martes, 2 de agosto de 2016

En el turbulento proceso de reajustarse...(post enchufado sin editar ;)

Hoy nuevamente me tocó trabajar desde las 9:30 am. Pero las cosas andan mejor. Anoche me acosté a las 3:30am. Nada mal para alguien nocturno que no concilia el sueño fácilmente. Me las arreglo y me siento bien por los pasos que estoy dando. 
Si seguiré siendo "Nocturno" o no, es algo que creo no morirá. Lo de ser nocturno es para mí más una forma de vida que necesariamente trasnochar. Lo óptimo sería trasnochar sin fin, pero tenemos un límite llamado cuerpo y nos guste o no se empieza a rebelar tal como nosotros nos rebelamos cuando la autoridad o el gobierno nos empieza a pasar por encima, entiendo a mi cuerpo.
Entiendo las enfermedades más recurrentes este año, entiendo las ojeras, entiendo el dolor de espalda, entiendo los trastornos alimenticios, entiendo el dolor en los ojos (si me quedo hasta tarde suele ser frente a la compu), entiendo el sentirme oscuro durante un día tan radiante que en otros años me hacía contagiar buenas vibras a quien me topara en vez de maldecir la luz directa del sol sobre uno. 
Entiendo pero ahora he decidido respetar mi cuerpo. Me encantaría ser una persona que jamás necesitara dormir, que disfrutara esta hermosa vida 24 horas 7 días a la semana. Ser como una pila que jamás se agota, ser como un sol que no morirá, como una estrella inmune a supernovas...
Y llega la hora en que te acercas a un abismo donde atrás de ti hay alguien con una pica o lanza afilada dispuesto a presionarte para que saltes o tenderte una mano si decides no hacerlo pero hay que actuar, o lo uno o lo otro.
Este blog no morirá ni necesariamente la frecuencia de escrituras bajará. Sólo estoy aún en el proceso en que a mis 38 y prontos 39 años deseo dar un rumbo mejor a mi vida. Y sí, sé que lo de "mejor" es demasiado subjetivo/relativo como para abanderarse, pero me refiero puntualmente a más saludable. Desde hace unos meses que siento algo bueno venirse. He dado algunos palos de ciego creyendo ingenuamente que tenía algo bueno al lado cuando en ciertas noches se muestran como realmente son y decido alejarme...
Me obsequio bienestar y esta vez estoy dispuesto a pagar el precio que eso implica. Por ahora.

Ahora, con esas ironías de la vida, en Chile nos tocará adelantar la hora en sólo un par de días. 
Pero bien, hay que admitir que están haciéndose más largos los días y más cortas las noches. 

Una persona a veces necesita sobrepasar ciertos límites y hastiarse de ciertos modos o personas para poder ver finalmente la luz...

Lo cierto es que cuidando mi cuerpo (dándole más descanso y preferiblemente de noche) me traerá beneficios. No me olvido que las mejores cosas de mi vida pasaron en tiempos en que dormía desde la 1 hasta las 7am.  Lo veo ya no tan lejano. Más que mal gracias a ese estilo más ordenado de vida fue que hace exactamente 10 años por estos días estaba a sólo 2 semanas de emprender un viaje a los Estados Unidos, aventura que disfruté entre agosto y diciembre hasta que tuve que volver a mi ciudad... pero eso sería tema para otra entrada.

Y llegamos a Agosto, el mes de los gatos...


2 comentarios:

  1. Llamarte Nocturno es parte de tu identidad, no tenés que renunciar a esa forma de llamarte. Tal vez haya que cuidarse. Deprimente pero se puede cuidar para un descontrol que valga la pena, que tenga que ver con mujeres.
    Que disfrutes del viaje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo master, muchas gracias por andar siempre aquí :´)

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!