miércoles, 22 de julio de 2015

Manifiesto del Amor

Guapa, 
ni siquiera el sol te roza 
cuando pasas...
Mas que blanca 
eres luz, hueles a malva,
a madrugada.

Guapa,
quiero amarte con las yemas de mis dedos,
con mi aliento, 
con la luz de mi mirada, 
sin tocarte, sin romperte 
con mi cuerpo, 
Guapa, 
es tu piel de una belleza que mata, 
yo no sé por qué,
me excitas y me amansas, 
eres bruja, eres tú, 
solo tú, eres guapa 
quiero amarte 
en una noche de plata 
y al amanecer 
besar tu vientre ambar 
eres mía, guapa

Guapa, 
abrazarte es abrazar espuma blanca,
cuando creo que te tengo te me escurres, 
como un sueño 
que se escapa de mi almohada 


-Marcos Llunas 


Amar a alguien es una instancia de completa aceptación
Algunos enamorados deciden compartir la vida y según muchas opiniones se hace más fácil.
Otros enamorados deciden solicitar que una iglesia o el gobierno den fe que su amor es verdadero, público y voluntariamente amarrado en un matrimonio.
El problema es que nadie sabe qué nos pasará mañana. ¿Cómo puede una persona estar segura de que por ejemplo en 5 años más seguirá sintiéndose igual de enamorada? No hablo sólo de que el enamoramiento inicial se acabe, porque eso es relativo y hay parejas que tras décadas unidas confiesan el mismo sentimiento inicial- sino que hablo de que pueda aparecer otra persona que nos vuelva a hacer sentir el "enamoramiento" irresistible y delicioso.
No lo sé, hablo sólo por mí... porque dichosos son los que encuentran duradera gracia acompañados del ser querido que eligieron.

En mi caso, y a propósito de una conversación con una nueva amiga el otro día, es que  comparto que una relación de dos seres que se aman también respeta las libertades individuales del otro.

Esto es más fácil cuando ambos en la pareja están dispuestos a vivir la relación poniendo en práctica lo que el anunciado de arriba implica:
Y es que conlleva situaciones que ameritan flexibilidad, aceptación y gran amplitud mental así como dejar al otro ser libre: ¿qué tal si por ejemplo la mujer con la que vivo compartiendo amor me diga que desea con muchas ganas salir con otra mujer esa noche (o tarde o lo que sea) para disfrutar un deseo suyo... la pregunta es ¿qué harías? En una relación donde se respeta la libertad del otro realmente (y con algo más que lindas palabras!) no debería haber inconvenientes y es más: cualquier ser propenso a la fantasía (erótica también) puede fácilmente incluso recrear posibilidades muy muy excitantes en torno a si se diera dicha situación (por ejemplo -me aventuro- recibirla tras llegar del encuentro para compartir juntos otro tipo de unión nueva y por descubrir... y sólo por nombrar una posibilidad...)
Pero quien siente dolor, humillación, rabia o preocupación de que su amada salga con otro otro (u otra) significa que asume que es el dueño, que ella debe vivir la vida según el concepto que él tiene en mente, además de todo el tema de las apariencias y la moralidad de la relación...

Uno debería ser Espacio en la relación, así la otra persona puede "habitar" la unión de amor... en palabras de Eckhart Tolle.
"Los Cuatro Acuerdos" -propuestos por el doctor Miguel Ruiz- guían muy bien además cualquier relación a mi parecer:
1. Sé impecable con tus palabras (hablar amor)
2. No te tomes nada personalmente (cada uno está buscando la felicidad a su manera)
3. No hagas suposiciones (lo que pienso, concluyo, observo o creo saber no es la verdad universal)
4. Haz siempre lo máximo que puedas (¿Cómo amarás mejor?)

Vivir y dejar vivir, 
dejar ser, 
dejar amar, 
dejar fantasear, 
dejar experimentar, 
dejar disfrutar! 
La vida es corta para frenarte y menos ir dictatoriando sobre los demás!


Mientras esa persona desee estar contigo mientras tú igual lo deseas, disfrutando cada uno la plenitud de su propio ser y siendo felices  ¿por qué estar preocupado? Y si la persona no regresa, pues bueno, ¿llora acaso el fulgurante sol de medio día el que no haya noche? Lo único que llora en este mundo es el ego, que cree saberlo todo, poseer y dictar cómo la vida debería ser, olvidando que la vida no es como debería ser sino como ES.

Además, ¿somos algo menos que Soles en esta existencia?
A vivir como tales entonces y eso cada uno lo sabe.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!