domingo, 4 de marzo de 2018

El deporte (que no practico)

Soy de los que no hace deporte.
y estoy harto de que me inviten a practicarlo o ir al gimnasio y todo eso, que la gente se preocupe de sus vidas que de mí yo me ocupo.
No lo sé, no siento el llamado y si me llama tengo la música demasiado fuerte como para oírle :)
Así como tampoco destaco en el baile, supongo lo kinético no es lo mío, pero admiro a las personas que tienen esa energía y "comezón" por mover los músculos y que casi no pueden estar quietos, es como si su cuerpo está diseñado para actividad física. No es mi caso.


Admito que fui bueno, en mis años escolares tenía buena complexión y me destacaba en correr (ahora está de moda decir "running"). En el fútbol nunca brillé, supongo no era lo mío, si bien jugaba con los chicos del barrio cada tarde, me parece que en muchos casos es esa una pasión que se adquiere en casa.

 Típico que hay un papá que le "hereda" al hijo (o hija) el gusto por el deporte del balón pie, e incluso en muchos casos también, su equipo favorito.
Mi padre ha sido siempre un destacado deportista pero nunca le atrajo demasiado el fútbol, y si bien veía en casa los partidos de la selección (en los años difíciles para Chile, digamos los 80's y comienzos de los 90's, donde estábamos siempre con la calculadora en mano) no era su deporte preferido. Lo suyo eran los deportes extremos: hacía montañismo, paracaidismo, esquí y maratones. Aún hoy a sus 70 años sube montañas y hace excursiones o caminatas, claramente está en mejor condición que yo!

Tengo un hermano 2 años mayor que sí se motivó desde pequeño en correr, participando en numerosas maratones incluso hasta los días de hoy, él se enamoró de aquello y es de los que corre casi todos los días un par de horas, el "running" es ya parte de su vida.

Yo debo ser la oveja negra porque mi hermana mayor, a pesar de sus 2 operaciones en las caderas hoy siempre gusta de salir en bici.
Como decía, hasta el último año del liceo disfrutaba las clases de "Educación Física". No participaba en deportes extra-curricularmente porque en esos años me metí al mundo de la guitarra, las bandas y el rock, já. Además de escribir, leer y gracias a que desde fines de los 80's llegó a la casa una compu, siempre disfruté mucho los video juegos y la informática en mis ratos libres eso no ha cambiado tanto, y bueno.

Lo lindo es que mis padres nunca fueron de presionarme, me dejaron ser con lo que me hiciera feliz y todo bien.
Ya en la universidad me anoté en créditos deportivos y me destaqué por ahí en el famoso test de Navette (mi profe le decía "test de Naveta"). Pero el '96 jugando un partido de baby fútbol me fracturé. Era un tontera, jugábamos relajadamente porque era la semana de la carrera de Pedagogía así que se hacían partidos contra los de otros años. Aún lo recuerdo, corriendo por la punta derecha para llegar a un pase que iba para gol (a la perspectiva del paso del tiempo todo es mejor, convengamos... ;) más no llegué y mientras resbalaba en el suelo por el pique, mi mano derecha se enganchó en los pies de un caballete y me rompí un hueso (metacarpiano). Lo que más me dolió fue que el yeso me complicó tocar guitarra por unas semanas...

Después de la universidad ya no practiqué deportes, me puse a trabajar en 4 lados (un colegio, una  universidad y 2 institutos de idiomas) así que no tenía el tiempo ni el interés.

Ahora que llegué a los 40 inviernos me siento con más consciencia de que el cuerpo no durará para siempre y que las complicaciones cuestan dinero -que no me sobra, y en Chile la salud es carísima!
Aún, sigo sin mucha motivación para nada excepto caminar.

Quien sabe, quizá un día sorprenda anunciando que estoy en gimnasio siguiendo la moda o que me inscribí en natación, já.



8 comentarios:

  1. Cómo te entiendo!! Yo fui bailarina de salón y flamenco durante la niñez y la juventud, pero no de gimnasios ni deportes, me sentaba fatal que siempre hubiera alguien intentando que me apuntara a vete saber qué 🙄😤 pero si es cierto, ya que superado los 40 y una operación a corazón abierto (era congénito) sí que tengo que mantenerme en forma por lo que he vuelto a bailar, pero de deportes, nada!!! 😅😅😅

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. en el secundario mi madre fue a hablar con el profe de educación física para que no me mandara a examen!
    a los treinta y poco empecé a correr, y lo hice por un buen tiempo.
    ahora debo hacerme el tiempo...
    antes de que él me haga a mi...

    ResponderEliminar
  3. Yo hacía mucho deporte en mis años jóvenes
    Hoy estoy como vos simplemente camino ya que no puedo volar
    me encantó tu texto abrazos

    ResponderEliminar
  4. Ay Nocturno,me sentí muy identificada con tu texto,me lo pasé genial leyéndote!
    Yo fui antideporte hasta que fui mayor,pero mayor mayor... y ahora,le tengo casi aprecio!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. soy horrible con los deportes, con la actividad fisica en general. Muchas veces hago algo: mañana empiezo yoga. Pero no encontre nada "sustentable" que pueda durar mientras duré yo.

    ResponderEliminar
  6. Ja! Me gustó esta "monografía".
    Yo solía jugar -y este verbo es el indicado porque nunca me lo tomé como obligación o como desafío- al fútbol y al basquet. En este último siempre me destaqué más a pesar de mi estatura media tirando a baja. Me hubiese gustado tener unos 10 o 15 cm más. Pero como dije, siempre lo tomé como un juego y tal vez por eso me tocaba ir al banco de suplentes por no esforzarme en los entrenamientos.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Cada uno es como es, por qué pretender ser igual a otros?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. que extraño accidente... solo te lesionaste? ja... yo justo acabo de publicar una entrada de cuando hacía deportes... hacía digo je... pero camino bastante, no se si eso sirve taaaanto....

    saludos... y te espero por allá eh!!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!