martes, 27 de octubre de 2015

Minecraft el juego

(edit: pido las disculpas por la desconfiguración de líneas al comienzo, pero este post fue creado off-line en bloc de notas y al copiar pegar ocurrió este problema)


Minecraft, el juego favorito de prácticamente cada niño de entre 6 a 12 años en el mundo.
En realidad, no sólo de niños; somos varios los viejitos también que hemos probado este videojuego
llevándonos una grata impresión, aunque como todo en materia de videojuegos: queda a gusto de cada persona.
En mi caso la historia se remonta a una vez en que algunos niños que conozco me hablaban siempre del juego así que me dio la curiosidad de descargarlo y probarlo: fue fantástico.

El juego da muchísimas posibilidades pero una de las principales es que permite expresar la creatividad.
De hecho, ha sido descrito como un set de "lego virtual" donde puedes construir y destruir con sólo unos clicks.
DATO: Tengo entendido que el creador de este juego era un fanático del popular y noventero juego Doom. Sin embargo, este programador concibió la idea de crear algo similar pero donde
uno pueda alterar el mundo a antojo, no como los juegos hasta entonces donde todo el entorno venía
ya dado, inalterable y uno más o menos iba a donde se debía ir y hacía lo que debía hacer.

En este juego la realidad virtual se despliega en una gran plataforma que genera aleatoriamente mundos gigantescos con árboles, nieve, flora, montañas, fauna, lagos, desierto y por supuesto cuevas bajo tierra ricas en minerales. Cada vez que uno inicia una partida nueva el paisaje es distinto pero la partida se puede grabar en el mundo generado.

La jugabilidad es simple pero aún así para algunos adultos no es atractivo.
Ofrece aparte de la opción multijugador online dos modalidades: creativo y supervivencia.
En mi caso no encontré demasiado interesante la modalidad "creativa" del juego, donde uno
puede usar inagotablemente todos los materiales disponibles para construir lo que desee y luego mostrar su obra a amigos o simplemente disfrutarla solo.
La modalidad que realmente me ha dado muchas noches de disfrute es la "sobrevivencia" donde
uno comienza con su personaje en un bosque a manos limpias y debe sobrevivir, construir y explorar.
Lo bueno de este juego es que si bien se ha sacrificado la gráfica, es muy realista en ciertos
aspectos: hay ciclos de día y noche (que duran unos 7 minutos cada uno aproximadamente), lo que
te mata es lo mismo que en la vida real: como caer de alturas, caer en lava, ahogarse, no alimentarse o
quemarse.

UN AMANECER


Durante el día se ve más lejos, hay animales para cazar y comer mientras el sol avanza por cielo de Este a Oeste. Cuando cae la noche, con su respectivo atardecer), salen monstruos como zombies, arañas, brujas y esqueletos arqueros, que acechan o te emboscan.


UN ATARDECER



Si mueres vuelves a aparecer en el lugar donde naciste, pero pierdes todo lo que llevaras puesto o
en tu inventario y eso puede ser un problema porque cuando avanza la partida uno debe alejarse
para buscar recursos, minar bajo tierra y confeccionarse armaduras y armas.
Iniciando el juego y durante el día uno recolecta un poco de madera, rocas y carbón para hacerse un
refugio donde pasar la noche y con las rocas, un horno donde fundir metales o cocinar carne cruda.
Luego se pueden fabricar antorchas para iluminar lugares oscuros y evitar así monstruos (donde haya
antorcha no se generan monstruos), herramientas, armaduras, espadas y una infinidad de elementos que van dando variedad al juego en sólo unos minutos.
Al cabo de unos días ya puedes tener una granja de animales, cultivos para cosechar trigo y hacer pan, porque sí: en este juego también hay semillas y si riegas las plantas obtienes en unos
pocos minutos calabazas, trigo, sandías y hasta árboles de los que sacar la siempre útil madera.
En PC este juego es un poco más complejo que en consolas porque debes investigar en la red
la receta para construir ciertas herramientas y elementos. La versión del juego en Xbox y
Playstation en cambio, sugiere las herramientas prefabricadas indicando qué elementos necesitarás.


