jueves, 25 de agosto de 2016

Play the game

Había que saber jugar el juego,
lo sabía jugar,
lo jugaba día tras día,
desde que tuvo conciencia.

Era bueno en el juego, pucha que era bueno,
sí, era bueno.

Y de tan alta que es la montaña se hace puntiaguda y arriba se encuentra a veces solo.

Todos los reyes caen.
Sin excepción.

Incluso aquellas deidades que nosotros mismos subimos gentilmente donde no era necesario.

Y nada malo con errar, de aquello se aprende,

Y aprendiendo estamos todos.



2 comentarios:

  1. Hace tiempo que no te estoy leyendo. Y hoy está bien para volver a leerte. Interesante lo que planteas. Y puede ser que no sea necesariamente malo.
    Por lo poco que sé de inglés, esa canción es acorde con lo que planteas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sabias palabras. Buena canción!
    Abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!