sábado, 7 de abril de 2018

Es viernes no Santo

¡Oh Sol que acariciáis mis breves mejillas!
que saciáis la necesidad de cierta vitamina,
que alimentas a planta y bestia,

Declaro:

que prefiero la noche.


Y la Luna 
(guapísima esta noche por lo demás).



4 comentarios:

  1. Oh qué precioso! Muy contundente, vital.
    Me ha gustado mucho!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Declaracion de principios de este blog y su obscuro (ja!) autor
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. si, es bello. Pero a mi la luna me acuna y me hace dormir. No soy noctambula, pero si madrugadora y en ciertos casos me vuelvo mujer del amanecer.

    ResponderEliminar
  4. Poeticamente argumentada tu preferencia por la noche.
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!