miércoles, 28 de diciembre de 2016

Los Secretos

Aún cuando no sé el porqué, la vida siempre termina haciendo que gente que conozco me confidencie secretos, muy íntimos a veces. Algo ven en mí que confían y eso siempre me honra.

Guardo los secretos y mueren ahí. 
Todo el mundo lo ha hecho: amigos, amigas, parejas, ex parejas, mi padre, mis hermanos... la pregunta es ¿cuento yo mis secretos también? A veces, pero no tan seguido como las veces en que gente me comparte los suyos.

Todo bien, me alegra acceder a secretos porque hace darme cuenta que no somos tan diferentes los seres humanos, y que toda la gente hace las mismas cosas (retorcidillas a veces) pero sin necesidad de que los demás se enteren, ahí vienen los juicios...

Y está bien, el otro día una amiga me hablaba de una fantasía exótica que había cumplido y me confesaba que igual sentía cierta culpabilidad. Yo le decía que lo comido y lo bailado nadie se lo quitará, que lo importante es cómo uno disfruta la vida, que los demás se preocupen de lo que quieran.

Eso también le decía otra amiga casada que me confidenció un affair de hace años con otro.
Lo importante es que seas feliz.


La vida es corta, los años son un invento y así también lo es el pasado. Lo que vale es este perpetuo presente que vivimos mientras podemos y haciendo lo mejor posible.





2 comentarios:

  1. hay secretos de momentos felices y hay secretos dostoieskianos que son de momentos indignos. Por ej. si alguien te contara que mato a un tipo, no podrias decirle #lo comido y bebido nadie te lo saca.
    Esos secretillos de alcoba (coincido con vos) no deberian generar culpabilidad. Acaso nuestro cuerpo es nuestro y con él hacemos lo que nos viene en gana. Somos nuestros, no somos de otro. Nuestras fantasias secretas son nuestras. Pero cuando perjudicamos a otro ya no se trata de "culpabilidad" se trata de responsabilidad subjetiva. Digo, le robaste a un amigo, o a un desconocido o jodiste a sabiendas a alguien, (pero no neuroticamente, no digo en eso de #el me queria y me garche a su mejor amigo) sino en cosas como que hiciste algo para que (ponele) lo echaran del trabajo... bueno, esos secretos que no me los cuenten, que reparen el daño. No me gustaria ser confidente de hijos de puta.(por supuesto se que los secretos que te contaron no son de este tenor, si no tu razonamiento seria muy otro) (hablo por el gusto de charlar, nomas, tu no te enojes)

    ResponderEliminar
  2. Me suele pasar algo parecido, mucha gente hace catarsis con uno. Tal vez tenga que ver con tener la personalidad del que escucha más que el que suele charlar, del introvertido.
    Buen tema de Soda! Me recuerda mucho al Chelo, un amigo
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!