sábado, 29 de octubre de 2016

Para C.

C. es escorpión y hemos compartido buena amistad.
C. le gusta el yoga pero también el arte,
C. disfruta la noche tanto como el radiante amanecer que nos lleva a ganarnos el diario susteno, 
aunque aquello comience en la mañana...


C. ama los gatos
C. adoptó una gatita negra,
La Sombra se llama,
gata indepediente como ella,
gata que conoce los recónditos rincones de ciertas 
noches mejor que nadie,

Mi amiga C. vaga como libélula
que vaga de una vaga ilusión.

Y como buena escorpiona daría su vida por ayudarte,
y si no se puede se intenta y se concensa,
o al menos se deja constancia.

Ya ni sé si estas palabras existen
pero tengo suerte
de tener 
a mi 
amiga 
C.
Feliz Cumple!!!!





jueves, 27 de octubre de 2016

La Belleza de la pintura y la Bohemia...

Tengo una alumna a la que hago clases particulares.
Tiene 19 años. Su pasión es el arte (específicamente la pintura).
Es talentosa en su especialidad y creo que llegará lejos.

Mi trabajo es enseñarle inglés pero confieso que se me hace fácil y no sólo porque también tiene habilidad para idiomas extranjeros, sino porque está motivada. Sabe que en unos años se irá a perfeccionar a Europa y se esfuerza porque hablemos toda la hora en inglés.
Como sé que gusta de la pintura me doy cuenta que es más "visual" que sonora así que trato de incluír imágenes en nuestras clases conversacionales.

Hoy en particular exploramos tres libros de pintores (con amplias imágenes) comentando detalles e impresiones en ese idioma. Nos tocó Miguel Angel -confesándome cuánto ama los pasajes plasmados en la capilla Sixtina. Maravillada se mostró al aprender un detalle que yo sabía y ella no: que el pintor tuvo que trabajar de prisa en dichos "frescos" porque había que terminarlos antes que el yeso se secara.

Luego vino Cézanne, que sinceramente yo no conocía su obra pero tampoco me gustó.

El otro fue Diego Velásquez que nos gustó mucho a ambos.

Finalmente me preguntó: "Sir, and who is YOUR favourite painter?" 

"Dos", -le respondí, Delacroix y Dalí. (Magritte es mi secreto bloguístico ;)

Confesó amar a Dalí también, pero al obscuro Delacroix no lo ubicaba (magníficamente el poeta "maldito" Baudelaire lo describe muy bien por cierto -al igual que otros pintores a los que el francés califica como "Faros"...)


"La Barca de Dante", 1822 por Eugene Delacroix (inspirada en la Divina Comedia - sólo el poeta se atreve a navegar las oscuras y macabras aguas del Leteo...)



"Delacroix, lago de sangre que frecuentan ángeles malvados,
Sombreado por un bosque de abetos siempre verde,
Donde bajo un cielo de pena, extrañas fanfarrias
Pasan, como un leve suspiro de Weber;"

-Charles Baudelaire (Las Flores del Mal, 1857)




martes, 25 de octubre de 2016

Meditar es respirar

Bueno este lunes se me dio muy bien. Pude recuperar todo el sueño perdido debido a que trabajé el domingo desde temprano en las votaciones, tal como relato en el post anterior.
Mi primera clase comenzaba recién a las 14:30 y debía tomar una prueba.
Tras eso vine a casa y me vino el sueño de la siesta al que mi cuerpo está tan acostumbrado, decidí resistirla, no fue fácil.

Luego a una clase particular donde mi alumna me mostró un artefacto que compró para sus 2 gatas, sabiendo que también amo dicha mascota, pude ver una especie de atril con casitas, ratones de peluche colgando y diferentes niveles todos recubiertos de suaves telas para que los felinos puedan trepar y disfrutar. Confieso que si bien me encantaría adquirir uno de esos no está en mi presupuesto porque son caros. Aún así pude apreciar el segundo piso (de tres) de mi alumna, que tiene una casa hermosísima, bien decorada con testimonios de sus múltiples viajes por la Europa. Me acordé que el viernes soñé que estaba en una corte de la Francia del siglo XV. Hablaba francés fluidamente y sonaba tan bien mi sueño.

De ahí alcancé a comer un pastelito y de a otra clase. 
A casa, al compu y terminé escuchando bossa nova...


Qué lindo cuando era normal poder tomarse un trago en el escenario...










lunes, 24 de octubre de 2016

Elecciones de alcalde y concejal en Chile

Cuando hay elecciones en Chile es voluntario ir a votar o no.
Sin embargo la ley selecciona (al azar) a algunos ciudadanos para que obligatoriamente cooperen en el proceso.
Aquí las votaciones no se hacen como en Estados Unidos donde los gringos votan en una especie de cajero automático. Y una dudosa computadora suma todos los votos para luego informar.
En este país las cosas se hacen a la antigua: con votos de papel donde uno va, recibe un lápiz grafito, los votos (2 en este caso) y te vas a una especie de cámara secreta a marcar tu preferencia para luego doblarlo y cerrar el voto con un autoadhesivo. Se requieren como mínimo 3 personas elegidas por ley (y hasta un máximo de 5) para "colaborar" en este proceso. Pongo las comillas porque en realidad es un mandato por ley si eres designado. Debes estar desde las 8am de un Domingo hasta que se cierren las votaciones (18 hrs) y luego viene toda la burocraaaaaaaacccciiiiiiaaaaaaa que puede tenerte hasta casi las 23 hrs contando votos, llenando formularios, anotando observaciones, guardando todo en ciertas bolsas, firmando, sellando, y llevándolo donde los funcionarios del registro electoral para que revisen si lo hiciste bien, sino corregir y se alarga la espera...

