martes, 2 de febrero de 2016

¿Te gusta negarte para agradar?




"Abadía en el robledal" - por Caspar David Friedrich (1809)

Esa búsqueda constante de los románticos,
con la paradoja de querer entender la belleza y el arte pero desde su soledad,

porque cuando uno está emparejado todo lo demás pasa a segundo plano, se omnibula el corazón, la mente y las hormonas te vuelven un estúpido correspondido y correspondiendo un supuesto amor que quién sabe cuánto durará hasta que notes cómo poco a poco esa otra persona va tratando de "moldearte", de pedirte ciertas condiciones para amarte...

Como si para amar y ser amados debiésemos cumplir requerimientos de un otro.

Y tanta gente lo hace, y se declara feliz, mejora su calidad de vida y hasta andan más felices.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!