martes, 9 de agosto de 2016

Un día sin dormir

Este experimento, aunque no se crea no lo había hecho hace muchos años, siempre me las ingeniaba para dormir al menos un par de horas antes de ir al laburo.
Sin embargo anoche estuve muy ocupado en ciertos productivísimos asuntos que concentraron todo mi entusiasmo y energía, al punto que sin darme cuenta pronto eran casi las 8am y debía en rigor levantarme a las 8:50... (recaída, un punto negro en la nueva disciplina de dormir más temprano)
Pensé que no valía la pena arriesgarme y es que cuando uno se vuelve ave nocturna en serio, hay un límite que si lo traspasas no te conviene dormir porque es peligroso. Me refiero a que si tienes menos de una hora para dormir tras un día normal laboral, corres el riesgo de no sentir el despertador (tu cuerpo se rebelará y demandará su descanso mandando al carajo el escuchar incluso 2 diferentes alarmas...
Sentí ese temor cuando irrumpió el día, saqué una de las 2 Red Bull que había en el frigo bar (sí, en esta casa no hay refrigerador (heladera) sino que un petiso frigo)  y la bajé con mucho gusto.
Algo mareado, pero de buen ánimo y con notables ojeras me fui a trabajar.
Antes me tenté a pasar a tomar una leche con plátano y choripan (sonará raro, pero tenemos en esta ciudad un local que fue votado la mejor "picada" o datito de Chile por vender esa combinación a un bajo precio. Vale decir que el choripán no es como el estándar de los asados sino que es más un pancito caliente con una pasta de chorizo molido mezclado con mayo casera.. un manjar...) Tras ese desayuno power llegué a mi trabajo.
Había sólo una alumna, con tanto o más sueño que yo porque tiene similares costumbres nocturnas... de hecho trabaja de recepcionista en un hotel y además estudia por las noches en el mismo instituto donde yo sólo que no es mi alumna ahí.
Todo estuvo bien, salió buena clase y con un sol arriba quemando volví a casa sabiendo que tenía libre hasta las 19 hrs (mi próxima clase) así que recuperé las necesarias hora de sueño durante la tarde.
Y aquí estoy, sintiendo sueño, lo que me alegra, el sacrificio (¿fue un sacrificio?) valió la pena porque hoy me iré a dormir como un putillo lirón pronto, lo siento.
Aquí no ha pasado nada...
:D

1 comentario:

  1. Sé lo que es un choripan. He comido. Y me parece una combinación muy rara.
    Que bien que tu clase con una alumna, también nocturna, haya salido bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!