Desde hace ya unas 7 elecciones (entre presidente, diputados, senadores, alcaldes y concejales) que vengo saliendo y no me puedo evadir, a menos que esté a 400 kms por motivos de viaje o razón médica comprobable. Ninguna aplicó para mí. Y si no vas la multa es carísima!

Tras dormir menos de 2 horas fui. Llevé Red Bull energética, café y otro de los "vocales" (así se les llama a los seleccionados para ayudar en este proceso) trajo coca cola así que obligué a mi cuerpo a mantenerse despierto. Hubo una hora difícil en la tarde pero lo logré. Como junto a otro vocal nos ha tocado juntos tenemos experiencia así que organizamos a los otros 2 novatos, designamos tareas y a las 19:45 estuvimos listos y todo en regla todo OK.

Mi candidato a alcalde perdió, lamentablemente por paliza.

Por este servicio al país el estado nos pagará una suma ridículamente baja (en un mes más) y mañana a trabajar de nuevo.
La vida es a veces dura.



domingo, 23 de octubre de 2016

Noche Capricorniana - Sol entrando en Escorpión...

A veces me pongo a prueba.

Si la noche va comenzando a dar paso al día salgo a una playa cercana.
Logro llegar. No hay nadie.

Sólo yo y los Fantasmas.

Observo las nubes formarse y deformarse, todo en segundos...

Y recuerdo tomar unas fotos:



Estrecho de Magallanes, madrugada del Sábado 22 de Octubre, hora irrelevante...




Tenues olas lamen la orilla.
Aún hay penumbra, hora de volver a casa, no quiero ir caminando con la irrupción de la luz.

Llego y nada fue en vano...


viernes, 21 de octubre de 2016

Le Peluché

Qué lindo peluche te regaló tu ex...
¿Que quieres dejarlo en la cama?
¡Vaya,sería lamentable que un accidente le ocurra mientras estás en el trabajo...

quién sabe qué químicos
o materiales corrosivos pueden justo darse vuelta sobre la peluda bestia!
Sería una gran pena...


Ok, se queda en el living.



jueves, 20 de octubre de 2016

Todo gira

La temida guerra nuclear llegó.
Fue la estupidez más grande que las naciones supuestamente “desarrolladas” concibieron: la ceguera de sus líderes decidió imponer la razón de sus políticas sobre otras naciones, aún a costo de arruinarse el territorio mutuamente.
En los 80’s nos decían que había incluso cohetes balísticos apuntando a los pobres aliados del hemisferio sur (que nos veíamos forzados a tomar partido por una u otra de las dos potencias matonas de la época.)
Por suerte, en el tiempo de la hecatombe se demostró que o bien eso era un mito, o bien nunca llegaron aquí los cohetes por alguna razón.
Muchas naciones más pequeñas fueron arrastradas a estos conflictos: Suiza nunca más fue neutral, la arrasaron y todos los bellos lugares que solían atraer tantos turistas son ahora un desierto oscuro con una que otra ruina.
Ya no interesan las causas, las culpas, las provocaciones ni quien mandó las bombas primero: rusos, chinos, norteamericanos, indios, pakistaníes, japoneses, alemanes y hasta israelíes mandaron sus cohetes balísticos de largo alcance y estos funcionaron a la perfección, mejor que en cualquier cinta de Hollywood, transformaron naciones enteras en escombros cargados de nubes tóxicas.
Muchos sobrevivieron eso sí, nadie ganó y todos perdimos...
Tiraron sus bombas con rabia y esa misma ira consumió sus hogares. Ahora se organizan y llegan como inmigrantes a los países en América del Sur y Africa. Australia no se salvó, tampoco Nueva Zelandia, pues enviaron tropas en el lado de las fuerzas de la OTAN.
Estamos teniendo un gran problema entonces: llegan barcos cargados de estos refugiados gringos y europeos, pero no es como cuando nosotros nos íbamos a sus países y nos cerraban la frontera a punta de fusiles y alambres de púas, estos llegan con arrogancia y traen ellos las armas en sus manos si no les damos asilo, más que buscar asilo, llegan exigiendo una porción de tierra que según ellos, les pertenece porque el lado norte del hemisferio se borró del mapa.
Algunos países ya se llenaron: La Colombia, Venezuela y por supuesto las enigmáticas Guyanas fueron las primeras en saturarse, ahora restan los países más australes.

Es un gran problema, los alimentos escasean y hay conflictos con los miles y miles que siguen llegando a la velocidad en que yo escribo una línea de esta entrada…


miércoles, 19 de octubre de 2016

A fine morning

Hoy debía cobrar un cheque en el banco. Tenía libre al medio día así que me fui al centro tras mis clases siendo las 11:30 aproximadamente.

En realidad 5 trámites eran así que mientras iba en el colectivo organicé mentalmente las prioridades para aprovechar al máximo el tiempo y hacerlo todo rápido (prioridad: ir a casa a dormir siesta) -recuperar las horas no dormidas durante el pasado fin de semana...

