lunes, 29 de febrero de 2016

I don't think about you. I drink about you

Hace pocos días vine a pillarme en todos los medios de comunicación nacional y redes sociales (a raíz del festival de Viña en Chile) con esta gran mujer!

Hay algo en ti de otra era, sacado de otra era, otra era mental...



Cuento obscurum

En unos días pretendo enviar unos cuentos a un concurso cuya característica principal es que tu cuento no debe exceder 100 palabras. La temática es sobre cómo es vivir en esta ciudad. Se puede enviar hasta 5 cuentos, yo obviamente enviaré 5 já.
Ya tengo de hecho unas 4 ideas bosquejadas que debo trabajar.
Sin embargo lo que deseo escribir a continuación no es un cuento susceptible a ser enviado al jurado del concurso arriba descrito...


Creían los poetas que el amor era un sol, que lo idóneo era tener un amor al lado que te haga ver como si antes hubieras sido ciego que tú también puedes brillar en esta vida solo...






Pues bien, no siempre se escribe sobre el otro amor, el amor obscuro. De oscuras noches, cargadas de enigmáticos demonios que acompañan tu solitaria estancia nocturna, que revolotean, te murmuran, te intentan encandilar, olvidando que de noche
la luz no tiene la fuerza que de día.

Y aún, la belleza de una noche puede si no desmayas


puede hacerte
ver cómo brilla  (y cómo brilla!) el corazón sin que el reloj tenga aún el "am" ni por las ventanas se cuele esa odiosa luz con celeste fondo!




La moda

1.
Gusto, costumbre o uso, o conjunto de ellos, propios de un grupo, un período de tiempo o un lugar determinados.



Esa es la definición que provee Google.
Pensaba hoy en la moda, qué es la moda. Inmediatamente pienso en ropa que la gente usa. 
La moda puede ser elegida u odiada, pero parece no dejar indiferente; y no hablo de moda de pasarelas en París, Italia o Nueva York, hablo de elegir un estilo de vida por sobre otros, incluso quienes promueven valores como el veganismo, el zen o la "contracultura" suelen "uniformarse" con ropas fácilmente predecibles: abundan las telas (quizá en consecuencia a no usar ropas de transnacionales), flores, colores o lana. 
A mí me gusta la onda zen u oriental. El año antepasado estuve a punto de ir a un encuentro de todo un día para meditación y cosas por el estilo, se pagaba un pequeño arancel pero la experiencia era prometedora. Comencé a mirar las fotos en el grupo de Face y algo que no me sorprendió: todos van a esas sesiones "uniformados", nadie de jeans, un chaleco o camisa. Parece que la norma es vestirse con ropas de yoga. Es cierto, quizá es ropa más cómoda, pero no olvidemos que la comodidad es un concepto tan relativo... lo que es cómodos para unos es ridículo para otros, y así.
No tengo un buzo deportivo ni tengo interés en comprarme las ropas que me hagan "encajar" en dichos grupos ni menos deseo asistir a encuentros donde todo el mundo se viste de cierta forma para asistir. Casi como designio del universo, además ese día me tocó trabajar así que no fui.

--------
Siguiendo más allá, la moda puede ser pasajera o duradera. Los jeans parecen nunca pasar de moda, por ejemplo, sólo les cambian el color, ajustan por aquí por allá, los cortan, rasgan o doblan, le sueltan un lado u otro,  hasta le agregan cosas, como en los 90's...

--------

En lo personal no soy muy bueno siguiendo modas o bien llego tarde já, pero todo bien, tengo más mi estilo y no pocas veces me visto según me siento. Hay días en que me gusta usar algo negro, otras veces me pongo una camisa amarilla. Astrológicamente he encontrado explicaciones a esto: tengo ascendente en el límite entre el sobrio capricornio y el eccéntrico acuario. Que se jodan las normas, en casa de hecho uso ropa rota o muy vieja. incluso ropa que no he lavado já y me siento cómodo.
Pienso así mismo que todo el mundo seguramente al igual que yo se coloca lo que le place así que nadie puede venir a juzgarles o despreciar sus looks, sean estos reggetoneros, zen, o simplemente creativos y originales.






viernes, 26 de febrero de 2016

Mis amigos en problemas

Que triste coincidencia, dos de mis grandes amigos de la vida, desde la media, han sido afectado por eventos catastróficos en este mes.
Hace poco me enteré de las noticias, uno peligra su trabajo por tener los huevos de pedir condiciones más humanas y justas y el otro tuvo que ser operado de la rodilla por la grave lesión sufrida a manos de unos que quisieron robarle el auto en la puerta de su casa...
Inevitablemente me afecta ver a mis amigos en problemas.


Doy Gracias

Sólo quiero dar gracias, a quienes leen este blog y a quienes también comentan.

Algunas amistades de mi país a quienes les he dado la dire de mi blog y algunos amigos que tengo Argentina más un par de incógnitos son los pocos seres que me honran dedicando tiempo de sus vidas para leer estos garabatos e ideas con horrible redacción.

