lunes, 28 de marzo de 2016

Idolos caen, idolos suben (Recuento algo trivial)

Mientras la vida sigue maravillándome a cada momento me siento a escribir esta entrada antes de retirarme al dormitorio, a dormir esta vez.
Recién terminó el largo fin de semana que nos brindó la iglesia con todo su poder, no me quejo de que nos den un día de descanso, já.
Sin embargo cometí las herejías de los católicos a diestra y siniestra: el viernes "santo" comí pasta con salchichas cocinado por mí y quedó de lujo por lo demás. Esa misma tarde trabajé para ganarme el pan y cervecita nuestra de cada día. El sábado debía trabajar pero por motivos familiares cambié mis clases para el domingo, todo bien. Así que ayer domingo santo me encontré haciendo clases particulares, genial, con lo que gané sólo el domingo puedo pagar mi internet mensual -y qué sería de mí sin Internet? estaría leyendo libros o dando paseos nocturnos vestido de negro já.




Con todo y las cosas que no detallaré aquí fue un fin de semana productivo y agradable.























2 comentarios:

  1. Muy bien por no acatar preceptos absurdos establecidos por vaya saber quien. Y por ganar dinero para pagar Internet. Felicitaciones.
    Buen tema.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. eso es la vida master .... lo demás son costumbres que a veces es mejor dejar de lado para eso, vivir....

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!