Las tareas a realizar quedaron finalmente en este orden: 
1. Bajarme en la avenida para ir a la tienda de artefactos para teléfonos celulares que está doblando la esquina.
2. Ir a cobrar un cheque a un banco cercano.
3. Caminar un minuto y llegar a la librería donde debía adquirir marcadores de pizarra (normalmente me gusta tener entre 5 a 10 de recambio (porque la experiencia me enseñó que suelen acabarse justo cuando estás en tu mejor clase)
4. Bajar unas tres cuadras para almorzar en un restaurante francés que me han recomendado mucho (un inmigrante de Francia es el chef).
5. Ir a otro banco y pagar una cuota de un crédito. Como los bancos no suelen cerrar antes de las 14 calculé que alcanzaba a pasar tras comer, pero aún si estaba cerrado no es problema los intereses porque pagara mañana...

La primera parte salió bien. La vendedora me preguntó si quería comprar el cargador "original" o el "alternativo". Pregunté los precios. Uno salía 8 mil pesos, el otro 3 mil. Ponderé en esa fracción de segundos qué diferencia haría, si mi actual celu es de segunda mano y pretendo reemplazarlo pronto. El alternativo elegí. Puedo decir que es bastante lento, quizá esa es su debilidad, sin embargo tiene algo que me gusta que no tenía el que murió ayer: se enciende una luz led verde al enchufarlo indicando que está en funcionamiento.

Segunda tarea: el banco estaba vacío así que fui atendido rápido y cobré mi cheque por unas clases particulares que había hecho. La vida es bella.

La tercera salió mal. Es una librería que sólo elegí porque está cerca, no porque me guste...
Al llegar te encuentras con 3 altos peldaños. Es decir, el cliente aquí tiene que tener claro que debe dar 3 pasos hacia arriba (que se jodan los en silla de ruedas), estará "ascendiendo" y más encima la puerta te da encima, la manilla queda sobre tu cabeza, es una entrada para gigantes.
Hay que admitir que adentro es blanca y pulcra, pero de las dos vendedoras una me grita desde lejos qué deseo, mientras la otra atiende a otra clienta. Me carga gritar. Camino para acercarme a ella, le indico que busco marcadores. Qué colores me pregunta. Azules, negros y también rojo (me gusta usar por ejemplo un color para la frase en inglés, otro para la traducción/pronunciación y uno diferente para respuestas a ejercicios. A los alumnos parece gustarles esto y en general hace más visualmente entretenida la pizarra.

Me los trae (noto que elige los más caros) le pregunto los precios, casi 2 mil pesos cada uno. ¡Hay más baratos? No nos quedan.
Muchas gracias pero no. Siento satisfacción por irme de esta librería, mi idea era pagar, como siempre 600 pesos app. por marcador...

Pienso en la librería que sí me gusta pero que está a unas cuadras. Valdrá la pena, en mi reserva queda sólo un plumón azul y como indiqué antes, me gusta comprar de varios.
Llego a la galería para el asunto de los plumones necesarios para mi trabajo. 
La librería es aún más pequeña que la anterior y la puerta siempre está abierta, es angosta, o sea aquí hay que hacer los trámites rápidamente, no hay espacio para indecisos porque se llena el local. Sumado a esto las dos señoras procuran ayudarte sin retrasos, justo lo que busco!
En el local sólo hay una clienta, de reojo me pareció japones, que no decide qué agenda llevar, rápidamente la otra señora pasa a mi lado y pregunta qué deseo. Esta vez le consulto qué precios tiene. Compro 2 marcadores de pizarra negros, un azul y un rojo, cada uno por 690 pesos. Y son buenos porque los he usado antes. (por cierto, un mal marcador es uno que al borrar deja mancha en la pizarra o en el borrador, dura poco y hace ruido.)

------------
Reflexión docente:
Siempre he pensado que un buen profesor DEBE darse a entender, esa es su prioridad.
Esto también aplica a la letra, debería ser legible y grande en la pizarra porque no todos los alumnos prescinden de lentes, y no todos están sentados adelante cerca de la pizarra -  y en mi caso además, tengo muchos alumnos adultos - mayores que yo y ya sabemos que la vista falla con el tiempo...)
------------

Los guardé en mi mochila y salí. El trámite duró quizá sólo 1 minuto.

Objetivo 4 - alimentar.
A unas 4 cuadras está el restorán francés. La caminata no fue un sacrificio porque había cero nubes, sol radiante y poco viento, un día casi veraniego en la Patagonia Austral...
Afuera del pequeño restorán (casi del mismo tamaño que el de la primera librería, esa que queda en el Olimpo) estaba el menú del día. Se veía apetitoso, así que enfilé hacia la oscura puerta (este local es poco iluminado) pero colgando estaba el letrero "cerrado". No sé si realmente "lo estaba " (eran las 12:00pm y muchos restoranes ofrecen el almuerzo "menú ejecutivo" ((lindo nombre)) recién desde las 12:30... o bien quizá fue un accidente que olvidaran dejarlo en "Abierto". Pero decidí no entrar. Nunca he ido y ahora tenía poco tiempo, no es momento de andar probando locales, debía irme a lo conocido, lo rápido...
Siento que estoy perdiendo tiempo mientras estoy caminando hacia una esquina random. Y de repente recuerdo al Club Croata de esta ciudad. He ido antes (aunque la última vez creo fue hace unos 10 años) pero recordé que los precios no son malos y tiende a ser comida "casera" (no tenía apetito de comidas chatarras esta vez, a pesar de la premura del tiempo...) 

Afuera el menú escrito en una pizarrita blanca (me gustó más que el del anterior, en una pizarra negra escrita a la -fatídica- tiza blanca...
Sopa cabellos de ángel,
Canelones (y otra opción que no recuerdo)
postre flan de vainilla (y otros sabores tal vez)

Todo por 5 mil pesos. Excelente.
Entro al edificio antiguo de color gris pero con piso tan claro que dan ganas de entrar.
Frente a mí una escalera con algo tipo mármol blanco. Linda, pero poco tiempo tengo y estaba con el cuerpo adolorido, por eso ni dude en elegir el ascensor para subir la 3er piso.

