domingo, 18 de junio de 2017

Nieve en la ciudad ("I had watched the snow, all day falling. It never lets up, all day falling")

Hoy amaneció la ciudad de blanco.

Poca nieve eso sí, no más de 4 cms. creo, pero helado y cuando hace frío la nieve semi derretida se transforma en escarcha y eso causa problemas a transeúntes y conductores.
Por lo mismo, muchos colectivos no salen a trabajar, otra buena cuota de gente decide no sacar sus autos porque temen manejar con escarcha entonces aumenta la demanda, pero también baja la oferta. 

Los taxis tampoco son muchos. Y bueno, así fue que hoy no pasaba un colectivo hacia el centro para ir a la cárcel (o los pocos pasaban llenos)

Logré parar un taxi que en realidad iba en carrera pero me ofreció "acercarme" al centro, igual acepté. Caminé las cuadras correspondientes hasta el paradero y... lleno. Gente (el triple de lo normal) esperando lo mismo que yo: o colectivo o taxi.

Me alejé algunas cuadras 
pero lo mismo, 
en cada una se repetía el gentío.





Pasaba la hora así que decidí el plan B: Poner a prueba el servicio de Uber en mi ciudad (lleva sólo un par de meses operando creo).

Era mi primera vez y me esperaba un viaje gratis o descuento y no, ni una mierda.


Al final el costo del viaje fue el triple de lo que cobra un taxi regular!

Fue mi primera y última experiencia con Uber. Quizá en otros lugares sea distinto pero aquí no vale la pena, eso sí: debo decir que antes de yo confirmar la solicitud del "móvil" más cercano ya me salía la tarifa; me pareció alta pero ya estaba atrasado y debía llegar rápido a mi destino.

Al bajar, ya pisando nieve y a sólo algunos metros de las guardias para acceder a la cárcel me llega un mensaje preguntando cómo había estado el servicio. No me fijé pero preguntaba por qué podrían mejorar, no lo puntué, había que concentrarse en no resbalar e ir apagando el celu e iniciar el ritual de ingreso.
-----------------------------------
Escrito ayer viernes pero que finalicé hoy para postearlo.

2 comentarios:

  1. ¡qué diferente la vida por aquellos lares!
    Acá los que han tomado Uber (con el riesgo de que si te encuentra una patota de taxistas no la vas a pasar muy bien) me dicen que no es caro, todo lo contrario.
    Por otro lado, la nevada del 2007 fue la única experiencia similar en esta ciudad. Mi perro negro, convertido en blanco por unos momentos fue la primer visión que tuve de esa experiencia.

    Aguante Los Jaivas
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!