jueves, 11 de febrero de 2016

El Pub Gamer - nostalgia de arcades 80eros (post no editado, perdonad las faltas y pobre redacción, já)

Hoy quedé de ir con un colega al nuevo pub de la ciudad, uno que se auto denomina "pub gamer".
A pesar de ser yo maestro de inglés no veo con buenos ojos que importemos palabras inglesas -práctica tan común en Chile- para contaminar nuestro bello idioma. ¿"Purista" me llamarán? No, es sólo que no todo el mundo habla inglés ni entiende esos conceptos nuevos y me parece que aquello limita el público que pueda acceder a ellos. Por ejemplo si aparece un aviso en el diario que diga: Running para todos, inscripciones gratis. Si alguien no sabe qué significa running no le interesará. Igual pasaba el otro día cuando invitaban a una interesa sesión de "mapping" en el centro de la ciudad. Quien no sepa qué es eso no irá tal vez. Por eso me pregunto por qué no poner "sesión de proyección de arte sobre fachadas de edificios, o no sé, algo así.
En fin, fui al pub gamer.
Caminé por la avenida principal, calculé 20 minutos en llegar sin embargo mi cálculo apestó poque en 6 minutos ya estaba cerca. Decidí sentarme en una de las bancas de la avenida a ver la vida pasar y de paso hacer tiempo. Como mi celular es simple (no tiene cámara, no navega en Internet, tiene una gráfica de mierda, y digamos las cosas como son, es un pre pago que sólo hace llamadas y me permite mandar mensajes de texto, nada más. Descartado el matar tiempo mirando facebook, whatsapp o todo lo que hace la gente con "smartphones" já.
Obligado a contemplar la vida y los árboles que recorren la avenida Bulnes.
Personas pasan, pero me llama la atención una dama entrada en sus 40 probablemente pero con un atractivo que no me fue indiferente, y no tanto en lo físico sino en sus graciosos movimientos. Llevaba un perrito que a ratos se escapaba y ella -sosteniendo firmemente la correa- lo seguía.
Sus zapatillas eran como de niña y de hecho su elección de vestimenta era juvenil y casi de gimnasio. Sonreía mientras su perrito se salía del camino central de la avenida y seguramente notaba cómo yo sentado a pierna cruzada la admiraba.
Llegó la hora. Caminé, este pub queda en un sector desde el cual se ven los árboles que rodean la casa de mis padres, mi casa de infancia... Inevitables recuerdos, personas y momentos vividos en esos árboles y sector me invaden deliciosamente.
Me paro frente al pub según lo acordado. Mi colega y amigo no aparece. Ya han pasado dos minutos. Lo llamo, celu apagado. No importa, sé que él tiene un celu igual de pre histórico que el mío y lo usa igual de poco que yo. Decido entrar.

El pub, que se llama "Check Point" tiene una escalera amplia y colorida, ya que queda en un segundo piso. Yo conozco este lugar porque en los 80's también jugaba por aquí con mi hermano, no olvidemos que estos son mis "territorios" y es que está emplazado dentro del Club Hípico. Campo en el cual jugué en mi infancia.

Entro. Recuerdo que en este lugar hay aún más peldaños, mientras me concentro en mirarlos un tipo alto me saluda cordialmente y me pregunta para cuántas personas querré mesa.
Me acomoda en una para dos cerca de la entrada, le pido una más alejada de la entrada, me ofrece una en rincón, perfecto.
Música desconocida de fondo pero agradable y ahí veo bien lo que se hizo en este local: una idea fantástica a mi gusto y que les está trayendo muchas ganancias a los que decidieron atreverse a poner este tipo de pubs en mi ciudad. Hay varias pantallas HD en la pared con sillones donde la gente puede jugar consolas como Play Station, WiiU y Xbox. En otro sector están los 80eros "arcades" (anglicismo de nuevo, já).






Luego, diviso televisores antiguos, no pantalla plana sino que de esos tipo caja. Ahí están las "SNES" y "Nintendo 64" creo.

Mi amigo me llama, entra. Me pido obviamente una jarra de 500cc de cerveza sabor calafate. Hay tragos con referencias a video juegos pero a mi gusto pequeña la carta, bueno, están comenzando. En todo alrededor la decoración está dedicada a ya sea video juegos o animé.
Además pido un sándwich que la verdad está más o menos. Mi amigo se pide una Fanta con otro tipo de sándwich también.
Luego nos animamos a probar suerte en los "arcades" porque él también es un nostálgico de dichas máquinas de los años 80's a pesar de ser algo menor que yo (que cuento 38 inviernos :)
Estos aparatos son espectaculares porque si bien conservan la forma tradicional con los "joysticks", botones rojos y ranura para monedas o fichas dentro tienen un pc con un programa "emulador" de los arcades viejos: la magia es que al acercarte a la pantalla lo que ves es un menú de más de 50 juegos para elegir. Probamos los "Street Fighter" y "Double Dragon" donde me venció con facilidad, pero luego sugerí uno donde yo me lucía en mi época pre púber: Tortugas Ninja  y además es "cooperativo" así que no tendríamos que pelearnos más sino que darle palizas a la inteligencia artificial. Gratos recuerdos mientras jugaba, tal como en el año '88... obviamente yo al mando de mi tortuga favorita, la roja pero cuyo nombre no recuerdo, ¿Rafael?



No es fácil lo confieso, volver a jugar algo que no practicabas hace casi 30 años...

Pasamos a otro juego clásico de los salones de flippers de la época: otro que también me "daba vuelta" es decir terminaba en mis años mozos... el Final Fight, donde uno podía elegir entre 3 personajes para ayudar al alcalde(!) a encontrar a su hija, raptada por un malo.


Yo jugaba con el karateca rojo y hoy volví a usarlo tras más de 2 décadas. Mi colega, a pesar de ser casi 15 años menor que yo conoce estos juegos gracias a los "emuladores" así que se manejó bien y bueno, tras unos 15 minutos terminamos el juego. Luego camino a casa tras despedirnos con esa misma sensación que sentía tras salir de los salones de arcade con un amigo en la infancia, el saber que no te queda plata en los bolsillos y por eso debes irte a casa, pero en tu cabeza sigue todo el juego dando vueltas, las imágenes, los sonidos, las jugadas que hiciste, lo que aprendiste... y bueno... las cosas han cambiado por suerte, já.

Llegué a mi casa para ser recibido como de costumbre por mi tricolor gatita "Canela" y vuelvo a 2016.








2 comentarios:

  1. Genial entrada y genial lugar que pusieron en tu ciudad!!!! No vi ninguno asi por acá...

    Y me sorprende la elección de Bowie, un temazo que es disfrutable por pocos ja dado su excentricidad ja...

    ResponderEliminar
  2. Un tema muy cantado por distintos artistas ese pero esta versión es mi favorita! Qué viva la excentricidad je

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!