Os amo adoro y agradezco!


jueves, 25 de febrero de 2016

El celu nuevo

El año pasado en julio, el 28 para ser exactos perdí mi celu, era un lindo iphone 4 igual obtenido gratis gracias a amarrarme a un plan como por 18 meses con Entel de Chile, já.
Lo extravié de manera estúpida.

Me autocastigué con no gastar (un puto peso) en celulares caros, así que me planté un pre-pago modesto;

"el más barato" -me recuerdo preguntándole a la señorita que me atendió.



El más barato: nokia tipo ladrilo de $10 lucas (unos 7 dólares) no tiene cámara ni acepta aplicaciones, es como 80tero jajaja. Nah, bendigo el hecho de que sí manda mensajes de texto je.

Ahora cambién algunos pedales de guitarra eléctrica por un celu "inteligente" otra vez.
Tras 7 meses vuelvo al mundo Whatsapp. No si estoy tan seguro si quería eso :(
Pero por fin vuelve la cámara fotográfica en todo momento :) la aplicación para afinar la guitarra con precisión, la comodidad de jugar ajedrez online ahí y tantas cosas más.

Como diría un amiga, "I'm jápi".

Más sabe dios por viejo que por dios

Eso se me ocurrió hace un rato y me parece que aplica. Me inspiré y redacté una pequeña historia a modo de parábola já.

Quien quiere algo con la pareja "del prójimo" de repente debería recordar
que dios dijo: 
"no desearás a la mujer del prójimo"
y creo que realmente lo hizo para advertirte sobre el comportamiento humano, más que para aburrirte con cátedra religiosa.

Imaginen a dios diciéndote: "si se meten con la del otro, fine, pero piensa que el otro se va a poner celoso y habrá discordia 
problemas evitables. (anque lo inevitable es a mi gusto perfecto, já)

Mas sabe dios por viejo que por dios.

domingo, 21 de febrero de 2016

El festival de Jazz en la Patagonia

Como he dicho antes vivo en una pequeña ciudad en la Patagonia. Bueno, debería mencionar que en el lado chileno sólo por protocolo pero la verdad es que aquí como no tenemos cordillera de los Andes que nos divida chilenos y argentinos convivimos en paz. Compartimos el aislamiento y cierta dejación de parte de los gobiernos centrales de nuestros países y nos gusta a veces sentirnos más patagónicos que chilenos (creo que en el lado chileno la separación con el resto del país es más dramática debido a nuestra loca geografía). Y bueno aquí en mi ciudad no diremos que la movida cultural es demasiado significativa por la lejanía: a cualquier artista le sale muy caro venir hasta acá y para tocar en una ciudad de unos 170 mil habs.. no es rentable.
De todas maneras afortunadamente hay gente que se está moviendo para hacer cosas y así tenemos una fundación creada por particulares que con mucho esfuerzo, talento pero sobre todo altruismo trae jazz a mi ciudad, algo escaso diremos.
No soy un fanático del jazz y de hecho no lo toco tampoco en guitarra porque es difícil sin embargo disfruto a veces una buena sesión "jazzística", no lo negaré.

El festival dura tres o cuatro días pero ayer tocaba un amigo profesor de música. De hecho juntos preparamos algunas de sus canciones porque eran en inglés y le ayudé a pulir las pronunciaciones.
Me fui caminando porque por suerte era en un gimnasio a pocas cuadras de aquí.

Llego al lugar, hay muchos autos y grandes jeeps o camionetas afuera: parece que a este evento venía la élite de la ciudad já.
Yo seguí caminando con las manos en los bolsillos de mi chaqueta negra (aquí en Patagonia el verano se caga en nosotros y la temperatura de ayer a las 20 hrs al menos era de unos 8 a 12 grados, igual agradable para un pinguino.
La avenida con todas sus luces y arriba la tarde ya más oscura.
Entro siguiendo a la gente porque nunca había venido a este gimnasio del empresa nacional del petróleo y ni idea tenía de dónde queda la entrada.
Las gentes arregladas, maquilladas, con sus mejores ropas y finos perfumes entraba de a dos o en grupos. Llego a la puerta, que es doble, me siento como entrando a una catedral: este lugar no es el gimnasio típico que me imaginé, de hecho no hay graderías ni pistas de fútbol ni aros de básket ni nada deportivo! este recinto se parece más a uno los salones que el casino local arrienda para eventos.

Bueno, admito que está muy lindo y dominando todo en el centro el escenario con unos instrumentos raros (africanos) atrás: esto promete.

Me gusta sentarme al centro y ojalá cerca del escenario, porque un músico aparte de querer disfrutar la música puede observar la ejecución de los sobre el escenario. O reír si alguien se equivoca, já.
Me encuentro con mi amigo en impecable traje preparado para presentarse con su banda de blues. Le deseo "mierda mierda" y me echa una broma sobre cómo me reiré de su inglés, le aseguro que le saldrá espectacultar.