En esta ciudad tenemos muchos inmigrantes que llegaron como pioneros (entre 1890 y 1940(?) a contribuir a hacer que la ciudad prospere y ellos de paso huír de las guerras mundiales en sus países de origen. Hoy en día la colonia tiene su club de eventos donde además funciona un tradicional restorán.
El ascensor es feo y lento. Temo quedar atrapado.
Salgo a un pasillo de colores claros y muy alto. Me la juego por seguir el pasillo a la derecha. Veo una puerta entre abierta invitando a clientes a entrar. Me gusta.
Entro, una estancia amplia, iluminada por ventanales extensos ya que este edificio se emplaza en una esquina. 
Quiero una mesa solitaria y pegada a una pared en lo posible. 
Me siento en la que está disponible justo en el vértice del ángulo de esa cuadra. La mesa perfecta, junto a la ventana para ver a las gentes en la ciudá desde un tercer piso. Es la única vacía en las que dan a la pared. Estoy de suerte.
El garzón es un caballero de más años que yo. Con cortesía saluda formalmente. Pido mi menú y agrego un jugo de manzanas ja, hay que celebrar que es un día hermoso y acabo de cobrar un cheque. 
El local es muy amplio, de hecho es más cercano a un gimanasio que a un restoran, no, exagero.
Había muchos marinos almorzando en mesas "juntadas". No llevaban sus gorras puestas pero sí sus uniformes negros de la armada. Recordé que sólo a la vuelta de la esquina está la 3ra zona naval de dicha rama, deben tener un tipo de convenio con el restorán supongo porque comían cada 15 minutos y se retiraban y llegaban otros 10 más y así. 
Wow, yo me propuse disfrutar mi rico almuerzo demore lo que demore. Y por lo general soy además lento para comer. 
La sopa estaba buena. Había además panecillos, pebre*(similar a la salsa criolla argentina?) y una agradable presentación en la mesa. Apenas terminé me trajeron los canelones. Me acordé de mi gata (que se llama Canela) y pensé en ella, y repetí en voz baja la palabra "canelones canelita" y me dio risa y fue repetido durante un rato, já.
Los canelones, sin embargo tenían trozos de cebolla, que me gusta pero que me revientan a acidez  estomacal... Pude sacar unas y otras se colaron dentro de los canelones y la verdad ni me importó. Estaban muy bien preparados y dentro de todo, tenía hambre.
Ya masticando más relajado seguí mirando alrededor, los marinos se renuevan como interminables filas de hormigas. Dialogan serios, gesticulan con brazos y casi ignoran su comida para prestar más atención a sus interlocutores. Diviso a lo lejos una especie de cajero, pero como este local es grande su caja era del tamaño de la barra de un bar. Muy iluminado ese sector, a lo peli de Kubrick, o  como se escriba.
Más alla una enorme mesa en un lado del lugar que parece un altar. Muchas gorras blancas de los y mas funcionari@s de la armada. Sí, descubrí que además había mujeres entremedio, unas 2 en un universo de 40 personas.
Y al terminar su comida se levantan marciales y caminan en fila retirando sus gorras -todas iguales- de la gran mesa tipo altar, es muy simbólico aquello, como que pasaban a tomar su ostia a ese altar...

Llega pronto mi postre. Está bueno el flan. Pido la cuenta, llega expedita y así también el vuelto. Me retiro son sin antes apreciar algunas de las lindas fotos de lugares en Croacia colgadas en las paredes y una vitrina mini museo de instrumentos de la banda de los pioneros, fotos de ellos (me acorde de la peli "La Sociedad de los poetas muertos" cuando el profe les hace ver a los alumnos fotos de los alumnos de hace un siglo atrás para que entiendan el concepto del Carpe Diem...)

La tarea 5 fue un bocadillo. Banco con sólo 3 personas antes que yo, todo bien.


martes, 18 de octubre de 2016

Breve

Y fue un intenso fin de semana.

Espero martes volver a contribuir en mi blog. Por ahora estuve contribuyendo a mi alma...



jueves, 13 de octubre de 2016

Sueños

Cuando se lleva unos tiempos bohemios donde duermes poco, te acuestas tarde, y recuperas descanso con breves siestas en el día (¡a veces más de una!) pasan cosas interesantes...
Por ejemplo en mi caso me pasa que aunque a veces duerma 3 horas, sueño igual.

Sueños que a veces hablan de mi pasado, otras veces son premonitorios y otras veces simplemente me gusta pensar que reciclan emociones o sensaciones del día -generalmente las negativas son las que se van.

Y si bien hay sueños hermosos hay también pesadillas no poco frecuentes. Esas las imagino como cuando sacas el tapón de tu lavamanos en el baño y se va toda el agua sucia hacia los abismos oscuros e insondables.

Y en ciertas ocasiones escucho canciones en mis sueños, canciones como la que retuve al despertar hoy y que aún está en mi cabeza, de esta gran Artista...


martes, 11 de octubre de 2016

¿Mirar las noticias en TV?

Es una buena cuestión, lo de si hacerlo o no.
Yo decidí hace mucho tiempo no mirar noticias, nada de noticias de tv.

No me he arrepentido nunca de mi decisión. Al contrario.





¿Por qué lo hice?

