miércoles, 15 de julio de 2015

Tocar guitarra es algo que cualquiera puede hacer

Cualquiera puede tocar guitarra.

Simplemente ella llega tu vida cuando estás preparado. Te elige. Te busca. Hay música en ti que no ha sido tocada...
Un poco de práctica e incluso si naciste con 4 dedos podrás tocarla.
Me gustaba "Enter Sandman" de Metallica a comienzos de los 90's. Era un tema tan distinto a lo que estaba escuchando en esa época (Depeche Mode, Violator), me cautivó.
Luego no recuerdo qué fue primero ese año '92: si Iron Maiden o la Guitarra.
Era difícil en esos años para mí tener el dinero para comprar el Cassette (CD ni pensarlo) de la banda que se me diera la gana; debía confiar en los buenos contactos que lo prestaran para piratearlo o encontrarlo en una radio con mis dedos listos en el Play y Rec [hice esto también, pero sabemos que no se tocaba Iron Maiden en radios en esa época] pero por esas gracias del destino logré aparentemente comprar usado el disco "Killers"(1981) de Iron Maiden. Fue tan alucinante como lo que empezaba a encontrar de Metallica pero más melódico, bueno después de todo era Heavy Metal, no Thrash Metal.
Y llegó también la avalancha: Nirvana, Guns N Roses.
Un buen amigo sagitariano estaba tocando guitarra. Como en mi casa había una guitarra acústica que le habían regalado a mi padre (que no toca) en los años 80's no dudé en tomar esa que había durante casi 10 años había sido un jueguete o tambor para mi hermano y yo. Mi amigo la afinó y me enseñó los acordes principiantes, a la sazón Re - Mi y La ya que los dedos pueden estar juntos y no se requiere mayor fuerza.
Luego se aprenden los Do y Sol, que requieren un poco más de separación de los dedos. Finalmente los más difíciles: Fa y Si (en ese orden) porque requieren el temido "cejillo" donde el dedo índice debe por sí solo ser capaz de sonorizar todas las 6 cuerdas juntas y con esa capacidad no nace la mano humana... já.
Luego del año más o menos logré aprender a afinar por oído, algo que se aprende una vez y no se olvida más...
Ya hacía cambios rápidos de acordes y estaba aprendiendo las quintas (donde el dedo cejillo se luce).
Pasaron los años, seguí practicando, paseando entre la eléctrica (otro mundo) y la fiel acústica "materna".
Luego se llega a la etapa donde puedes sacar la canción que te guste, del estilo que... aunque más rápidamente si es de un estilo de música que dominas bien. Pero no hablo de plazos largos en todo caso, por ejemplo yo aprendí Nothing Else Matters de Metallica por el mismo tiempo en que saqué Personal Jesus de los Depeche Mode.
Y después, la etapa creadora. Ya no es lo común tocar tus cóvers favoritos para amigos o tú mismo sino el poder crear algo que transmita el momento presente, el arte en la música creándose en cada movimiento aprendido de tu mano combinándose infinitas veces con las posibilidades de ritmos, armonías, cadencias, melodías y tempos que cada ser humano individual impregna a su ejecución. Ningún guitarrista tocará igual a otro incluso si repite el tema original exacto en afinación, voz e instrumenstación.
Hay gente que hace los pasos que describí arriba en 4 semanas, otros en 4 años, otros en 14 y etc. Cada uno encuentra y disfruta su aprendizaje o su ritmo, e incluso el primer día en que uno toma la guitarra aún sin saber cómo se llama cuerda decide como un niño jugar cada posibilidad de nota y ritmo que hace arte. Después de todo, hay quienes afirman que como tratas a tu guitarra es como tratas a tu mujer...
Y muy a título personal, gran Compañera es la guitarra, en noches de alegría social, de alegría personal, de preocupación, de falta de ánimo, de tristeza, de enamoramiento, étc.
Ah! me faltaba decir que cuando empecé practicaba a diario una media hora. Es poco, pero en 3 meses me tuvo ya tocando todos los acordes a una velocidad decente y como decía, conocí gente que lo dominó antes, todo está en la práctica; practicar mucho, día y noche :)



         








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!