sábado, 25 de julio de 2015

Quemado por el fuego

Hoy he sufrido un accidente doméstico.
Me apoyaba sobre el calentador cuando el dolor llegó intenso y punzante a mi cerebro.
Cometí un gran error: no recordar que el jeans roto que uso en casa tiene tremendo hoyo en la parte posterior del muslo izquierdo. Y fue precisamente ese el que apoyé contra el caliente fierro tras haber estado encendido por horas.
El dolor inicial me pareció el de cualquier otra quemadura. Soportable.
Pasaron los minutos y va creciendo. Intenso, punzante, molesto, pero aún tolerable.

Independiente del hecho, que afortunadamente está por ahora en manos de la noble aloe vera, pensaba en nuestra capacidad de soportar el umbral físico del dolor. O de la capacidad de soportar el otro tipo de dolor, ese que quema el corazón...
Ambos duelen en su justa medida sólo que afectando diferentes sistemas del cuerpo.
De hecho la composición de este post se ha hecho más lenta de lo normal levantándome a ratos para elongar porque el dolor va desconcentrándome...
A ratos también tomo una foto de "actualización" para descartar la presencia de ampollas, que determinarían quemadura de segundo grado, que requieren atención más seria que las de 1er.
Hasta ahora no parece haber ampollas.
No tengo parches ni vendas, tengo muchas cosas en mi casa para sobrevivir solo, pero no hay ni parches curita ni vendas.
Hay absenta, hay algo de pisco sour que dejó alguna amiga hace tiempo, hay tarros de comida para sobrevivir un apocalipsis zombie, hay cervezas, hay aloe vera, hay puta crema para después de afeitar, hay mentholatum (sólo porque me gusta olerlo), hay té, hay té verde, hay líquido limpiador de pantalla de mi compu, hay un iPhone junto a mí, hay snickers :) , hay chocolate Orly, hay comida china que me traje del restorán donde no pude acabar todos los platos ayer :) hay agua, tranquilidad, buena música, hay alcohol gel para las manos, hay libros, hay una gata hermosa durmiendo en mi pieza, hay guitarras, hay un bajo y hasta 3 amplificadores para todos ellos, hay pan y hay papas, hay salsa tabasco y hay bicarbonato, hay limones, hay olivas, hay incienso y hay velas. Más,
no
hay
una puta venda

No me preocupa el dolor, ese me lo soporto, aunque no duerma, pero ojalá el roce de la piel rosada con la sábana nocturna no hagan más insoportable el suplicio.

Se dice que lo importante con el dolor es no resistirlo, aceptarlo, integrarlo, dejarlo quedarse, expresarse, recordarnos que este cuerpo doliente no es invencible.
O tal vez recordarnos que lo que no nos mata nos hace más fuertes... como dice el dicho.

Y si me preguntan acerca de cómo dormir? habrá que aplicar anestesia, que en esta casa por cierto no hay, digamos no de la convencional ortodoxa.


Y pienso en el dolor,
esa señal que no se interrumpe como el wi fi, que llega constante al cuerpo,
no oscila como en la novela de Stephen King :( llega directo, al 100% señal optima a las terminaciones nerviosas que nos indican que algo anda muy mal con el muslo izquierdo.
Lo acepto, qué mas puedo hacer, le doy la bienvenida.

Nocturno: Señor dolor físico, hace mucho que no me visitaba usted...
Dolor físico: sí, pero te advertí.
N. Perdón?
DF. Anoche, recuerdas cuando con el cuchillo, mientras rebanabas ese queque casi te quedas sin yema de tu dedo?
N. Sí, lo recuerdo,  noté esa salvada, no me gustó, me puso más alerta pero no dolió.
DF. No dolió, pero como bien dices, la lección era estar más alerta...
N. Insinúas, temerario maestro, que eras vos quien me advertía de posible desgracia (física) por no estar full conciente de mi cuerpo?
DF. Algo así, pero soy un poco más económico con las palabras, voy al grano, o en este caso... a la ampolla,¡oh, perdonad mi humor negro...!
N. Anotado y congraciado, no puedo rebatir que olvidé aquello, pero no podría culpárseme, encontrándome en ensoñaciones, quién puede estar pendiente de calcular el ínfimo espacio entre calefaccionar tus muslos en invierno y quemarte, y olvidar que llevas jeans rotos claro está.
DF. Bueno, ahí estamos. Algo más que decir? debo moverme a otras áreas ahora, no es fácil tampoco la pega de ser Dolor Físico, ¿o acaso crees que uno goza por ahí desfigurando las caras y sacando más suspiros que el mismísimo cupido ese? No. Es un karma que bueno, acepto. Ahí vamos, te deseo un gran sábado y te curarás.
N. Hasta la próxima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!