Me di cuenta de varias cosas, 
como que cuando veía algún canal en particular sentía que estaba comprándome una agenda, lo que otros querían que yo crea. 
Me encontré muchas veces adoptando posturas (políticas por ejemplo) y discutiendo con amigos y aquello me dejaba sintiéndome mal.
Otras veces estaba yo de muy buen humor, me sentaba frente al tv, veía las noticias con imágenes impactantes y terminaba sintiéndome mal.

Hasta con mis padres encontraba diferencias debido a la estúpida caja tonta.

Y escuché a alguien hablar sobre las ventajas de renunciar a las noticias -sobretodo de la tv nacional chilena.
Decidí probar.

Insisto, no me arrepentí aún.

Hoy en día ando medio desinformado, es verdad, pero no volví a pelear ni discutir con amigos que aprecio por cuestiones que la TV divulga.
No me contaminé más por lo que ese aparato ventila.

A veces alguien me pregunta "¿supiste lo que pasó con...?"  y puedo responder con toda honestidad que no, me lo cuentan y es suficiente que diga "oh, eso es interesante/inesperado", etc. y todo bien, además si ese alguien me lo cuenta no tiene el impacto emocional que las imágenes de la tv o los nuevos "cazanoticia" con celular. Es todo más cómodo.

Ya no me identifiqué más con partidos ni "ismos" porque el que ve divisiones, divide.

Ahora soy uno con todos y lo admito, decir no más a las noticias te da mejor sanidad mental.

Sin embargo, hay excepciones: si ocurre una -de las frecuentes- catástrofe natural en mi país sí enciendo la tv porque me interesa saber si mis parientes o seres queridos de otras latitudes se encuentran bien y no fueron afectados por el volcán, terremoto o tsunami. 

Se gana mucho diciéndole adiós a las noticias de la tv.


domingo, 9 de octubre de 2016

Lo que hacía en mis veranos adolescentes...

La canción que acompaña esta entrada fue lanzada aproximadamente en el mismo año que el disco Nevermind de Nirvana...

Teniendo unos 15 años comencé a trabajar en un supermercado, durante el verano (en mis vacaciones).
Mi labor consistía en ser "empaque", esos chicos que se paran al final de la caja del súper y cuya misión es meter todas las compras de los clientes en la bolsa que en ese tiempo repartíamos por los artículos adquiridos (hoy en día, en mi patagónica ciudad la ley prohíbe entregar dichos elementos plásticos, mejor no contaminar...)

Dar play a lo que sigue.


¡Cuántas historias de esos 3 veranos de mi adolescencia guardo! consideremos que me iba desde diciembre y terminaba a fines de febrero -explotadora jornada de 8am a 9pm por lo demás. 
Mis padres me dejaban gastar la platita que me ganaba en lo que quiera (en este orden: CDs, libros, invitar a alguna mujer a comer, o mi primera guitarra eléctrica/primer Nintendo, entre tantas otras cosas -tengo unos padres maravillosos...)

Pero además descubrí el mundo real, el de esas personas que no habían terminado el 7mo año básico de escolaridad y se dedicaban a ser empaques para llevar el sustento a su familia.

Recuerdo que aprendí a cómo se deben meter las compras de los clientes en las bolsas:

1. Lo más pesado debe ir abajo (bolsas de arroz, tarros, bolsas de porotos o cualquier cosa que pueda ser fácilmente aplastada).
2. Los huevos aunque estén en caja protectora SIEMPRE -al igual que los tomates o las paltas- deben ir arriba.
3. Los artículos de aseo o perfumería TIENEN QUE IR en bolsa a parte, (es increíble cómo hasta el día de hoy me encuentro con empaques en los súper que me ponen el jabón junto al chocolate!)
4. Existe artículos apilables y otros que no.
5. Doble bolsa para las botellas, y ojalá poner ítemes flexibles entremedio para que éstas no se golpeen. No porque se puedan romper por el roce, sino para que no todos los vecinos se enteren que vienes con botellas en tu compra...
6. "Toallas higiénicas femeninas" solían darse en una discreta bolsa pequeña exclusiva la cual ellas guardaban rápidamente en su cartera...
7. Fríos no van con calientes: yoghurt + queso= ok, pan recién salido de los hornos + paté= no... y etc.
8. Delegados de empresas que compraban más de un carro lleno se les debía dar cajas de cartón más que bolsas. Y algunos de ellos iban a estancias de las pampas (o granjas) y ojalá aseguradas con una "pita" que cortaba diestramente con mi propio puño, creo que aún recuerdo la forma de cortar ese lazo con mi mano pelada.
9. Congelados como pollos o cassatas de helado idealmente en una bolsa dentro de otra porque producen humedad, y jamás combinados con un pan caliente!
10. Había que sondear la gente que anda en auto (se le cargaba las compras hasta la cajuela de sus vehículos) versus la gente que se va caminando al paradero para llevar sus cosas al colectivo, donde idealmente le dábamos dos pares de bolsas de peso equilibrado que le haga más cómoda la caminata con esa carga en sus manos.

Aprendí tanto que da para muchos posts, pero recuerdo en particular que la gente dueña de autos o camionetas más costosas era la que dejaba las propinas más míseras (o ninguna) y la gente visiblemente de menos ingresos era la que más plata nos dejaba, además de una sonrisa o una buena conversación.

Me hice diestro en este oficio, hoy en día aún lo podría hacer. Por eso me gusta compensar a los empaques que veo en los súper donde voy.
Una vida, 
un servicio, 
agradezco a la vida lo que aprendí.
-PD. Post no revisado ni editado, disculpad fallas de redacción u ortografía.

sábado, 8 de octubre de 2016

Esclavo del Poder

Egipto.
Arenas, pirámides, velas, antorchas y ojo de Horus.

