martes, 5 de enero de 2016

cuando trabajé en la nasa-

*
El asunto es así: los astronautas en la Estación Espacial Internacional habían ejecutado muy muy bien sus tareas, de hecho de manera sobresaliente, mejor de lo que se había planificado pero no estaban tan contentos a su regreso. Tras las ceremonias, protocolos y actividades secretas se les pidió antes de irse a unos días de con sus familias, que llenasen un formulario.
Ahí se les hacía hablar en detalle sobre su experiencia, cómo la calificarían y por supuesto qué sugerencias importantes tienen (a su regreso habrá reuniones para analizar eso pero esta encuesta daba un norte en el que prepararse mientras los astronautas se daban sus merecidas vacaciones tras cumplir la labor.)
Resultó ser una mujer astronauta quien tuvo el valor de iniciar la observación de que disfrutaban la labor pero podría hacerse en mejores condiciones, más humanas.
También había en la encuesta una sección donde debían decir al menos 10 cosas fundamentales que extrañaban de la tierra a fin de gestionar estudios e investigaciones sobre cómo ayudar a acercarlos con esos ítems...
Y la prioridad número uno de todos ellos fue: poder beber un café fresco por la mañana con vapor y con sabor a café al despertar, no ese café químico que les mandan -hasta Monsanto tiene mejor sabor- dijo en broma una vez el astronauta Patrick Shcbviuk entre amigos de confianza...

Se les dió mil explicaciones. Más no se les solucionó el problema de encontrar un café que no sea el que viene empaquetado y listo para disdfrutar a través de una bombilla dentro de un bolsito tipo pouch. Y es que bueno, en cero gravedad es imposible beberse cualquier líquido como lo hacemos en el planeta.
Al final los otros astronautas solidarizaron con el grupo, incluso públicamente y a sabiendas de que la razón por la que no se ha inventado un café decente para el espacio es porque no es rentable, así de simple, ahora claro, desde el punto de vista de quienes financian esto. De hecho todo es siempre financiado por algo o alguien para que pasen las cosas, ¿no?
Para los inversionistas lo primordial son los resultados y aprendizajes que se traigan desde el espacio "y que nos hagan ganar dinero" , la NASA asiente (no sólo del gobierno se financian ciertas cosas...)

Los astronautas que ya no volverían a la estación y también aquellos en preparación para misiones agendadas para futuro decidieron tomar acción para mejorar la calidad de vida de sus compañeros de ahora y el futuro: donar un porcentaje (desconocido) de sus sueldos (que en los EE.UU. son altísimos para estos funcionarios) a una cuenta única y con ese fondo financiar investigaciones y desarrollo de métodos para llevar los detalles no contemplados por las agencias oficiales y que se centran en la calidad de vida para los humanos que allí están; incluso como algo para nosotros tan trivial como un café de calidad para los astronautas porque todo lo demás lo tenían: la tecnología, la comunicación hasta por video conferencia en tiempo real y las tareas asignadas estaban soportables, pero el no contar con los pequeños detalles que en la tierra nos satisfacen, como una taza de café por la mañana, es una de las cosas
que los
astronautas
de la
EEI
más extrañan, aún.



1 comentario:

  1. Tiene razón la mujer astronauta, como los demás astronautas.
    Si lo que quieren es ganar dinero, deberían tener en cuenta a los astronautas, que son los que van al espacio, son los que influyen en que se gane dinero. Y quienes demostraron los solidarios que pueden ser.
    Interesante entrada.

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!