Aún hay puestos disponibles. Llego a la zona que yo quería, le pregunto a tipo sin expresión si acaso la silla de al lado está libre, asiente y me acomodo leyendo mi programa (que entregaban en la entrada unas señoritas).
Todo bien, ahora observo las gentes porque aún hay abundante luz. Observar gente entretiene cuando un show no comienza a la hora...

En general abunda gente mayor de 25 años aquí.
Gente que no habla mucho con los de al lado. Algunos se semi levantan para observar a todo alrededor buscando alguien a quien saludar.
Gente con sus teléfonos inteligentes y tomándose selfies, puedo adivinar esos estatus de Facebook: "en el (bla bla bla) pronto a disfrutar buena música - esta persona se siente artística".
Y bueno, al final hay murmullo general: los músicos se acercan al escenario.
Me doy cuenta que unas 2 filas adelante mío hay aún un puesto entre dos damas. Me voy y le pregunto a la más joven si está libre esa silla, me dice que sí. Me siento. La mujer de mi izquierda y de mayor edad sin embargo me mira no de mejor manera aunque sin decir nada. Me doy cuenta que debería haberle preguntado a ambas, de pronto la escucho hacer una llamada telefónica diciendo "sí, ya estamos acá, quedamos al centro" y me siento culpable porque su amistad o quien sea no podrá sentarse junto a ella porque veo de reojo que a su izquierda no tiene puestos cercanos libres tampoco. Pero bueno, la vida es perfecta, quizá alguien requería valorar la puntualidad esa noche, já.
Suben los 6 músicos. Sonrientes algunos, nerviosos otros.

Abren con un potente blues y continúan impecablemente hasta finalizar con un décimo tema o algo así, más un encore o tema final a pedido del público cuando ya se habían bajado del escenario. Mi amigo se lució con su inglés aunque el batero a mi gusto le dió demasiado fuerte a la batería en los temas opacando otros instrumentos. La cosa es blues no rock loco!


Luego viene un músico de Guinea, Africa, quien es percusionista.
Presenta sus instrumentos, varios africanos así que desconocidos a nosotros los magallánicos je.
Uno en particular es cautivante, se llama balafón 






y al finalizar la primera pieza, de unos 10 minutos, explica con ayuda de intérprete franco-española que ese instrumento es espiritual y le habla al alma de quien escuche. Concuerdo con eso.
Tras unos 6 temas me voy, me siento cansado, con hambre y débil, por lo que decidí encaminar a casa bajo un cielo nocturno no tan helado y yo diría incluso con una cálida brisa.

Acercándome a casa decido tomar una calle que nunca tomo. Descubro con alegría que hay un localcito de sánduiches y pizzas. Tienen sus precios en la ventana, está muy barato.
Es una piecita de una casa que habilitaron como local. No hay nadie. En los casi 2 metros cuadrados para los clientes no hay nadie. Luego una barrera de madera y ahí una señora mayor con su delantal blanco y rodeada de cocinas antiguas, una freidora pequeña y alimentos varios en el mesón junto a los utensilios propios del oficio.

Me doy cuenta por qué el local se llama "El rincón de la wely" (wely= diminutivo para abueli en Chile já). Ella debe ser la abuela. Le pido un ave palta (que sale 2.500 pesos, cuando lo standar es 3500 o más). Como ve que observo con detención el menú pegado en la pared me dice que también tienen esos teléfonos y uno puede pedir y venir a buscarlos. Todo bien, me pregunta si querré mayo.
Me llevo mi sándwich con mayo envuelto en papel aluminio bajo el cielo nocturno.

En la avenida cercana a mi casa no me aguanto y abro el caliente sándwich para probar unas 3 mascadas.

El paraíso existe.





viernes, 19 de febrero de 2016

¿Será la luna, Ms. Yves?

Vivo en la Patagonia. La parte helada de Chile, la parte alejada, la parte que queda más cerca de la Antártida que de la propia capital y por eso nos sabemos afortunados.

La ciudad no es tan grande, unos 170 mil habitantes según el último censo, (en realidad no sabemos exactamente cuántos somos en este país já.)

Y más encima es la región más extensa del país así que hay más lugares para habitar y bueno parece que a los nacidos en estas lejanas tierras tiende a gustarnos el aislamiento y la soledad, o bien aquí la lucha es más intensa. Algunos muchos la abrazan con amor, otros cometen horrendos crímenes o se suicidan para intentar evadirla.
Pero aquí en la inhóspita patagonia se ganan también otros milagros, baste con mirar a los cielos magallanicos incluso desde dentro de la ciudad para apreciar estrellas australes.
A veces salgo afuera de mi casa de noche sólo para respirar aire nocturno, mirar directo sobre mi cabeza y ver la estrella más brillante de la noche, saludándome,

nunca
estamos
tan
lejos
realmente...
tú de mí
ni yo de ti.

jueves, 18 de febrero de 2016

Escuchar lo que te plazca

"Ah, te gusta Nirvana entonces eres un noventero."
"Ah, te gustan los Ramones, eres un punk."
"Ah, te gusta My Chemical Romance, eres un puto emo."
"Ah, te gusta Arjona, eres una romántica." -(pero si eres hombre es más duro el juicio!)
"Ah, te gustan los Soda, sos una ochentera."
"Ah, te gustan los Doors, la Janis y Deep Purple, eres del rock clásico."
"Ah, te gustan los Slayer, sos un metalero."