Me invita la noche a entrar al templo. Entro al reino de Osiris y lo veo elevarse nuevamente.

Soy un Faraón.
¿Por qué tendré que morir?

Todo a mi alrededor es oro,
y aún así soy un esclavo del poder.

Tengo sirvientes,
juego con el miedo,
la gente me venera y caen de rodillas.

Tráeme el vino,

Soy un hombre pero también dios,
¿y tengo que morir?

No quiero,
dime por qué debo morir,
Si soy un dios.

En mi hora final, cuando toda esta mentira se haya acabado me daré cuenta que no fui más que un esclavo del poder,
Un esclavo del poder de la muerte...

Ahora que me he ido sólo un fantasma habita en mi tumba de piedra,
Silencioso, en reinos del terror,
¡me preservarán por mil eternidades!



(esta no es una traducción fiel, va recortada, modificada y adornada con agregados míos tomando como inspiración la canción Powerslave de Iron Maiden, 1984)



Esclavo del Poder

Egipto.
Arenas, pirámides, velas, antorchas y ojo de Horus.

Me invita la noche a entrar al templo. Entro al reino de Osiris y lo veo elevarse nuevamente.

Soy un Faraón.
¿Por qué tendré que morir?

Todo a mi alrededor es oro,
y aún así soy un esclavo del poder.

Tengo sirvientes,
juego con el miedo,
la gente me venera y caen de rodillas.

Tráeme el vino,

Soy un hombre pero también dios,
¿y tengo que morir?

No quiero,
dime por qué debo morir,
Si soy un dios.

En mi hora final, cuando toda esta mentira se haya olvidado me daré cuenta que no fui más que un esclavo del poder,
Un esclavo del poder de la muerte...

Ahora que me he ido sólo un fantasma habita en mi tumba de piedra,
Silencioso, en reinos del terror,
me preservarán por mil eternidades
y aún así venceré desde mi tumba.



(esta no es una traducción fiel, va recortada, modificada y adornada con agregados míos tomando como inspiración la canción Powerslave de Iron Maiden, 1984)



viernes, 7 de octubre de 2016

Un profesor y sus clases

Sucede que además de trabajar "formalmente" en lugares enseñando inglés también hago clases particulares ya sea a domicilio o en mi hogar.

Todo bien, 
la cosa funciona y ayuda a pagar la renta de la casita donde vivo con mi gata, alimentación, vicios y supervivencia.

No tengo auto ni demasiadas posesiones personales pero eso dará algún día tema para otro post.
Y debo admitir que disfruto de igual manera las clases con alumnos en instituciones "formales" como las que son de alumnos particulares, y pongo las comillas (y le llamo formales) porque ahí debo seguir un programa, atenerme a jefes, cumplir, ser puntual, no faltar, programar, fechar, encuadrar, rendir y de alguna forma imponer lo que la institución que me contrató quiere -pero no está mal, los alumnos que se inscriben supongo saben que pagarán esperando eso.
---
Ahora, las clases particulares son un cuento a parte.


Tengo actualmente seis alumnos particulares, adultos y jóvenes, todos excelentes, muy aplicados y con quienes en el fondo somos más que profe-alumnos, amigos.

Hay libertad.

Los alumnos pueden cancelar o mover horarios cuando quieran y yo también -todo bien.

Algunos me pagan inmediatamente tras acabar la clase (<3)

Otros prefieren esperar un mes, algunas firman al final de cada clase y cuando cumplimos un cierto número de firmas hablamos de dinero.
Yo doy todas las facilidades del mundo, honestamente nunca nadie me ha fallado y todo el mundo retribuye mis servicios con responsabilidad.

A veces vienen a mi casa. 
Ahí me aseguro de tener todo ordenado y más o menos presentable en mi casa. Desaparecen las latas de cervezas, evidencias de otro tipo y en general creo un atmósfera que facilite la comunicación.

Cuando me toca ir a domicilio procuro ser puntual, llevo mi propio material -o fotocopias si hace falta- a veces instalo mi compu con parlantes -si mi estudiante requiere énfasis en ejercicios auditivos porque debe viajar pronto- o bien hojas tamaño oficio en blanco para usarlas a modo de pizarra en la mesa donde trabajemos.

Diría el 95% de las veces me toca un ambiente tranquilo "a domicilio" la gente se esfuerza por tener sillas cómodas, una mesa, silencio y nadie alrededor.

---
Lo bonito de esta profesión es que yo aprendo mucho también!
























jueves, 6 de octubre de 2016

Amistades (Part 1)

Tengo un amigo que sabe mucho de cine.
Tengo un amigo que siempre camina con el ceño fruncido.
Y también tengo una amiga que se aburre de que le digan linda.


Tengo otro amigo que sabe mucho de tatuajes, de hecho sus brazos cubiertos están.
Una buena amiga es experta en cultivos, plantas, flores y hadas de bosque en general.
Otra amiga sabe más que nadie de literatura hispánica.


Un buen amigo que suele visitarme se declara fanático de la serie noventera "Friends". Sabe de episodios personajes y puede citar fácilmente parlamentos.

Otra amiga es docta en finanzas, economía y cuestiones bancarias que para mí están en chino.
Una amiga lejana sabe más que nadie sobre lo último en música, se da el trabajo de escuchar bandas indie y a mi gusto, cosas que nadie más conoce, siempre comparte joyas en su muro de Face.

