viernes, 29 de enero de 2016

Mini crónica futbolera de un patagónico fan del Universidad de Chile (La U)

La U es mi equipo y a veces veo sus partidos.
La última vez fue ayer, como siempre a mi restaurancito futbolero favorito. Como en la fecha anterior habíamos goleado 8 a 1 a O'Higgins de Rancagua me pareció que este partida contra los San Luis de Quillota sería otra goleada épica.
Tenía interés en ese partido pero lo olvidé hasta que gracias a Facebook me entero que el partido comenzaba en 27 minutos. Ir o no ir... Decido ir, apago compus y cosas, cambio pantuflas por zapatos, pesco chaqueta dinero y al paradero.
Suerte divina llega enseguida un colectivo vacío (en Chile el colectivo es como un taxi pero que hace lo mismo que un bus) me siento adelante. Me llega el mal aliento del chofer mientras me conversa algo que ni recuerdo.
Quiero llegar rápido para encontrar una mesa cercana a algún tv (y necesitaré ir al oculista pronto).
El día está nublado pero claro, el chofer saluda a los demás pasajeros que recoge y su mal aliento parece inundar la estancia. Llego por fin  al paradero, pienso que aún está claro y entro. Pocos comensales pero unos que de tanto ir nos hicimos amigos porque están a diario ahí bebiendo, los saludo e intercambiamos parabienes (no venía a ver fútbol desde el año pasado...)
 Un saludo también a la amable y siempre sonriente cajera y busco una mesa favorable. Me doy cuenta que los tv están mostrando otro canal.
Dudo si realmente era hoy el partido y a las 20:00... mi reloj marca las 19:52 así cuando llega mi garzona le pregunto si pondrán el partido. En voz alta y asegurándose que los amigos de la otra mesa escuchen dice que no lo pondrá porque es de la U a lo cual confieso hasta yo eché a reír (los amigos de la otra mesa son del archirival, Colo Colo y aparentemente esa garzona también) sin embargo son todos buena onda y de la risa pasamos a un jarro sacado de la nevera (como me gusta a mí) en el venía lo que sería mi primer jarro de cervecita (de 3). De inmediato el tv es cambiado al canal del fútbol con volumen in crescendo para poder disfrutar los preliminares del partido, agradezco a la cajera con pulgar arriba y sincera sonrisa, como bien se dice, más vale tener amigos que plata...

Distingo otra mesa más cerca de un tv vacía, me desplazo a ella señalándoselo a la garzona, todo bien.
Excepto por el partido donde empatamos y con un penal a nuestro favor medio dudoso más encima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!