MI PROGRESO EN EL JUEGO

Bien, me propuse terminar este juego, porque sí: tiene un final. Sin embargo toma muuuuchas
horas (días reales) lograr finalizarlo: una vez que uno se asegura la comida, armamento
y armadura decente (es decir de diamante) puede uno aventurarse a crear un portal que te lleva
a otro mundo, uno rodeado de lava y creaturas casi demoníacas, donde la música se pone lúgubre...
El creador de este juego pretendía llamarle "el infierno"

Y ASI LUCE






 pero luego por un tema comercial y para evitarse censuras cambió el nombre "inframundo". Luego de recolectar unos escasos elementos en esa peligrosa dimensión se crea otro portal que a uno lo lleva al "Fin", que es un lugar donde hay criaturas peligrosas y un gigantesco dragón. Matando al dragón se termina el objetivo del juego
pudiendo uno permanecer en su casa y mundo para continuar creando o jugando.

Yo ya he ido al inframundo y tengo un buen stock de materiales, sólo quiero juntar unos
30 diamantes más y me voy, aunque encontrar diamantes no es fácil. Para hacernos una idea, digamos que el "nivel del mar" es decir donde uno comienza es el punto 60. Los diamantes -que son muy escasos- están abajo, en lo profundo así que se debe cavar primero la tierra y luego la roca hasta más o menos el punto -12. El problema es que si uno muere, por ejemplo cayendo a la lava pierde todo lo que llevaba puesto así que es necesario tener un buen stock para crearse más armaduras y herramientas en caso de morir...

En verano ahorré dinero para comprarme una bici, sin embargo terminé tentándome a comprar
un Playstation 4. El Minecraft no era muy caro así que rápidamente me hice con una copia
y bueno, estos últimos días no lo he jugado mucho pero en vacaciones ciertamente tendré
avances, quiero pronto terminarlo.
Mi placer personal pasa por meterme a jugar e imaginar que estoy yo en ese campo intentando sobrevivir, me lo tomo en serio y como dije el juego da total libertad de hacia dónde ir, a veces de noche y disfrutando algún brebaje me siento casi como Bear Grylls, el tipo que se hizo famoso en TV con programas de supervivencia extrema donde a mano limpia se hace refugios, herramientas, come insectos o bebe agua de mar y hasta orina para mantenerse vivo.

Además disfruto construir con los materiales que recolecto: ya tengo dos casas, una con plantaciones
mis baúles con material segura contra ataques de monstruos y paredes de cristal para ver mejor
los paisajes tanto de día como de noche y la otra casa es más bien un castillo imponente levantado
 en la cima de la montaña más alta que encontré, tan alta que las nubes pasan cerca.
Lamentablemente exportar fotos desde la Playstation es un trámite algo engorroso si uno no tiene una cuenta pagada así que por ahora sólo incluí fotos tomadas de internet.


  A veces a uno le pilla la noche alejado de su casa, donde se expone a ataques que confieso te hacen saltar. El alivio es llegar vivo a recuperarse y sanar, como el de esta foto que sólo le queda medio corazon de vida, o sea a punto de morir pero creo que alcanzará a llegar a su hogar.




El llamado bioma nevado es uno de mis favoritos. Repentinamente se larga la nieve que dificulta un poco la vista. Pero a veces también llueve y hay relámpagos.



El de esta foto está aparentemente erigiendo una réplica de la torre Eiffel en esa montaña, se ve bonita de noche. Su espada verde indica que está hecha de diamante.



¿Qué habrá al interior de esa cueva? Esta curiosidad por explorar alimenta a este juego. Dentro de lugares como ese se puede encontrar la muerte o la fortuna.



El creador de este juego es Sueco y no ha ocultado que le fascinaba el cómo los vikingos tenían ese apetito por explorar tierras desconocidas, quizá ese espíritu envuelve en cierta forma al popular Minecraft.

Como dato final, este juego escaló tan rápido en popularidad que su creador decidió a los pocos años vender la franquicia a Microsoft, que le ofreció 2.5 Billones de dólares (!) que a modo de anécdota es el mismo monto que costó enviar al Curiosity a Marte por parte de la Nasa...




























No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!