-Me cago en tu puta minimización de personas reducidas a tu creencia de que se es la música que te guste.
En mi vida he disfrutado los más variopintos estilos musicales y no me siento parte de ningún "grupo" o clan. Si hay gente que le gusta juntarse sólo con "rockeros" o sólo con amantes de la música indie muy bien. A otros nos gusta la variedad y no nos interesa alinearnos con nada.


Lo interesante es que habemos muchas personas que elegimos cierta música para ciertos días -un lunes puede ser Chopin o María Colores, un martes Metallica o Caetano Veloso, al miércoles Luis Miguel y también un poco de Nocturnus, pero el jueves Sepultura y algo de Soraya. El viernes llega Jamiroquai y un sábado brilla Slayer por la tarde y Depeche Mode a la noche. El Domingo puedes poner lo mejor de la música hindú, algo de Nirvana y por qué no, su buen Virus.

Me cago en tus categóricas reducciones.

Eres mucho más que la música que escuchas.

martes, 16 de febrero de 2016

Algo en el camino

He leído que Kurt Cobain de Nirvana era un "feminista". 
Sin embargo me cargan las etiquetas, de cualquier tipo. Es como minimizar a alguien sólo a lo que creemos ver de él.
Sin embargo puedo ver de dónde viene dicho título. Era él quien escribió en una canción:
"Nunca conocí hombre sabio y si conocí alguien sabio siempre era mujer."

El ser capaz de ver la verdad no le hace a uno merecedor de etiquetas. Quien vea la verdad que la comparta por la faz de la tierra, ojalá libre de encasillamientos que los destinados a abrir ojos en los demás son mucho más que una palabra, que un nombre, que un número.


domingo, 14 de febrero de 2016

San Valentín, ¿pero y qué pasa con los solteros? :ñ(

Una de las canciones más románticas que conozco es "I touch myself" de Divinils. En los años 90's me parecía sólo otra canción más que pegó en las radios, pero cuando mejoré mi inglés y entendí lo que decía me gustó ja ja.
(La traducción no es perfecta pero sirve.)



¡Mujeres, dedíquenle esta canción a su enamorado, que es lo mejor que le pueden decir a un hombre! je






viernes, 12 de febrero de 2016

Inspirado

Siempre perdía sus llaves,
Nunca encontraba sus llaves,
Solía perder sus llaves,
Olvidaba dónde buscar las llaves.


Retrocedía a casa a buscarlas,
en ese camino se repetía a sí mismo cómo no volvería a olvidarlas.

Y aún, seguía olvidando sus llaves. Ideó soluciones. Sin resultado positivo. Decidió un bolsillo prioritario para las llaves. Nada.

Siempre olvidaba sus llaves,
no sabía donde habían quedado, 
en algún lugar las había puesto pero ahora no era posible recordarlo.


¡Tanto perdía sus llaves!
Y aún, nunca puertas encontró cerradas.


jueves, 11 de febrero de 2016

El Pub Gamer - nostalgia de arcades 80eros (post no editado, perdonad las faltas y pobre redacción, já)

Hoy quedé de ir con un colega al nuevo pub de la ciudad, uno que se auto denomina "pub gamer".
A pesar de ser yo maestro de inglés no veo con buenos ojos que importemos palabras inglesas -práctica tan común en Chile- para contaminar nuestro bello idioma. ¿"Purista" me llamarán? No, es sólo que no todo el mundo habla inglés ni entiende esos conceptos nuevos y me parece que aquello limita el público que pueda acceder a ellos. Por ejemplo si aparece un aviso en el diario que diga: Running para todos, inscripciones gratis. Si alguien no sabe qué significa running no le interesará. Igual pasaba el otro día cuando invitaban a una interesa sesión de "mapping" en el centro de la ciudad. Quien no sepa qué es eso no irá tal vez. Por eso me pregunto por qué no poner "sesión de proyección de arte sobre fachadas de edificios, o no sé, algo así.
En fin, fui al pub gamer.
Caminé por la avenida principal, calculé 20 minutos en llegar sin embargo mi cálculo apestó poque en 6 minutos ya estaba cerca. Decidí sentarme en una de las bancas de la avenida a ver la vida pasar y de paso hacer tiempo. Como mi celular es simple (no tiene cámara, no navega en Internet, tiene una gráfica de mierda, y digamos las cosas como son, es un pre pago que sólo hace llamadas y me permite mandar mensajes de texto, nada más. Descartado el matar tiempo mirando facebook, whatsapp o todo lo que hace la gente con "smartphones" já.
Obligado a contemplar la vida y los árboles que recorren la avenida Bulnes.
Personas pasan, pero me llama la atención una dama entrada en sus 40 probablemente pero con un atractivo que no me fue indiferente, y no tanto en lo físico sino en sus graciosos movimientos. Llevaba un perrito que a ratos se escapaba y ella -sosteniendo firmemente la correa- lo seguía.
Sus zapatillas eran como de niña y de hecho su elección de vestimenta era juvenil y casi de gimnasio. Sonreía mientras su perrito se salía del camino central de la avenida y seguramente notaba cómo yo sentado a pierna cruzada la admiraba.
Llegó la hora. Caminé, este pub queda en un sector desde el cual se ven los árboles que rodean la casa de mis padres, mi casa de infancia... Inevitables recuerdos, personas y momentos vividos en esos árboles y sector me invaden deliciosamente.
Me paro frente al pub según lo acordado. Mi colega y amigo no aparece. Ya han pasado dos minutos. Lo llamo, celu apagado. No importa, sé que él tiene un celu igual de pre histórico que el mío y lo usa igual de poco que yo. Decido entrar.

