sábado, 26 de agosto de 2017

La última empanada

Me gusta a veces cenar/almozar, etc una empanada.
En carritos la experiencia ha sido generalmente pobre (empadas hechas 70% cebolla, 20% carne y 10% otras cosas. já)

Y a propósito de empandas, en Chile se respira ya ambiente de fiesta de independencia (18 de septiembre) -sendos feriados se vienen, yuju! La cosa es que aquí se acostumbra a comer mucha empanada para "el 18". Es la tradición.

En la cárcel me contaban que en septiembre los allanamientos serán más frecuentes porque dentro de las empanadas ingresan cosillas.
Hoy en la sala de profesores coincidí con otras 5 personas, entre colegas y asistentes de la educación. Jugamos a adivinar los signos de cada uno y repetimos el juego cada vez que otr@ profe entró a la sala. Se puede decir que predominan los signos de fuego (Sagitarios y Leos) seguidos por un triple empate entre signos potentes de agua (Escorpión y Cáncer), tierra (virgos, capricornio) y
aire (géminis) sólo una persona de ese elemento.

Los días en la cárcel han estado tranquilos. Me convocaron para el asado que se hará en septiembre (fiestas patrias) así que será el primer carrete con mis nuev@s colegas.

Sábado me filmará el audiovisualista para el mini clip que se exhibirá durante la premiación del concurso de micro cuentos (Magallanes en 100 palabras).

Hace tiempo no escuchaba Comfortably Numb de los Pink Floyd. Quizá debería acompañar esta entrada.

Con mi novia nos tienta viajar a conocer el norte de Chile (Iquique, Atacama, Arica) y por qué no si el tiempo lo da, cruzar al Perú. Sería lindo, siendo yo de tan cerca de la Antártida el Perú me suena a un imperio al otro lado del mundo!
Tras casi 10 años volveré a sacar una tarjeta de crédito en mi vida. No la usaré pero la tendré como un "colchoncito" de respaldo para emergencias. (Grande Scotiabank!) já.

Tanto la gatita Canela como yo hemos estado bien de salud y alimentación, ambos además vamos dando pasitos en la regulación de los horarios (ella me gana en horas de sueño eso sí).

Cada día aprendo cosas nuevas en la cárcel. Lo último que me di cuenta fue que en a algunos internos aparte de irles bien si pelean bien, los de "labia fácil y creativa" ganan puntos igual. 
Pueden convencer "testigos" (a cambio de regalos) de obras osadas como haber derrotado a 3 rivales armados con cuchillas y él a mano limpia modo pelea callejera pero dentro del módulo. 
En este tipo de colegio pueden llegar alumnos "nuevos" en cualquier momento, y los nuevos suelen tener que hablar de sus logros y orgullos, los demás escuchan atentos, algunos no le compran claro.

Yo sigo tipeando en mi compu y trato de no intervenir en sus conversaciones salvo que requieran mi opinión. A veces les pregunto cosas o bien opino si el tema da para eso.

En los cursos de "imputados" (aún en proceso de investigación, no condenados en tribunal) suelo escuchar conversaciones de lo que extrañan de afuera (los platos en ciertos restoranes, alcohol, mujeres, etc.)
Los "condenados" no hablan casi de la vida afuera, aparentemente han superado el dolor inicial de extrañar pequeñas cosas, se han acostumbrado a los años que llevan y la idea de los que le faltan.
Yo con algunos cursos pongo música mientras trabajan. 

Por la noche tomo agua, una que otra cerveza y
mi dieta hace tributo
al Septiembre que se viene.





1 comentario:

  1. te sigo leyendo sos complejo pero e gusta
    abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!