miércoles, 10 de agosto de 2016

El temido miércoles

Llega el temido miércoles, un día donde trabajo de 9:30 a 23:30 casi continuado (y el jueves entro a las 9 también :(
Parto, en realidad a las 9:40 en mi primer trabajo donde tengo una clase de práctica para la prueba final. Debíamos a estas alturas ya estar en el segundo semestre pero debido a la toma de las dependencias por parte de los alumnos y que se prolongó por casi dos meses de negociaciones todo se atrasó, no me extrañaría de hecho que el segundo semestre se extienda hasta enero.
En fin, no debería ser una clase difícil, copio ejercicios en la pizarra, revisamos y ya. Y es que no soy muy de usar el proyector (data) por dos razones:
1) que creo firmemente que uno aprende más mientras más sentidos use para estudiar: si sólo leemos lo que está siendo proyectado en unas diapositivas y escuchamos al maestro usamos vista y audición, pero si además de eso debemos usar nuestra mano para escribir en inglés el cuerpo lo recordará mejor. Los alumnos lo entienden cuando se lo explico y muchos parecen gustar de eso porque están tan acostumbrados a recibir guías de 40 páginas (que no siempre leen) o tener que combatir el sueño de estar cómodamente sentados en una sala semi oscura viendo unas diapositivas donde los colegas no siempre ponen imágenes o cosas visualmente atractivas sino que a veces copian/pegan sendos testamentos :)

2) Porque recuerdo cuando yo mismo era un estudiante en la facultad, ¡cuán aburrido encontraba tener que estar pasivamente leyendo interminables (en ese tiempo) transparencias o escuchando a monótonos maestros. Quienes me han escuchado en audios aquí pueden hacerse una idea de que uso las mismas inflexiones y humor negro en mis clases já...

*razón bonus: al hacer a los alumnos copiar en su cuaderno lo que yo podría imprimir y fotocopiar en una guía usamos un recurso (papel) que se genera de la tala de bosques y a mí me gustan los bosques.
Es más pega (trabajo) para mí el copiar todo en pizarra (además mis plumones o marcadores duran poco já) pero feliz de hacerlo a "la vieja escuela" y que no se piense que soy anti tecnología! me encanta! Y de hecho algo de gamer tengo desde que mi padre compró el primer Atari por el año '86-'87...

Tras esa clase, a las 11:20 entro a la siguiente donde unos 25 alumnos tendrán su evaluación final conmigo (no es la más difícil necesariamente, es sólo la 3ra de 3 certámenes, como le llaman en otras universidades.) Sinceramente la prueba no la hice tan difícil y es que entiendo que tras haber parado casi dos meses muchos no recuerdan bien y francamente poco tiempo tuvimos para repasar porque nos presionaron a cerrar rápido. En todo caso son buenos estudiantes y sé que les irá bien.

Debería salir pasado las 12:30 del día y de ahí tengo sólo una hora para estar en mi casa. Podré almorzar algo rápido y preparar lo que se viene para el resto del día. No puedo dormir siestas, a estas alturas requiero siestas de mínimo una hora, en el escenario de mañana en el mejor de los casos tendré media hora libre en rigor a la hora de almuerzo. Seguramente me compraré una energética sí ;)

Debo salir alrededor de las 14:00 de mi casa para llegar a tiempo a una clase particular no demasiado lejos de aquí, termino a las 15:30 y entro a otra. 16:30 debería estar listo. Ahí sé que una media hora me tomará llegar a casa, a partir de las 17:00 estaré aquí nuevamente para hacer tiempo hasta las 19:00 (igual podría hacer esas dos horas en el centro pero si lo hago serán 9 horas en que mi gatita estaría sola, si decidí tener mascota me gusta que no esté tan sola, no le gusta tampoco.
En ese rato aparte de regalonear a la minina Canela (que me recibe apenas me siente afuera cerrando el portón) podré preparar las clases que se vienen, comer o tomar algo liviano, quizá dormir una hora :) de siesta y salir a las 19:00 para mi siguiente clases, un curso de nivel pre-intermedio de inglés (es decir gente que por segundo año está estudiando ese idioma) con 4 agradables personas, 3 mujeres y un hombre. Debemos eso sí fijar nuestra próxima evaluación.
Esa clase terminará a las 21 hrs y de ahí debo caminar hacia mi siguiente lugar de trabajo, que queda a unos 10 minutos a pie y donde tengo una clase desde 22:10 a 23:30. Esa se sentirá pesada, pero cuento con la gracia de que es mi tercera clase, y las primeras clases en un curso son siempre entretenidas, todo es risa y novedad já.
Además es un curso de inglés básico I así que están aprendiendo los saludos, presentarse etc.
Aprender inglés es como subir un cerro, al comienzo tienes la sensación de que vas subiendo, aprendes mucho mientras subes... pero llegas a un punto donde estás en la planicie arriba y ya no aprendes tanto o en abundancia sino que ya hablas decentemente y sólo necesitas pulir detalles de pronunciación o gramática avanzada junto a vocabulario, pero esos aprendizajes, si bien útiles, no se sienten con el mismo impacto de cuando aprendes algo desde cero.

Después de esa clase un colectivo a casa y entregarme a mis pasatiempos (blog incluido), ningún día debería ser dedicado sólo al trabajo...


2 comentarios:

  1. Interesante crónica de un día con mucho trabajo, que haces con gusto.
    Y me gusta eso que planteas al final.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con el Demiurgo. Interesante y catártica crónica.
    El final... ¡Amén!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!