martes, 20 de octubre de 2015

Se fue mi Marshall

Para quienes no estén familiarizados: mi Marshall era mi amplificador de 100W, con efectos, pedal switch, overdrives 1 y 2 incluidos, reverb, chorus, delay, flanger, crunch, clean y hasta entrada externa para cds por ejemplo o midis... 
Lo puse en venta en internet y tras algunos intentos fallidos tras practicamente un mes llamó un comprador, joven, con nerviosa voz, delataba su entusiasmo e interés. Preguntó si podría negociar el precio, contesté negativamente. Igual pidió dirección y la posibilidad de venir a probarlo.
Llegó junto a su hermana menor este joven de unos 19 a 20 años. Ahí entendí su ímpetu delator, se le escapaba por los ojos que quería este amplificador de guitarra. Es más, ya había usado uno antes en su iglesia...
Sí, cuando escuché que lo usaría para tocar con su congregación un switch cambió también en mí, su alegría sincera mientras probaba acordes con mi guitarra en el ampli y viendo que los "detalles" eran realmente mucho menores a como yo los había pintado (a todo el mundo les describí cierto problema con el ampli que en realidad era mucho menor). Y aún así este comprador persistió en su interés, ni siquiera pidió rebaja, quiso comprarlo de inmediato y aún así le dije que si pagaba al contado le rebajaba cierto monto.
Trato hecho.
Pulcramente limpio y reluciente gracias al WD-40 mágico, se fue mi Marshall, tras casi 8 años conmigo. Tras participar en alguno que otro pub con mini presentaciones y muchos ensayos con amigos aquí o allá se fue mi Marshall, reluciente como nunca lo vi (ni siquiera cuando lo compré).
Ahora amplificará sonidos para toda una iglesia de canciones de fe y devoción que espero de corazón alegrará a muchos de los fieles y creyentes que escucharán y cantarán con las armonías siempre limpias y fieles de un buen Marshall DG-100.

Y con ese dinero aseguro mi renta para el otro mes, diciembre llegará holgado y un buen nuevo día tendré un nuevo Marshall.

-"Más allá" - La Ley

1 comentario:

  1. si sirve para un fin bienvenida sea la venta... he hiciste feliz a alguien además...

    y o bien que tocás, yo lo comprobé acá en una sala en Buenos Aires y hasta en mi casa incluso ja... salu2....

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!