domingo, 7 de febrero de 2016

Demoliendo hoteles

Me gusta viajar, siempre que puedo lo hago.
Conozco hostales y alguno que otro hotel porque tiendo a ser más un turista urbano.
A veces, por el trabajo también me toca viajar a alguna capacitación en otra ciudad o seminarios, etc.
Esto no ocurre muy seguido en todo caso, puede ser dos al año, a veces sólo una, en otros años nada.
Pero entre el 2008 ó 2009 viajé a la ciudad chilena de Temuco para participar en un taller. Todo financiado por la embajada estadounidense en Santiago y a través de un convenio con el lugar donde trabajo.
Genial, el viaje además incluía alojamiento en un hotel 4 estrellas por dos noches. Fabuloso!
Todo bien con el hotel sólo que durante la mañana y tarde debía asistir al taller y como luego saldría a comer sería más un lugar de descanso.
La primera noche y tras volver de una salida con el grupo a  explorar la movida nocturna, me tenté con el mini bar que ponen en las habitaciones de algunos hoteles. Había una tarjeta con fotos de los productos ofrecidos en el interior pero ni la miré porque quería descubrirlo por mí mismo. Ahí había un six pack completo de cervezas Budweiser heladitas, que no serán artesanales, pero es cerveza al fin y al cabo!

Había también adentro unas botellitas de whisky, de esas de colección y que al abrirlas equivaldrán a un vaso creo. Para comer había unas papas fritas, mini galletitas con chips de chocolate Kuky, paquetes de maní salado y vino blanco con no recuerdo qué más.
Me serví las cervezas y maní pensando que esto era "cortesía" del hotel.
Cuando tuve que registrarme de salida y asumiendo sería un trámite rápido (ya que mi estadía estaba ya pagada) me informan amablemente en la recepción que debería cancelar algo, lo consumido en el mini bar. Al ver mi cara de sorpresa la recepcionista detalló lo consumido en mi estadía: un six pack de cervezas budweiser, una botella de agua mineral sin gas y maní (suerte que no tomé las galletitas).
Ese six pack, que en un negocio cualquiera cuesta 2 mil quinientos pesos chilenos, en esa boleta me figuraba a casi el triple de ese precio!

Fue una triste lección pero ahí aprendí que lo que haya en mini bares de hoteles cuesta plata y mucha.
Sin embargo, al año siguiente en otra ciudad y otro hotel encontré la solución táctica alternativa :)

El truco consiste en examinar durante la mañana o al llegar al hotel, qué cervezas hay. En este otro hotel donde lo probé, por ejemplo, tenían un six pack de Cristal.
Luego sales a tu evento y en el camino de vuelta compras el mismo six pack y lo llevas al hotel en alguna mochila. Una vez en la habitación, disfrutas las cervezas heladitas que hay dentro y dejas las tibias reponiendo las anteriores :)
Se ahorra mucha plata porque también después corroboré que esa tarjeta sobre el mini bar que ignoré la primera vez, contenía los precios, como en todos lados deben mostrarte el precio. Esas botellitas de whisky de colección que no bebí estaban a unos 6 mil pesos aprendí después.
En todo caso no soy el primero ni el único que da con este "truco" porque en otros hoteles dejan el mini bar cerrado con llave y si uno desea algo la debe solicitar.


De todos modos, tomarse unas cervezas heladitas tendido en la cama, con las cortinas de las inmensas ventanas abiertas, mirando la ciudad nocturna, que a pesar de estar en tu país,  luce extranjera, escuchar el propio sonido de esta ciudad de pasada, sus aromas entrando por la ventana abierta... vale totalmente lo que uno quiera pagar si se encuentra con un minibar en cualquier hotel.





3 comentarios:

  1. He escuchado ese truco, es un clásico.
    Y me parece bien porque es un ejemplo de avaricia el que cobren todo lo que hay en el minibar, algo gratis podría tener.
    Y porque de una forma u otra se paga, reponiendo el minibar, no se lo deja vacío. Y es una estafa los precios exagerados. Si los precios fueran los correctos, no haría falta recurrir a esa estrategia.
    Interesante anecdota.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo!
    Muchas gracias por leer y comentar!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo!
    Muchas gracias por leer y comentar!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!