El pub, que se llama "Check Point" tiene una escalera amplia y colorida, ya que queda en un segundo piso. Yo conozco este lugar porque en los 80's también jugaba por aquí con mi hermano, no olvidemos que estos son mis "territorios" y es que está emplazado dentro del Club Hípico. Campo en el cual jugué en mi infancia.

Entro. Recuerdo que en este lugar hay aún más peldaños, mientras me concentro en mirarlos un tipo alto me saluda cordialmente y me pregunta para cuántas personas querré mesa.
Me acomoda en una para dos cerca de la entrada, le pido una más alejada de la entrada, me ofrece una en rincón, perfecto.
Música desconocida de fondo pero agradable y ahí veo bien lo que se hizo en este local: una idea fantástica a mi gusto y que les está trayendo muchas ganancias a los que decidieron atreverse a poner este tipo de pubs en mi ciudad. Hay varias pantallas HD en la pared con sillones donde la gente puede jugar consolas como Play Station, WiiU y Xbox. En otro sector están los 80eros "arcades" (anglicismo de nuevo, já).






Luego, diviso televisores antiguos, no pantalla plana sino que de esos tipo caja. Ahí están las "SNES" y "Nintendo 64" creo.

Mi amigo me llama, entra. Me pido obviamente una jarra de 500cc de cerveza sabor calafate. Hay tragos con referencias a video juegos pero a mi gusto pequeña la carta, bueno, están comenzando. En todo alrededor la decoración está dedicada a ya sea video juegos o animé.
Además pido un sándwich que la verdad está más o menos. Mi amigo se pide una Fanta con otro tipo de sándwich también.
Luego nos animamos a probar suerte en los "arcades" porque él también es un nostálgico de dichas máquinas de los años 80's a pesar de ser algo menor que yo (que cuento 38 inviernos :)
Estos aparatos son espectaculares porque si bien conservan la forma tradicional con los "joysticks", botones rojos y ranura para monedas o fichas dentro tienen un pc con un programa "emulador" de los arcades viejos: la magia es que al acercarte a la pantalla lo que ves es un menú de más de 50 juegos para elegir. Probamos los "Street Fighter" y "Double Dragon" donde me venció con facilidad, pero luego sugerí uno donde yo me lucía en mi época pre púber: Tortugas Ninja  y además es "cooperativo" así que no tendríamos que pelearnos más sino que darle palizas a la inteligencia artificial. Gratos recuerdos mientras jugaba, tal como en el año '88... obviamente yo al mando de mi tortuga favorita, la roja pero cuyo nombre no recuerdo, ¿Rafael?



No es fácil lo confieso, volver a jugar algo que no practicabas hace casi 30 años...

Pasamos a otro juego clásico de los salones de flippers de la época: otro que también me "daba vuelta" es decir terminaba en mis años mozos... el Final Fight, donde uno podía elegir entre 3 personajes para ayudar al alcalde(!) a encontrar a su hija, raptada por un malo.


Yo jugaba con el karateca rojo y hoy volví a usarlo tras más de 2 décadas. Mi colega, a pesar de ser casi 15 años menor que yo conoce estos juegos gracias a los "emuladores" así que se manejó bien y bueno, tras unos 15 minutos terminamos el juego. Luego camino a casa tras despedirnos con esa misma sensación que sentía tras salir de los salones de arcade con un amigo en la infancia, el saber que no te queda plata en los bolsillos y por eso debes irte a casa, pero en tu cabeza sigue todo el juego dando vueltas, las imágenes, los sonidos, las jugadas que hiciste, lo que aprendiste... y bueno... las cosas han cambiado por suerte, já.

Llegué a mi casa para ser recibido como de costumbre por mi tricolor gatita "Canela" y vuelvo a 2016.








martes, 9 de febrero de 2016

Bioritmo alto?

