martes, 5 de septiembre de 2017

The eraser

Resulta que unos amigos gestores culturales dueños de un colectivo de artes visuales y de nuevos medios me habían sondeado para otro trabajo. (Trabajo colaborativamente con ellos hace ya unos diez años).

Consistía en traducir un libro sobre aventuras en la Patagonia y Antártida en 1917. Epoca efervesciente por estos lares con los numerosos exploradores Antárticos -Shackleton incluído...

El trabajo implica una traducción de unas 120 páginas.
Se me dan meses y una paga justa.
Decidí andar traduciendo en tiempos "muertos" en clases -mientras los alumnos trabajan concentrados y no tiene consultas.
Logré hacer 16 páginas y escribí a los contratantes para confirmar el trabajo -digamos había sido sólo un acuerdo de palabra vía "Facebook". Me cuentan que se cayó el financiamiento, que aborte el trabajo pero que pagarán por lo que alcancé a avanzar.
Me parece justo pero me da lástima, el libro se ponía interesante ya que narraba los preparativos -no pocas veces quebrando la ley- de quienes se aventuraron a venir aquí al sur del mundo a explorar o vivir lo realmente peligroso y desconocido.

Creo que tras cerrado el episodio seguiré leyendo el libro, que dicho sea de paso cumple con la condición de no haber sido jamás traducido al español.



 


2 comentarios:

  1. Lástima que se cayó el financiamiento, aunque te pagaron por el trabajo que hiciste. Parece un interesante libro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. te deberían haber avisado al toque. Las personas no valoran lo suficiente el tiempo ajeno:Esta muy bien que te paguen.

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!