jueves, 20 de agosto de 2015

Tranquilidad

Siempre la vida se puede mirar desde dos prismas. Uno nos da alegría, el otro no. 
El que no da alegría no es necesariamente el equivocado, pero uno puede elegir qué hacer.
No es fácil, pero se puede (si se quiere).

Dicen que cuando hay dolor es porque algo se está resistiendo. Lo que tenga que ser será de todas maneras, hagamos lo que hagamos así que es mejor aceptar, disfrutar y seguir.
No se queda la noche estancada en el planeta por más oscura que sea, inevitablemente llega un nuevo sol, con nuevas oportunidades, nuevos caminos o formas de vivir la vida.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar!