimos un juego con una aplicación que descargaron en sus celulares. Mientras en la proyección del data adelante, mi compu les ofrecía un quiz para responder,  cada uno desde su teléfono móvil (en pantalla proyectado se ve por ejemplo el que respondió más rápido y correctamente y quién va liderando en puntaje, es competitivo sí, pero innovador, interactivo y útil como diagnóstico o ensayo antes de una evaluación Kahoot!, recomiendo la aplicación!)
Hoy sin embargo nos tocaba teoría así que trabajaron en guía. La próxima clase trabajaremos una canción con el tema que estamos viendo (pasado simple).

Otro descanso de una hora en mi casa para luego irme a la cárcel de la ciudad a mis clases ahí. Eran las 17:35.
Sólo una colega en la sala de profesores porque 2 cayeron con licencia médica (el mismo virus que me dio a mí la semana pasada, una gripe) y otro estaba con permiso. Me dirijo a mi clase en el pabellón de mujeres.
Llego a la reja. No veo nadie en la garita de las gendarmes. Digo "¡Hola!", bueno más bien fue en tono de pregunta.
Sale una gendarme joven limpiándose la boca y tragando. Huele a comida caliente en la oficinita y en efecto me explica que estaba cenando. Informo mi nombre, asignatura y alumnas que necesito baje de sus módulos (son sólo 3). Me dice ok, chequea en su listado en la pared y sale rumbo a los módulos pintados color rosa, a diferencia del de hombres, de color amarillo.
Me dice además que pase a la sala mientras tanto.

Llega sólo una de ellas, la gendarme me explica que las otras dos no bajarán hoy por motivos de salud. La verdad la asistencia es "difícil": si bien aparecen para las pruebas en general hay mucho más ausentismo a clases de parte de mujeres que de hombres. De todos modos la que llegó trabaja impecablemente. Yo aprovecho de continuar corrigiendo mis eternas pruebas diagnósticas de la universidad (se la tomé a 6 cursos diferentes...)
No hace consultas, trabaja y copia todo lo que debe copiar. Resuelve la guía de 2 páginas sobre meses del año y números hasta el 20 en inglés.
Le pongo la nota máxima. Un 7.0
Su cara se llena de alegría, nos despedimos y voy a la sala de profesores que hay dentro del gigante recinto penitenciario.
La misma colega tras casi hora y media sigue en la sala en su hora de planificación, me pasa el dato que debo ir a firmar mi liquidación de sueldo donde la sra. Tanto. Como tengo la próxima hora libre (mi hora de planificación) decido ir de inmediato a la oficina de ella. Queda en el corazón de los módulos de la cárcel, donde guarecido por rejas de más de 3 metros de altura funciona el colegio compuesto por 4 salitas, 1 de computación junto a una bodega para las cosas escolares que el ministerio de Educación envía para uso de estos alumnos especiales (lápices, gomas para borrar, etc.) y la oficina de la sra. en cuestión.
Los largos pasillos del recinto penitenciario están tranquilos, a las 16 hrs. los prisioneros no estudiantes son encerrados en sus celdas. Los que están inscritos en la escuela de la cárcel (casi un 20% de la población penal entera) terminan sus clases a las 20 hrs.
Saliendo me lleva una colega con su esposo al paradero que queda a bastantes cuadras.
Tomo un colectivo que en casi media hora me dejará a casi 10 metros de mi casa. Vale la pena. Además hacía frío.

Ya las 21 hrs. Celebro haber pasado por el supermercado al medio día porque a esta hora está lleno.











pd: esta música tocó de fondo en la creación del 80% de esta entrada...