miércoles, 11 de abril de 2018

¿POR QUE NO SOY EXIGENTE CON LA PUNTUALIDAD EN MIS CLASES?

Porque prefiero tener estudiantes a no tenerles.

Creo que el récord de alguien tarde ha llegado 10 minutos antes de finalizar la clase,
-risas y bromas aparte del curso y mias-
el tiempo siempre es relativo...

a veces en 10 minutos la vida te enseña mucho más que en 1 hora, ¿no? incluso en menos en algunos casos ;)
¡Y no te cobra un arancel!(!)



QUE LAS REGLAS DICEN QUE IMPUNTUALIDADES de estudiantes NO DEBEN SER TOLERADAS,

Hm... a veces llego 10 minutos tarde.
Y ¿qué tal si quien llega con 22 minutos de atraso es según calificaciones quien mejor va?
pienso ¿cómo sería si yo estuviera en alguna capacitación o taller donde digamos ya sé el 20% de lo que están enseñando?, probablemente optimizaría mi tiempo en lo que prefiero, después de todo
a nadie le gusta perder su tiempo,
y no soy dueño del de los demás tampoco...


Sí me gusta contar con salones o salas de clases repletas,
mucha más gente frente a ti significa más a quienes compartes lo que como maestro sabes.
Si fuera estricto con el reglamento debería dejar fuera a aproximadamente un casi 20% del universo de matriculados.









4 comentarios:

  1. Pues creo que tu postura es correcta, hay que flexibilizarse,por lo mismo que dices, si te rigidizas con el reglamento, tienes que dejar fuera demasiada gente que tal vez merezca estar presenciando tus clases.
    Me gustó mucho tu enfoque.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. me encantaria tenerte como profe
    sos de los buenos abrazos

    ResponderEliminar
  3. No se cómo será el tránsito por esos lares, pero acá en Buenos Aires con los problemas de tránsito que tenemos, se hace muy difícil calcular para llegar a horario. Por eso hay se contempla un tiempo prudencial de espera... pero igual la ciudad corre a una velocidad, que de ser analizada por alguien de la periferia, resulta inusitada.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. El tiempo es
    un espejimo
    sobrevalorado
    al cual insistimos.

    Pero él...
    Sigue a su ritmo
    dando vueltas
    reCitando lo vivIdo.

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!