Hoy me he sentido feliz. Y eso que me levanté tarde y no tuve que trabajar mucho.
Dsifruté caminar al trabajo, eligiendo pasar bajo árboles, contemplando el cielo mitad despejado, mitad nubes amenazadoras. 
Sentir el sol en mi cara, cruzar la calle de manera chistosa, reír mucho en el trabajo.
Y la vida se construye momento a momento, eligiendo nosotros qué disfrutar y qué llorar.


Breve estadía en Rosario, Argentina

Me gusta viajar a Argentina, siempre la paso bien allá, sea en la ciudad cercana de aquí en la patagonia o las urbes mayores del norte.

Rosario.
Hace un par de años fui allá. En realidad mi plan era tomar un bus desde Córdoba a Buenos Aires pero como viajé en verano me di cuenta que el tramo con temperaturas sobre 30 grados podría hacerse largo así que decidí hacer una escala de una noche a esta ciudad.
Mi amigo Jlo de Buenos Aires me contó que en Rosario están las mujeres más lindas del país así que bueno, al diablo los museos habría que buscar donde ver mujeres guapas je.
Debo haber llegado tipo 4 de la tarde a la estación de buses, muy linda por cierto. Recuerdo sí que apenas bajé sentí demasiado calor, había creo 38 grados C ese día. Y sobra mencionar que para un habitante de la Patagonia, cercano a glaciares y pinguinos, los 38 graditos son más fuertes que para un habitante del área, acostumbrado. (Aquí en verano las temperaturas más altas andan entre los 24 y 27 graditos no más y eso sólo unos pocos días en Febrero...)

Pero dentro de todo era soportable... a la sombra de la estación porque cuando salí a la calle, aparte de ser saludado por un radiante sol me dio con todo el golpe de calor. Recuerdo que me costó respirar al principio y bueno, me propuse encontrar rápido hostal. A pesar de la era de Internet, las reservas "online", los "bookings" y tripadvisors varios recuerdo que ese viaje decidí hacerlo más "a la antigüa", buscando hostales tras bajarme. Confieso no soy tan malo en todo caso en ciudades nuevas, soy dentro de una ciudad lo que un excursionista fanático del campo en la naturaleza...
Por suerte había un par de hoteles muy cerca. Encontré el mío. Me recibieron. Era un hotel muy en mi onda: es decir con mucha madera oscura, luces tenues y ese toque antigüo.
Pasé directo a la ducha para luego dormir una buena siesta a la espera que "baje" el calor para salir a comer y explorar más la ciudad.
En el baño por cierto me llamó la atención que al igual que en Mendoza y Córdoba (en la Patagonia argentina también)  la ducha es "una sola" con el resto del suelo. Me explico, uno puede ducharse y el agua cae al suelo mojando todo el baño pero hay una rejilla que la drena y por si la gravedad no es prolija te dejan un elemento que es como un palo de escoba con una goma como para limpiar vidrios que uno toma y la usa para empujar y dirigir el agua a la rendija. El tema funciona, no es así en todos lados obviamente, sólo digo que en la mayoría de las hostales donde me quedé.

Gas Pimienta
No recuerdo en qué lugar de argentina fue pero sé que allá compré un llavero con un pequeño dispensador de gas pimienta, de ese para autodefensa, buenísimo para alguien que no es versado en artes marciales ni artes ofensivas ni menos mide 1.80 ni hace pesas o cosas como esas.
No había antes experimentado uno así que dudaba un poco de su efectividad: había que probarlo.

De hecho me acuerdo que tenía un amigo que me contaba que a los policías gringos les hacen soportar un ataque con las "stun guns" de esas que descargan electricidad, para que aprendan a saber cómo funciona esa arma no letal. Y bueno, si comprobaba su efectividad yo mismo, me figuré que andaría más confiado por las calles de cualquier ciudad de noche, já.

Así que pensé cómo y dónde sería la mejor de probarlo. La idea llegó rápido, aplicar un poco en la pared de la ducha, luego acercarme, olfatear y comprobar la cosa.
Manos a la obra, presioné muy rápido y suave a fin de mandar sólo un poco a la pared. Fue suficiente ya que una manchita café apareció. Me fui acercando de a poco, igual algo desconfiado pero a la vez precavido...

Fue de inmediato que mis ojos se llenaron de lágrimas, comenzó una horrible picazón en las vías respiratorias que se sentían cerradas (todo eso que pasa con el gas lacrimógeno que usa la policía pasaba con esto).
Horrible, las lagrimas caían y caían sin detenerse, supongo un reflejo del cuerpo intentando deshacerse del elemento extraño en el cuerpo. Me empecé a preocupar porque recordemos que sólo esa tarde venía de un caluroso viaje desde la aún más caliente Córdoba y algo deshidratado estaba y este flujo imparable de lágrimas iba ya para los 10 minutos, además en todo ese tiempo la nariz también comenzó a largar líquido, peor que en las etapas más agresivas de una buena gripe.
Bebía agua, pero tragarla era dolorosísimo.