Otro amigo es fanático de la tecnología pero aplicada a la música, sabe de programas, aplicaciones e instrumentos que combinados crean joyas musicales. Hasta se compra esas revistas de tecnología y música que hasta hace poco venían con DVDs de regalo (la mayoría españolas) donde analizaban y recomendaban los más recientes programas para hacer, grabar, editar o lo que sea con música. Poco entiendo de aquello, alguna vez descargué "fruity loops" pero me aburrí rápido, no era lo mío.

Otro amigo lee mucho de ajedrez, se descarga e-libros, analiza aperturas, jugadas y en general está al tanto de toda la movida actual, quiénes son los que están en los top del ránking y hasta me atrevo a delatar que a veces en su trabajo mira partidas online en tiempo real de torneos donde el campeón mundial se la juega en Noruega...

Tengo una amiga que se mete en barcos, los inspecciona y aprueba o no su atraque en el muelle. Tiene aprobados cursos -incluso a nivel internacional- de marinero, buzo y otras muchas cosas más del área marítima que no pretendo entender.

Tengo un buen amigo forestal que sabe de árboles, parques mantención, rutas, parques nacionales -e internacionales- y ama la cerveza tanto como la naturaleza.
Tengo una amiga que jamás se cansa de estudiar y leer, su perfil en Facebook cuenta más de 10 reseñas de capacitaciones, diplomados, carreras o especializaciones. Su currículum podría intimidar a cualquiera y sin embargo, es de las personas más sencillas que conozco en persona.

Otra amiga es buenísima con la poesía, aunque siempre está nostálgica por ese amor que no la correspondió, su famoso amigo trapense.

Tengo una amiga muy preocupada de la nutrición y dietética, te puede recitar de memoria las calorías en tal o cual comida y prefiero no contarle que a veces caliento una pizza a las 5 de la mañana porque me daría un sermón que ni mis padres me daban, já.

Tengo otra amiga que ha hecho de la defensa de los animales su causa de vida. No entraré en detalles pero esta vegana amiga se toma la cosa más en serio que ninguna otra cosa en su vida.

Tengo un amigo cuya vida es navegar, cuenta más de 50 años pero muchos de ellos los ha hecho en alta mar. Cuando lo conocí trabajaba en el programa antártico estadounidense, venían a mi ciudad a abastecerse y relajarse unos días pero luego dejó ese trabajo y ahora trabaja para la armada de ese país, es feliz en el agua y por eso no ha fijado residencia definitiva en tierra.

Otra buena amiga tiene gran curiosidad por lo sexual. A menudo hablamos de aquello, intercambiamos historias y casi el 90% de las veces me envía gifs eróticos o clips que honestamente ya me aburren un poco (cuando uno quiere su dosis de porno sabe dónde encontrar, y no es precisamente en los inbox de Facebook) pero me gustó cuando me dijo que había leído la saga de las 50 sombras de Gray y que al lado de ella, éstas eran un cuentito de hadas.

Tengo otro amigo que lamentablemente ha perdido muchos seres queridos cercanos, ya sea por accidentes, suicidios o fallecimientos trágicos. Es un ser tranquilo, sabio, que parece disfrutar cada instante de su vida y no se anda quejando por ahí. Ayuda siempre que puede y la vida lo compensa.

No mencionaré al amigo futbolero, la amiga tan bella que se hace inalcanzable (y solitaria) o quien no sabe estar sol@ y apenas termina una relación ya está buscando una nueva... porque todos conocemos alguien así...

La vida nos ofrece un hermoso abanico de seres indispensables que aparecen por ahí para darnos buenas lecciones o bien nosotros ayudarles a aprender cuestiones que sólo el universo sabe.


Me fascinan las personas tanto como la noche...




miércoles, 5 de octubre de 2016

Las cosas se van poniendo interesantes...

Tengo en mi casa dos sillas hechas de mimbre.
A cada una le he puesto un cojín con motivo de tablero de ajedrez: café y claro los escaques.

En una me siento siempre yo (ahora mismo) y es donde mi gata no se mete.
En la otra es donde ella duerme, a mi izquierda. O cuando llegan visitas (o alumnos de alguna clase particular)  pero tengo la precaución de dar vuelta el cojín para que no se sienten sobre todos los pelos que mi gatita desprende.
----------------------

Ella tiene más de una razón 
para pedir perdón, 
a mi corazón. 

Ella usa la culpa a su favor 
mucho mejor que Dios 
cero compasión 
como si nada. 

Me robó la vida 
la dejó escondida 
me quitó el aliento 
aún así no me pidió perdón 

no me pidió perdón. 

En su almohada me encontró el amor 
pero partido en dos 
muera la ilusión, con su mirada. 

Embrujó mis ganas 
más de una mañana 
me quitó el aliento 
y aún así no me pidió perdón. 

Me dices que es muy tarde 
me dices que es mejor 
parece que no sabes 
lo que nos guarda el dolor 
mejor que no me hables 
no me hables de sufrir 
el tiempo es implacable 
si se trata de ti. 

"No me Hables de Sufrir" - Los Bunkers.



martes, 4 de octubre de 2016

Primer día de clases




Tenemos varios en nuestra vida: el de kinder (o antes), el de alguno en los primeros años, el de los años más adolescentes, el de universidad y bueno, supongo lo que viene después no cuenta porque es más fácil recordar y uno se maneja mejor.

Pero ese primer día de escuela, donde no tenías idea lo que te encontrarías y el cómo te manejaste o qué pasó es muy interesante.

