martes, 4 de octubre de 2016

Primer día de clases




Tenemos varios en nuestra vida: el de kinder (o antes), el de alguno en los primeros años, el de los años más adolescentes, el de universidad y bueno, supongo lo que viene después no cuenta porque es más fácil recordar y uno se maneja mejor.

Pero ese primer día de escuela, donde no tenías idea lo que te encontrarías y el cómo te manejaste o qué pasó es muy interesante.

En un ejercicio para mis alumnos donde debían demostrar su inglés en tiempo "pasado" (saber conjugar los verbos correctamente en el fondo) les pregunté sobre su primer día de clases, salieron historias divertidas y buenas. Una que me gustó en particular fue la de uno cuya sabia madre en su primer día de kinder le aconsejó: "tú conversa con los compañeros y ellos jugarán contigo" y así fue, el conversó con todos los que pudo e hizo muchos amigos en su primer día...

Y pensaba sobre mi primer día de escuela. 
Lamentablemente el kinder no lo recuerdo, el primero básico tampoco, sólo hay fotos donde salgo sonriente, sin dientes y con mi bolsón posando para la foto haciendo el símbolo de la paz con mis dedos aunque no porque supiera qué significaba, y bueno, era 1984.

Luego el recuerdo está en mi primer día de liceo, a los 14 años probablemente iniciando lo que en Chile llamamos Educación Media (o secundaria, o High School en gringolandia). 

Llegar a un liceo estatal donde no estaba seguro qué compañeros tendría y donde no había amigos cercanos a la vista (mi mejor amigo en el año anterior -por recomendación de sus padres- había tenido que optar por otra institución). Pero fue mejor.

Año 1992. 
Recuerdo estar en un patio techado grande con cientos de otros púberes. De pronto en el micrófono llamaron a que estemos en silencio para que podamos escuchar en qué curso quedaríamos. 
Y así fui quedando junto a otros chicos que también eran asignados a mi curso, el "Primero C".

Al menos dos o tres los conocía porque eran de mi anterior colegio. Luego entablé conversación con uno flaco y tranquilo que se convertiría en mi amigo hasta los días de hoy (25 años más tarde), muy diferente a mí porque se destacaba en atletismo, pero era perceptivo e inteligente, fiel amigo ese escorpión sería de mi "grupo" durante esos 4 años hasta que salimos, quedamos en la misma universidad; él estudiando Ingeniería Comercial y yo Pedagogía. 
De cuando en cuando aún hoy nos juntamos, aunque sigue sano y sólo se toma cafés mientras yo bajo jarras de cerveza, já.

Hice muchos otros buenos amigos en esos años pero el punto era recordar el primer día de clases. 
De la universidad no sé por qué no recuerdo el primer día de clases. Igual hice buenas amistades ahí pero serían tema para otro post...



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!