En fin, resumamos en que fueron unos 15 minutos de dolor intenso para luego calmarse un poco el tema de los ojos al menos.
Sólo tras una media hora me sentí mejor para salir de casa e ir a cenar algo. Justo frente a mi hotel había un restorancillo que me tincó.
Pasé y grande fue mi alegría cuando vi en el televisor que justo ese día la selección sub 20 de fútbol chilena jugaba con la argentina, excepto por el detalle que no estaba yo en Chile. Alrededor lleno de argentinos futboleros de todas las edades con remeras de su selección y de otros equipos. Nadie con camisetas rojas, mal.
Ni todo el gas pimienta del país me ayudaría a salir de problemas si algo pasaba ahí ja ja, pero no importa, decidí ser un chileno amistoso y me quedé sin tratar de fingir un acento ché.
El garzón debe haber notado de inmediato mi procedencia pero me trató de lo más amable. Comí bien y durante mi primera quilmes se me ocurrió que si Chile metía un gol sería difícil no celebrarlo ja.
De todos modos, Argentina ganó y en Chile más encima expulsaron creo que a Gary Medel, todo mal. Se perdió pero bueno, todo bien y así pasé más piola.

Tras eso y ya recuperado del incidente de la ducha en el hotel me fui a conocer un poco los locales cercanos. Como estaba en la avenida de la terminal había bastante vida por ahí. Entré a unos dos bolichitos a aplacar el calor con las cervezas argentinas. Recuerdo en particular la de etiqueta blanca y letras doradas con nombre alemán, Schneider o algo así je.
De vuelta al hotel y a dormir.
Al día siguiente pude explorar el centro, el paseo peatonal donde en efecto pude comprobar que HAY mujeres excepcionales en Rosario!
Hice algunas compras en una disquería fabulosa y de vuelta al hotel a buscar mi equipaje y partir a Buenos Aires.





















domingo, 7 de febrero de 2016

Demoliendo hoteles

Me gusta viajar, siempre que puedo lo hago.
Conozco hostales y alguno que otro hotel porque tiendo a ser más un turista urbano.
A veces, por el trabajo también me toca viajar a alguna capacitación en otra ciudad o seminarios, etc.
Esto no ocurre muy seguido en todo caso, puede ser dos al año, a veces sólo una, en otros años nada.
Pero entre el 2008 ó 2009 viajé a la ciudad chilena de Temuco para participar en un taller. Todo financiado por la embajada estadounidense en Santiago y a través de un convenio con el lugar donde trabajo.
Genial, el viaje además incluía alojamiento en un hotel 4 estrellas por dos noches. Fabuloso!
Todo bien con el hotel sólo que durante la mañana y tarde debía asistir al taller y como luego saldría a comer sería más un lugar de descanso.
La primera noche y tras volver de una salida con el grupo a  explorar la movida nocturna, me tenté con el mini bar que ponen en las habitaciones de algunos hoteles. Había una tarjeta con fotos de los productos ofrecidos en el interior pero ni la miré porque quería descubrirlo por mí mismo. Ahí había un six pack completo de cervezas Budweiser heladitas, que no serán artesanales, pero es cerveza al fin y al cabo!

Había también adentro unas botellitas de whisky, de esas de colección y que al abrirlas equivaldrán a un vaso creo. Para comer había unas papas fritas, mini galletitas con chips de chocolate Kuky, paquetes de maní salado y vino blanco con no recuerdo qué más.
Me serví las cervezas y maní pensando que esto era "cortesía" del hotel.
Cuando tuve que registrarme de salida y asumiendo sería un trámite rápido (ya que mi estadía estaba ya pagada) me informan amablemente en la recepción que debería cancelar algo, lo consumido en el mini bar. Al ver mi cara de sorpresa la recepcionista detalló lo consumido en mi estadía: un six pack de cervezas budweiser, una botella de agua mineral sin gas y maní (suerte que no tomé las galletitas).
Ese six pack, que en un negocio cualquiera cuesta 2 mil quinientos pesos chilenos, en esa boleta me figuraba a casi el triple de ese precio!

Fue una triste lección pero ahí aprendí que lo que haya en mini bares de hoteles cuesta plata y mucha.
Sin embargo, al año siguiente en otra ciudad y otro hotel encontré la solución táctica alternativa :)

El truco consiste en examinar durante la mañana o al llegar al hotel, qué cervezas hay. En este otro hotel donde lo probé, por ejemplo, tenían un six pack de Cristal.
Luego sales a tu evento y en el camino de vuelta compras el mismo six pack y lo llevas al hotel en alguna mochila. Una vez en la habitación, disfrutas las cervezas heladitas que hay dentro y dejas las tibias reponiendo las anteriores :)
Se ahorra mucha plata porque también después corroboré que esa tarjeta sobre el mini bar que ignoré la primera vez, contenía los precios, como en todos lados deben mostrarte el precio. Esas botellitas de whisky de colección que no bebí estaban a unos 6 mil pesos aprendí después.
En todo caso no soy el primero ni el único que da con este "truco" porque en otros hoteles dejan el mini bar cerrado con llave y si uno desea algo la debe solicitar.