En un ejercicio para mis alumnos donde debían demostrar su inglés en tiempo "pasado" (saber conjugar los verbos correctamente en el fondo) les pregunté sobre su primer día de clases, salieron historias divertidas y buenas. Una que me gustó en particular fue la de uno cuya sabia madre en su primer día de kinder le aconsejó: "tú conversa con los compañeros y ellos jugarán contigo" y así fue, el conversó con todos los que pudo e hizo muchos amigos en su primer día...

Y pensaba sobre mi primer día de escuela. 
Lamentablemente el kinder no lo recuerdo, el primero básico tampoco, sólo hay fotos donde salgo sonriente, sin dientes y con mi bolsón posando para la foto haciendo el símbolo de la paz con mis dedos aunque no porque supiera qué significaba, y bueno, era 1984.

Luego el recuerdo está en mi primer día de liceo, a los 14 años probablemente iniciando lo que en Chile llamamos Educación Media (o secundaria, o High School en gringolandia). 

Llegar a un liceo estatal donde no estaba seguro qué compañeros tendría y donde no había amigos cercanos a la vista (mi mejor amigo en el año anterior -por recomendación de sus padres- había tenido que optar por otra institución). Pero fue mejor.

Año 1992. 
Recuerdo estar en un patio techado grande con cientos de otros púberes. De pronto en el micrófono llamaron a que estemos en silencio para que podamos escuchar en qué curso quedaríamos. 
Y así fui quedando junto a otros chicos que también eran asignados a mi curso, el "Primero C".

Al menos dos o tres los conocía porque eran de mi anterior colegio. Luego entablé conversación con uno flaco y tranquilo que se convertiría en mi amigo hasta los días de hoy (25 años más tarde), muy diferente a mí porque se destacaba en atletismo, pero era perceptivo e inteligente, fiel amigo ese escorpión sería de mi "grupo" durante esos 4 años hasta que salimos, quedamos en la misma universidad; él estudiando Ingeniería Comercial y yo Pedagogía. 
De cuando en cuando aún hoy nos juntamos, aunque sigue sano y sólo se toma cafés mientras yo bajo jarras de cerveza, já.

Hice muchos otros buenos amigos en esos años pero el punto era recordar el primer día de clases. 
De la universidad no sé por qué no recuerdo el primer día de clases. Igual hice buenas amistades ahí pero serían tema para otro post...



lunes, 3 de octubre de 2016

Te siento

Aún no llegas pero ya estás aquí,
aún no nos besamos pero ya me besaste,
aún no te he visto y ya nos vimos,
te siento.


sábado, 1 de octubre de 2016

Cartas de amor

Recuerdo que en mis años universitarios me gustó una chica llamada R.
Yo no conocía a R., sólo la había descubierto en el patio cubierto de la facultad (donde en los recreos los alumnos nos juntábamos a conversar, tocar guitarra o muchos otros a fumar (años 90's, cuando se podía fumar dentro de instituciones educativas en Chile -luego la ley lo prohibiría).

Siempre miraba a R. Pasaba ella con sus rubios cabellos y mirada inocente mientras yo publicaba anónimos poemas en los diarios murales de pasillos sobre cementerios (que visitaba de noche), esqueletos, muerte, sangre, pasión y vino... (mis años Baudelairianos...)

Un buen día me di cuenta que tenía un muy buen amigo que estudiaba en la misma carrera de R.
En aquellos años no existía Facebook y la Internet no se usaba como hoy para conectar con personas. Decidí hacer lo que ya había hecho antes, escribirle una anónima carta declarándo lo que sentía por ella. Le plantié la cuestión a mi amigo quien accedió a entregar la carta a R. y mencionarle que el autor por ahora deseaba permanecer anónimo pero que se comprometía a más temprano que tarde dar la cara y un buen día presentarse frente a ella y conocerse. Mi amigo aceptó.

No recuerdo contenidos de la carta pero de seguro era interminables halagos para ella y su belleza.
Mi amigo hizo la entrega y luego me contó que a ella le había gustado mucho pero que había quedado con mucha curiosidad respecto al autor. Desde ese día podía notar cómo en el patio donde nos congregábamos en el recreo ella miraba alrededor como buscando descubrir al anónimo admirador observándola. Yo contaba con la ventaja de saber cuándo disimular, alejarme o "hacerme invisible" y aún hasta arreglármelas para escuchar su voz pasando cerca.

Se repitieron las cartas, no fueron muchas, quizá unas 3 e incluso ella respondió -con algunas faltas de ortografía perdonables- mis posteriores cartas.

Hasta que le envié la carta donde le proponía juntarnos y dar yo la cara. Sugerí ir al cine, ella aceptó, acordamos hora y lugar.
Llegué esa tarde, muerto de nervios obviamente, y la encontré en la esquina donde planeamos vernos. Hubo un detalle imprevisto; no estaba sola: al menos 3 chicos y otras 4 amigas acompañaban...

Qué vergüenza! pero ya estaba ahí, no había marcha atrás y era comprensible que haya querido estar acompañada al momento de conocer a su admirador secreto, teniendo ella unos tiernos 19 años creo y yo 21.

No fue difícil sociabilizar con sus amigos, todos sabían sobre mí y actuaron de lo más natural y nos fuimos juntos a ver la película. Obviamente me senté junto a ella en el cine pero lo impensado ocurrió: no hubo química al conocernos, hubo simpatía y etc. pero no conectamos.

Sí conecté con una de sus amigas con quien quedamos juntos también, me confesó cuánto le había gustado ese detalle de las cartas de amor a su amiga y me dio su  número telefónico.
Al poco tiempo esta amiga de mi "amada" terminó convirtiéndose en mi novia.