De todos modos, tomarse unas cervezas heladitas tendido en la cama, con las cortinas de las inmensas ventanas abiertas, mirando la ciudad nocturna, que a pesar de estar en tu país,  luce extranjera, escuchar el propio sonido de esta ciudad de pasada, sus aromas entrando por la ventana abierta... vale totalmente lo que uno quiera pagar si se encuentra con un minibar en cualquier hotel.





Moverse

La gente tiene muchísimas motivaciones. De todo tipo y no interesa en este post (ni este blog) juzgar a nadie, pero las motivaciones para algunos actos pueden ser impresionantes.

Y muy a menudo comentemos el error de preguntarnos por qué ciertas cosas no están ocurriendo en la vida o ciertas personas no están haciendo lo que nos encantaría que hicieran...

y bueno no tienen por qué adivinarlo!
---

Y aunque lo adivinaran no tienen por qué cargar en sus hombros la responsabilidad de aliviar nuestras cargas o hacernos felices.
Muchas veces en parejas se escucha que unos se esgrimen a otros motivos por los cuales el amor podría mermar... por lo tanto es necesario "cambiarlos", "repararlos".

---
Uno es lo que es, como esa fuerza que lo trajo a esta vida, ¿o es uno lo que una persona entre más de 7 billones de seres humanos opina que uno debería ser?

Lo interesante es que conozco personas que viven en función de cumplir con el estándar concebido por su pareja y se siente cómodos. 

Creo que la magia actúa cuando debe actuar, cuando no actúa es porque quizá es mejor así.
Vaya uno a saber -más que la vida mísma!



sábado, 6 de febrero de 2016

Iniciándome en Twitter

No usaba Twitter. Cuando nació no me interesó y cuando tuve que tomar una capacitación laboral donde nos hicieron crear una cuenta y aprender a usarla aún no siguió motivándome, hasta hace sólo unos 4 días.
Había un evento en vivo que me interesa. Lo seguí por youtube en directo y veía los "tweets" que la gente ponía y en una me di cuenta que uno de los presentadores pronunciaba vergonzosamente una cierta palabra en inglés que debía usar para esa transmisión así que me hice una cuenta rápido y me metí al evento en vivo y fue fantástico, ver ese flujo de mensajes (más expeditos que el mismísimo chat de facebook) de gente opinando en tiempo real sobre lo que estaba viendo. Aproveché de tuitear mi mensaje al presentador cuyo twitter era visible en pantalla advirtiéndole de que su pronunciación inglesa estaba sonando a otra palabra.
Hoy era la prueba de fuego, ver si había visto o no mi sugerencia que fue comentada por otro usuario también. La pronunciación del día de hoy fue perfecta.
La magia de twitter.


viernes, 5 de febrero de 2016

Lo de vivir con una gatita

En estos días en que estoy más o menos de vacaciones -porque no trabajo en las mañanas pero sí en las tardes- mi gata me despierta.
A pesar de que deje mi despertador ella se adelanta, me pisotea en la cama y como yo me hago el dormido con su garrita corre la oscura tela de la manga de camisa que uso para cubrir mis ojos de la luz que a esa hora domina toda la habitación.
Tiro unos inútiles manoteos -porque se escapa y vuelve a los dos minutos- hasta que finalmente debo salir de la cama, por lo general ella tiene razón en la mejor hora para levantarme.
:(

martes, 2 de febrero de 2016

¿Te gusta negarte para agradar?




"Abadía en el robledal" - por Caspar David Friedrich (1809)

Esa búsqueda constante de los románticos,
con la paradoja de querer entender la belleza y el arte pero desde su soledad,

porque cuando uno está emparejado todo lo demás pasa a segundo plano, se omnibula el corazón, la mente y las hormonas te vuelven un estúpido correspondido y correspondiendo un supuesto amor que quién sabe cuánto durará hasta que notes cómo poco a poco esa otra persona va tratando de "moldearte", de pedirte ciertas condiciones para amarte...

Como si para amar y ser amados debiésemos cumplir requerimientos de un otro.

Y tanta gente lo hace, y se declara feliz, mejora su calidad de vida y hasta andan más felices.


lunes, 1 de febrero de 2016

Días asoleados, calurosos de tibias noches

Qué más podría decir al respecto: incluso en Patagonia este verano está siendo misericordioso brindándonos calurosos días donde no sólo no he tenido que encender el calentador sino que además ando ligero de ropas.
Recuerdo el 2012 cuando viajé a Argentina, crucé de Santiago a Mendoza, luego a Córdoba, Rosario y la Capital Buenos Aires, gran viaje en bus, lo recomiendo. 
Para un pinguino como yo, que vive en una ciudad que queda más cerca de la Antártida que de Santiago los sobre 30 grados en las ciudades trasandinas fueron una bendición y más aún lo bien que lo pasé allá. Las cervezas Andes en Mendoza, las Quilmes, y por supuesto un Fernet con hielo (sin coca cola imperialista en av. Corrientes).